Caso Bankia: así es la vida de la viuda de Miguel Blesa tres años después de su suicidio
  1. Famosos
HACE TRES AÑOS

Caso Bankia: así es la vida de la viuda de Miguel Blesa tres años después de su suicidio

En una sentencia histórica, la Audiencia Nacional absuelve a los 34 encausados por la salida a bolsa de Bankia. Su expresidente se quitó la vida y su mujer vive en el anonimato

Foto: Gema Gámez (centro), en la misa funeral por Miguel Blesa. (EFE)
Gema Gámez (centro), en la misa funeral por Miguel Blesa. (EFE)

La salida a bolsa de Bankia fue limpia y legal. Así lo ha establecido este martes la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, acordando en una sentencia histórica absolver a los 34 acusados. La vida seguirá para muchos de los encausados, como Rodrigo Rato, pero no para otros. Cuando su marido se quitó la vida, ella intentó borrarse del mapa. Desaparecer. Miguel Blesa y Gema Gámez habían luchado por su amor contra casi todos, y cuando parecía que las cosas tomaban cuerpo, él fue condenado en el caso de las tarjetas black de Bankia. Una sentencia que le llevó a prisión y que incluso les hizo retrasar su boda. Al final, Blesa se vio sumido en una depresión profunda que terminó en suicidio. El golpe para la viuda fue total y aquel fatídico julio de 2017, hace ya más tres años, se convirtió en el punto de partida de una vida hacia el anonimato más absoluto.

LEA MÁS: Las mujeres de Blesa se rehacen dos años después de su muerte

El nombre de Gema Gámez ha desaparecido de muchos registros oficiales. Ni siquiera aparece ya su empresa, Otoño en Florida SL, de la que era socia y administradora única y con la que intentó tener un negocio en Madrid tas dejar su puesto directivo en Bankia. Era un negocio de peletería que fundó en un piso en la calle Goya de Madrid y que se dedicaba a vender piezas exclusivas a las mujeres de la alta sociedad de la capital. En 2013, la empresa cerró. El nombre de Gámez sí aparece todavía vinculado a Caja Madrid, donde trabajaba en la división de Mercado de Capitales y donde conoció a quien sería su marido, entonces su jefe, “mi presidente”, como siempre llamó a Blesa.

Gema Gámez, viuda del expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa. (EFE)
Gema Gámez, viuda del expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa. (EFE)

Cuando la relación salió a la luz, a finales de 2009, pocos sabían de Gámez. Discreta y reservada, nunca le gustó acudir a fiestas y participar en grandes citas. Juntos, Gema y Miguel disfrutaban de los lujos, de la lectura y los viajes. Cuando su nombre salió a la palestra, muchos cronistas de la vida social tuvieron que devanarse los sesos para sacar cuatro datos de la mujer del momento. Nada se sabía de ella. Poco se sabe ahora.

Vivir de rentas

Todo indica que sigue en Madrid, donde siempre ha vivido y donde nació, en 1973, 27 años después del que fuera su marido. Desde Vanitatis podemos decir que la viuda de Blesa no necesita trabajar para vivir: puede vivir de las rentas que le reportan sus tres propiedades, todas en Madrid, ninguna vinculada a las actividades de su marido, a quien los juzgados le embargaron todas las suyas. En la actualidad, Gámez es titular de tres viviendas, dos de ellas ya le pertenecían antes de empezar su relación con el banquero y las pudo comprar gracias a su cargo de directiva en la entidad bancaria.

Féretro de Miguel Blesa. (EFE)
Féretro de Miguel Blesa. (EFE)

Además, adquirió otro en 2010, tiempo después de hacerse público su noviazgo, que salió a la luz en 2009, después de meses de secretismo absoluto. Se trata de un piso en el barrio del Pilar de Madrid, un apartamento de 95 metros cuadrados en una promoción que se construyó en 2007. Son dos habitaciones y dos cuartos de baño, trastero y garaje, en un complejo residencial con jardín y piscina. Gámez adquirió este inmueble a finales de 2010 y para ello pidió una hipoteca, a Caja Madrid, de 397.000 euros. Con esta compra sumaba un patrimonio de tres pisos. El ya citado, otro de 80 metros cuadrados en la calle Relatores, un paso de la plaza de Tirso de Molina; y otro en la céntrica calle de Alcalá.

Boda truncada

Gámez y Blesa empezaron, según se sabe, en 2009. En aquella época, Gámez vivía en un piso cerca de Nuevos Ministerios, un apartamento en un complejo con piscina y jardín comunitarios. En mayo de 2013, cuando Gámez y Blesa iban a casarse, él fue condenado y enviado a la cárcel, por lo que la boda se retrasó hasta octubre de ese mismo año. La finca Las Jarillas fue el escenario donde tuvo lugar el enlace, que pasó de tener una lista de casi 300 invitados a reducirse a 150. Se esperaba la asistencia de la plana mayor empresarial y política del país, pero con la condena sobre sus espaldas, convertido en apestado social, Blesa vio cómo muchos invitados se caían de la lista. Celebrada finalmente en otoño, sí que asistieron sus íntimos, José María Aznar y Ana Botella, a quien le costó mucho aceptar la relación del banquero con la joven porque era amiga de su exmujer.

Miguel Blesa, expresidente de Caja Madrid. (Reuters)
Miguel Blesa, expresidente de Caja Madrid. (Reuters)

La pareja vivía en una lujosa casa del madrileño parque del Conde de Orgaz, de donde se mudaron a un chalé de El Plantío, al norte de la capital. Aquella casa, que ya estaba embargada debido a las causas judiciales de él, tenía 832 metros cuadrados distribuidos en cuatro plantas, contaba con cuatro habitaciones en suite, tres de ellas con vestidor, zona de servicio, bodega y garaje para tres coches. Una vida de lujos que quedaron registrados al detalle en el juicio al que se sometió a Blesa: caviar a domicilio por 1.200 euros el tarro, viajes por la Costa Azul y los rincones más lujosos de Turquía, largas estancias en su querida Miami, cacerías… Una vida a todo tren que se frenó en seco con la imputación y posterior proceso contra Blesa.

"Es un amo de casa"

En 2016, un años antes de quitarse la vida con un escopeta de caza en su finca Puerta del Toro, embargada por el juez como todos sus bienes, sus amigos contaban a 'El Mundo' cómo había cambiado el exbanquero. “Es otra persona. Sencillo como nunca. Nos ha dicho que ahora es un amo de casa, limpia, hace las camas... Todo en definitiva”.

La primera mujer del expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa, María José Portela. (EFE)
La primera mujer del expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa, María José Portela. (EFE)

De aquellos tiempos quedan los malos recuerdos. Como la casi inexistente relación entre Cus, la hija que Blesa tuvo con su primera mujer, María José Portela, quien siquiera acudió a la boda de su padre y Gámez. Tampoco había ido antes la mujer de Blesa al enlace de Cus con el abogado Miguel Vallterra, celebrado en 2010.

Cus Blesa está consiguiendo rehacerse poco a poco del trágico fallecimiento de su padre. Formó una familia numerosa junto a Vallterra, con el que ya tiene tres hijos. Su marido, que trabaja como letrado para una gran cadena de hipermercados, ha sido de gran ayuda en estos momentos. A pesar de ansiar el anonimato, los Vallterra Blesa siguen estando muy cerca de la actualidad social del país: Miguel es primo hermano de Iván Espinosa de los Monteros, portavoz de Vox en el Congreso de los Diputados.

Miguel Blesa