Ana Botín y Guillermo Morenés: dos abuelos tempranos y solidarios frente al coronavirus
  1. Famosos
se rebaja su sueldo a la mitad

Ana Botín y Guillermo Morenés: dos abuelos tempranos y solidarios frente al coronavirus

Desde que hace un año se abrió una cuenta en Instagram, la presidenta ejecutiva del Banco Santander ha dejado ver parte de su vida privada, como su familia y sus aficiones

Foto: Ana Botín, en una imagen de archivo. (Cordon Press)
Ana Botín, en una imagen de archivo. (Cordon Press)

Presidenta del Banco Santander, Ana Botín (59 años) es mucho más que una banquera. Este lunes era noticia por reducir su sueldo en un 50% y ayudar a crear un fondo de 25 millones dedicado a frenar la pandemia del coronavirus. Ella misma escribe en su biografía instagramer que le interesa "hacer más" y participar en este tipo de causas, manifestando su creencia en usar la banca y su poder para ayudar: “Estar bien para poder hacer más. Mi familia, el banco, mis amigos/as, Cantabria y el desarrollo sostenible del mundo”. No en vano, una de las diez mujeres más poderosas del mundo, según Forbes, es la hija del banquero Emilio Botín y Paloma O’Shea, marquesa de O'Shea, pianista, filántropa y mecenas, además de, a sus 83 años, presidenta de la Escuela Superior de Música Reina Sofía.

LEA MÁS: La lista Forbes, de Sandra Ortega a Ana Botín

Así que con esa potente herencia, Ana Botín está al frente del Banco Santander y también de sus intereses personales, como la ecología. Por eso apareció hace apenas dos meses en el programa 'Planeta Calleja', para denunciar el calentamiento global a través de una expedición por el sur de Groenlandia para “comprobar las consecuencias de la subida global de temperaturas en el deshielo de las regiones árticas”, según la nota de Mediaset. Y lo hizo junto a su marido, Guillermo Morenés, con quien forma una pareja de abuelos muy jóvenes y aventureros más allá del mundo de las finanzas. Cuentan que él también está muy preocupado estos días con la pandemia que mantiene en vilo a todo el mundo.

En el programa de Jesús Calleja, Botín se abrió más si cabe al público y participó con su marido, a quien sus amigos llaman Willy, con quien tiene tres hijos ya casados y hasta padres, la mayor fuente de felicidad de la pareja. Botín y Morenés son una pareja estable y querida dentro de su círculo, famosa por su fuerte unión, fruto, según la propia Botín, de la confianza mutua y la gran complicidad que les une. Morenés, andaluz de cuna aristocrática, y Botín se casaron en 1983.

Ana Botín y Guillermo Morenés, en la boda de Felipe VI y Letizia Ortiz. (Cordon Press)
Ana Botín y Guillermo Morenés, en la boda de Felipe VI y Letizia Ortiz. (Cordon Press)

Juntos, decíamos, tienen tres hijos, Felipe, Javier y Pablo. Los tres se han fraguado carreras en las finanzas (Pablo y Javier viven en Estados Unidos) y son miembros destacados de la jet internacional. Famosa era la fiesta que los Morenés Botín organizaban cada Nochevieja en el Yacht Club del Grand Hotel Bellevue Gstaad, donde los padres siguen siendo los anfitriones de lo más granado del mundo financiero español (Entrecanales, Garrigues, Cortina, Benjumea…). Y donde los tres hijos lograban antaño convocar a lo más granado de la juventud, que solía terminar de bailoteo en la discoteca GreenCo del hotel Palace de la estación suiza.

Felipe es uno de quienes más ha aparecido en la prensa por sus actividades económicas, sus amistades de la jet madrileña y su boda con Julia Puig, miembro de la saga de perfumistas catalanes, nieta de Mariano Puig, uno de los empresarios más importantes de Cataluña. Felipe y Julia se casaron en 2016 y tienen dos hijas. Ana Botín es una abuela activa, a quien le gusta involucrarse en la educación de los pequeños.

Feminista a ultranza

Feminista declarada, porque considera que los tiempos han cambiado y que no se puede ser mujer y no comprometerse con la causa, ella misma se compromete en los detalles, como cuando contó que le había regalado a su nieta Mariana el libro ‘Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes’. Aunque quizás la pequeña Mariana podría fijarse en su abuela para inspirarse: aventurera, viajera, deportista (corre, hace pesas, yoga…), defensora de causas justas.

Ana Botín, lo decíamos al principio, es mucho más que una banquera. Lo que en muchos es lo normal, salir a la calle, defender sus derechos, gritar contra el machismo, hacer deporte y viajar a la otra punta del mundo para defender el planeta, en Ana Botín es pura rebeldía. La de una niña rebelde que en lugar de quedarse sentada en su gran despacho del consejo de administración de uno de los bancos más importantes del mundo, ha decidido salir al exterior y dar voz a quienes a veces no la tienen.

Ana Patricia Botín Emilio Botín
El redactor recomienda