Los homenajes perdidos de Blanca Fernández Ochoa
  1. Famosos
ANIVERSARIO

Los homenajes perdidos de Blanca Fernández Ochoa

Estos días se cumple un año desde la desaparición de la esquiadora en la montaña madrileña víctima de una depresión

Foto: Los homenajes perdidos de Blanca Fernández Ochoa
Los homenajes perdidos de Blanca Fernández Ochoa

A las 20.31 del sábado 23 de agosto, la Policía Nacional publicó un tuit en las redes sociales que se hizo viral rápidamente: "MÁXIMA DIFUSIÓN. Blanca Fernández Ochoa ha desaparecido en Aravaca #Madrid. Vista por última vez el 23/08/19. Viaja en Mercedes clase A de color negro. 0213CKD. El coche lleva una camiseta con la bandera de Canadá en asiento conductor". Su hija Olivia había denunciado su desaparición en una comisaría de Las Rozas y la Policía decidió contar con la colaboración ciudadana. A partir de ahí, se inició una angustiosa búsqueda de doce días a la que se sumaron cientos de ciudadanos, su familia y un operativo sin precedentes. El cuerpo de la esquiadora fue encontrado en La Peñota el 4 de septiembre, había fallecido en las primeras horas de su desaparición.

"Blanca cogió un poco de queso, que le encantaba, e hizo lo que quiso hacer con libertad. Buscó un sitio donde disfrutar por última vez, su montaña, su pueblo. Se quedó mirando a los Siete Picos, a Cercedilla, y dejó de llorar. Ahora nos quedamos los demás llorando por ella". Ernesto Montes, la expareja de Blanca Fernández Ochoa, describió así en una entrevista los últimos momentos de una de las mejores deportistas españolas de todos los tiempos. "Creo que ya es hora de que no esté tan mal visto decir que estás deprimido. No puede ser que te dé vergüenza decir que tienes un problema. Si fuésemos otro tipo de sociedad, lo que le pasó a Blanca no habría sucedido. Nunca. A nadie", explicaba Ernesto en 'La Razón'. "Hay que ver a la gente con problemas de otra manera. No aislarles ni juzgarles. Entenderles y ayudarles, como hacían su hermana Lola y Adrián, y todos los hermanos en algún momento. Ellos sí que son increíbles".

Lola Fernández Ochoa, en primer término, en los días en que se buscaba a su hermana Blanca. (EFE)
Lola Fernández Ochoa, en primer término, en los días en que se buscaba a su hermana Blanca. (EFE)

Hoy todos ellos, aquellos rostros angustiados que se hicieron casi de la familia durante los últimos días de agosto y los primeros de septiembre de 2019, han retomado poco a poco la normalidad. Ernesto ha vuelto a las redes, donde comparte imágenes de dos de las pasiones que compartía con Blanca, el golf y la montaña. Hasta la llegada del coronavirus, Lola Fernández Ochoa acudía a todos los homenajes que le estaban brindando a su hermana, homenajes perdidos que nunca sucedieron en vida y que ella no pudo saborear.

Su hija, Oli Fresneda, internacional con las Leonas de rugby, ha soslayado el interés público como ha podido. Sí estuvo presente en el homenaje que le brindó a su madre el Ayuntamiento de Madrid el pasado mes de febrero. Fue durante la segunda edición de la Gala de Mujeres Deportistas, cuando el alcalde Almeida quiso entregarles a ella y a Lola Fernández Ochoa el premio póstumo a la destacada trayectoria de la medallista olímpica. "Si hablamos de deporte femenino en España, tenemos que hablar de Blanca Fernández Ochoa. Y del sacrificio de miles de mujeres que dedican su vida a hacer grande nuestro deporte", tuiteó después el edil, que habló también de la "vertiente humana" de la esquiadora.

Ver esta publicación en Instagram

Mis medallas 😎💥❤️

Una publicación compartida de Blanca Fernandez Ochoa (@blancafernandezochoa) el

Una de las muestras de respeto más emotivas que le han brindado las autoridades después de fallecer es haberle dado su nombre a un nuevo Instituto de Educación Secundaria que se va a construir en el barrio de Montecarmelo (Madrid). El nuevo IES albergará a 1.400 estudiantes, contará con 24 aulas de ESO, 8 de bachillerato, aulas específicas (informática, tecnología, laboratorio, música y plástica), biblioteca, gimnasio y pistas deportivas. En total, el terreno tiene 25.000 metros cuadrados. El nuevo nombre se anunció poco después de conocerse el fatal desenlace de la desaparición de la deportista, junto con la concesión de la medalla de la Comunidad de Madrid. Los padres del barrio emitieron un comunicado aplaudiendo la decisión porque ponía en valor "una vida no solo profesional, sino también personal, llena de éxitos".

También la Real Federación de Esquí quiso a título póstumo tener un gesto con Blanca, la primera deportista española en ganar una medalla olímpica. La federación bautizó con su nombre una de las pruebas internacionales de esquí alpino. El primer Trofeo Blanca Fernández-Ochoa FIS se disputó en el mes de diciembre en Baqueira Beret. Una forma de hacer justicia con la ganadora del bronce en Albertville, aunque fuera tarde.

Los homenajes, de hecho, se han sucedido a lo largo y ancho del territorio nacional. En su pueblo, Cercedilla, estos días lamentan sin embargo que el coronavirus solo les permita "hacer una mención en las redes sociales". "Hemos tenido que cancelar todo, las fiestas, los veranos culturales, todo, por cuestiones de seguridad. Con Blanca lamentablemente nos pasa lo mismo, no es aconsejable en estos momentos hacer nada", explican a Vanitatis.

El cariño de Cercedilla es de los que sí pudo llevarse Blanca en vida.

Sucesos