Logo El Confidencial
Un ejemplo hasta el final

Los últimos mensajes en prensa e Instagram que nos ha dejado Álex Lequio

Sin pretenderlo, el hijo de Ana Obregón se convirtió en un ejemplo de entereza y sentido común. Y sus últimos mensajes dan buena cuenta de ello

Foto: Álex Lequio, en una imagen de archivo. (Cordon Press)
Álex Lequio, en una imagen de archivo. (Cordon Press)

Con una sonrisa y una fuerza envidiable se enfrentó Álex Lequio al cáncer. Una dura enfermedad a la que no dudó en plantar cara durante los dos últimos años de su vida de la única forma que sabía hacer las cosas, con entereza, energía y su característico sentido del humor.

Y es que si algo ha marcado las últimas declaraciones públicas de Álex Lequio ha sido la forma directa en la que se ha enfrentado a una situación que no es nada fácil para nadie, menos aún tratándose de alguien tan joven, solo tenía 27 años.

Sin embargo, siempre fue consciente de que las miradas estaban puestas en él y, lejos de querer esconderse, dio un paso al frente y cuando se sintió preparado, compartió su historia con todos, sin dramatismos ni artificios.

Álex Lequio, en una imagen de archivo. (Gtres)
Álex Lequio, en una imagen de archivo. (Gtres)

“Me gustaría llegar a normalizar e incluso vulgarizar la palabra cáncer, para que la gente lo vea como un simple diagnóstico médico más”, llegó a afirmar en las páginas de la revista '¡Hola!'. “El cáncer no es sinónimo de fatalismo y muerte, sino al revés: es sinónimo de vida”.

Álex concedía su primera entrevista a esta publicación nueve meses después de comenzar su tratamiento, y en ella hablaba con esta libertad y calma de un tema que a menudo se ha considerado tabú. “Yo siempre estoy feliz”, aseguraba en las páginas de la revista, donde posaba junto a sus padres, sus fieles escuderos. “Hay momentos de temor, pero el temor únicamente es incertidumbre y eso se combate a través del conocimiento”.

Una madurez que poco tiene que ver con ese pequeño chaval travieso que tenía locos a sus progenitores. La vida le hizo madurar deprisa, pero nunca le cambió su sentido del humor, al que recurrió siempre, incluso en los momentos más complicados.

“Yo, como me río de todo, pues también me río de esto. A mí, mirarme al espejo y parecer un reptil me hace gracia, si te digo la verdad”, llegó a afirmar en '¡Hola!' de nuevo, restando importancia a los cambios físicos a los que tuvo que hacer frente durante el tratamiento que comenzó en Nueva York y siguió en Barcelona.

A través de las redes

Sin embargo, su lado más personal lo pudimos ver a través de sus redes sociales, donde su creatividad siempre ha sido la gran protagonista. Tanto con su empresa de marketing como con las muchas iniciativas en las que ha arrimado el hombro desde que fue diagnosticado.

Pero también han sido reflejo de cómo vivió los baches que una enfermedad como esta suele acarrear, como sus famosos ‘arrestos domiciliarios’, que compartía con su perrito Boby y que le impedían salir de casa y por tanto acudir a eventos que ya tenía organizados.

O pequeños detalles a los que quitaba importancia, como sus instantáneas mientras permanecía en aislamiento y sus padres le vigilaban a través del cristal, o sus visitas al hospital porque, con un resfriado oncológico, toda precaución es poca.

Sus textos están llenos de mensajes de coraje, de ánimo a todos los luchadores y luchadoras que, como él, atraviesan momentos complicados y con los que consiguió crear una bonita comunidad de apoyo mutuo.

Pero también dan buena cuenta de su sentido del humor, como cuando escribía: “Nunca pensé que tendría menos pelo que usted”, junto a una fotografía con su padre. O la divertida forma de referirse a sí mismo y a su progenitor cuando a este tuvieron que operarle de la cadera: “Inválido 1. Inválido 2. También conocido como ‘Los Invalids’”.

Tras hablar por primera vez de su enfermedad al finalizar una de las etapas de su tratamiento, quiso agradecer las muchas muestras de cariño recibidas. “Mi situación no es nada especial. Soy otro luchador más, igual que todos”, escribió en sus redes.

Desde ahí, y tras publicarse su entrevista en '¡Hola!', dedicó otras palabras a sus seguidores en Instagram que demostraban, una vez más, el valor, la honestidad y el humor con el que Alex percibía la vida: “Desde la sinceridad y humildad más absoluta, mi intención es transmitiros un único mensaje con esta entrevista: ríete y disfruta de la vida hasta que piensen que estás loco, los locos son ellos por pensar que los momentos son infinitos y la vida es para siempre”.

“Ha sido un honor poder compartir mi experiencia con vosotros”, afirmó. Sin duda, toda una lección de vida de un joven cuya muerte ha cogido al mundo por sorpresa y nos ha encogido el corazón.

Famosos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios