Lope de Vega: grandes amores, destierro y 15 hijos reconocidos
  1. Famosos
Casi 400 años después

Lope de Vega: grandes amores, destierro y 15 hijos reconocidos

El famoso escritor del Siglo de Oro tuvo una increíble trayectoria personal, repleta de alegrías y tragedias. Una vida que bien parece sacada de una obra del propio Lope de Vega

Foto: Víctor Clavijo, en su aplaudido papel de Lope de Vega en 'El Ministerio del Tiempo'. (RTVE)
Víctor Clavijo, en su aplaudido papel de Lope de Vega en 'El Ministerio del Tiempo'. (RTVE)

No se puede entender la historia de la literatura universal, especialmente en español, sin decir su nombre. Nos referimos a Félix Lope de Vega Carpio, más conocido sencillamente como Lope de Vega.

Reconocido como uno de los máximos exponentes del Siglo de Oro en España, con importantes coetáneos como Miguel de Cervantes, Tirso de Molina, Calderón de la Barca, Francisco de Quevedo, Juan Ruiz de Alarcón o Luis de Góngora, fue uno de esos afortunados genios que son aplaudidos y alabados en vida. Aunque más allá de su talentosa pluma, al igual que hemos hecho con personajes ilustres como Alberto Closas o Conchita Montenegro, repasamos su lado más personal.

placeholder Retrato de Lope de Vega, autor anónimo. (Museo Lázaro Galdiano)
Retrato de Lope de Vega, autor anónimo. (Museo Lázaro Galdiano)

Una vida sobre la que podríamos decir aquello de 'la realidad supera la ficción', porque Lope de Vega fue un hombre único en su trabajo, pero también a nivel personal durante los 73 años que vivió (todo un récord para el siglo XVI y XVII).

Así, como también hicimos con otros talentosos literatos como Benito Pérez Galdós y Emilia Pardo Bazán o Miguel Delibes, hoy nos queremos acercar a la figura del mítico escritor desde un punto de vista menos literario. Centrándonos en descubrir su faceta sentimental.

María: su primer amor conocido

De hecho, no podemos entender su obra sin analizar sus numerosas parejas e hijos, ya que el amor y el desamor fueron constante fuente de inspiración para él, como analiza José María Marco en 'El verdadero amante: Lope de Vega y el amor'.

Así, a pesar de que sea difícil resumir su larga lista de conquistas (reconociendo que muchas aún se mantienen anónimas), vamos a recordar algunos de los grandes amores de Lope de Vega. Comenzando con su primer amor: María de Aragón.

Constante unión entre sus parejas y sus personajes

La joven era hija del maestro panadero Jácome de Amberes (Flandes) pero estaban asentados en Madrid. A pesar de no estar casados, juntos tienen con 18 años y tras un año de relación a Manuela, su primera hija en 1581, que falleció con solo cuatro años.

Pese a mantener su relación solo unos dos años, la joven María aparece como Marfisa en su obra 'La Dorotea' (la mejor obra del Siglo de Oro para filólogos como Arsenio Escolar junto con el 'Quijote'). Una unión entre su vida personal y sus escritos que se mantendrá a lo largo del tiempo.

placeholder Grabado de Lope de Vega y sello en su honor de 195. (Getty/Correos)
Grabado de Lope de Vega y sello en su honor de 195. (Getty/Correos)

Tras este noviazgo de juventud, en 1582 se alista en la expedición de conquista del marqués de Santa Cruz, Álvaro de Bazán y Guzmán a las Azores. Una aventura (no será la única) tras la que conoció a Elena Osorio, la que para los expertos es el gran amor (pero también desamor) de su vida.

Ella estaba casada con un conocido actor de teatro, Cristóbal Calderón, y era hija de Jerónimo de Velázquez. Un empresario teatral que precisamente era el jefe de Lope de Vega, ya que le encargó varias obras en aquel entonces.

"¿Quieren comprarla?"

Una serie de obstáculos que no fueron ningún impedimento para su relación, aunque, cuando Elena Osorio enviudó, el desastre llegó para Lope. A pesar de sus intenciones matrimoniales con su novia, ella siguió el consejo de sus padres (o fue obligada, porque en el siglo XVI no había mucho espacio para el libre amor romántico) a casarse con un rico hombre de negocios.

Una decisión que el escritor no llevó nada bien, llegando a escribir varios poemas y sonetos sobre esta ruptura contra su expareja y su familia. Uno de los que se conserva dice así: "Una dama se vende a quien la quiera. En almoneda está. ¿Quieren comprarla? Su padre es quien la vende, que aunque calla, su madre la sirvió de pregonera...".

Al destierro por un desamor

Unas palabras que le costaron muy caras, ya que meses después de su separación en 1587, fue apresado por estos escritos calumniosos contra Elena Osorio. Pero estar en la cárcel no fue suficiente para que parara, y en prisión siguió escribiendo sobre su desamor.

Unos hechos que, como nos recuerdan desde la Casa-Museo de Lope de Vega en Madrid, le costó el destierro. Concretamente durante dos años del reino de Castilla y durante cuatro años de la villa de Madrid.

placeholder Víctor Clavijo, como Lope de Vega en 'El Ministerio del Tiempo'. (RTVE)
Víctor Clavijo, como Lope de Vega en 'El Ministerio del Tiempo'. (RTVE)

Ya habíamos avisado de su fama de conquistador, y de hecho, antes de partir se volvió a enamorar. Lo hizo de Isabel de Urbina, a la que en sus obras menciona como Belisa, y con la que se casó por poderes en 1588 tras la fuga de ella de su casa.

A los 25 años, Lope de Vega ya había vivido y triunfado más que muchos, e iniciaba una nueva época con su primera mujer en Valencia. Allí nació la primera hija del matrimonio, Antonia, aunque su tranquilidad familiar duró poco.

Un soldado en la Armada Invencible

La aventura llamó a su puerta de nuevo, embarcándose desde Lisboa como voluntario en la famosa Armada Invencible de Felipe II. A su regreso a Valencia, continuó esa etapa de relativa calma, con grandes éxitos literarios y su nuevo traslado a Toledo, donde se le otorgan varias relaciones extramatrimoniales más.

Precisamente en la ciudad del Tajo falleció su hija Antonia y, poco después, su esposa Isabel de Urbina, al dar a luz a su segunda hija Teodora. Así, viudo, con una hija y con la pena de destierro ya cumplida, regresó a Madrid. Porque la suerte en sus amoríos no le acompañaba en lo familiar, ya que un año después, en 1595, moriría también su tercera hija (la segunda junto a Isabel).

El inicio de su duradera relación

De nuevo solo, como recogen biografías como la de Antonio Sánchez, 'Lope: El verso y la vida', vuelve a tener varios romances, entre ellos uno con Antonia Trillo de Armenta. Una viuda que regentaba un casino o casa de juegos, junto a la que es acusado de amancebamiento por "vivir juntos y tener relaciones sexuales sin estar casados entre sí".

Un nuevo enfrentamiento con la justicia a causa del amor, que no le hace desistir. Tras romper esta relación, inicia un romance con la actriz Micaela de Luján, nombrada como Lucinda o Camila Lucinda en sus textos.

placeholder Copia de un retrato de Lope de Vega, anónimo. (Museo del Prado)
Copia de un retrato de Lope de Vega, anónimo. (Museo del Prado)

Fue en abril de 1598 cuando contrajo nupcias en la iglesia de Santa Cruz de Madrid con Juana de Guardo, hija de un rico abastecedor de carne y pescado de Madrid. Un segundo enlace para el literato que parece que tuvo más de conveniencia que de pasión. De hecho, Quevedo escribió sobre esta boda unos versos: "Casó con carne y pescado".

Dando fe de los rumores sobre cómo la dote de más de 22.000 reales de la novia (según los cálculos de la web Numeespaña, serían unas 5.500 pesetas o 30 euros), una inmensa fortuna en el siglo XVI. Claro que el pago nunca llegó a ser cobrado, ya que su suegro no aprobaba este enlace.

Sus cuatro hijos junto a Micaela

Juana y Lope tuvieron cuatro hijos en común: Jacinta, Juana (murió a las pocas horas de nacer), Carlos Félix y Feliciana, aunque durante este matrimonio el escritor de 'La viuda valenciana' tuvo cuatro retoños más con su mencionada amante, la actriz Micaela de Luján.

La prestigiosa comediante estaba a su vez casada con Diego Díaz, que moriría en Perú, donde había partido en busca de fortuna, y junto al escritor madrileño tuvo a Juan, Félix, Marcela (que después sería la conocida escritora sor Marcela de San Félix) y Lope Félix.

Dos romances simultáneos bien avenidos

Una etapa increíblemente intensa en lo familiar y en lo literario que dio paso una época más asentada cuando entró con 45 años a trabajar al servicio de don Luis Fernández de Córdoba (al que mencionaría como Lucilo en sus letras). El sexto duque de Sessa le convirtió en su secretario. Además de ser un gran amigo suyo y su protegido.

Un trabajo que permitió a Lope de Vega alquilar una casa en el centro de Madrid donde viviría junto a Micaela de Luján y sus hijos, mientras su mujer Juana permanecía en Toledo con los suyos.

placeholder Jardín y despacho de su casa en Madrid. (Casa-Museo Lope de Vega)
Jardín y despacho de su casa en Madrid. (Casa-Museo Lope de Vega)

Unos años de curiosa estabilidad doble familiar en los que compró una casa con jardín en el barrio de los Austrias en Madrid. Concretamente, en la calle Francos (curiosamente ahora calle Cervantes, escritor coetáneo con el que no se llevaba muy bien y que a su vez vivía en la que actualmente es la calle Lope de Vega), que -ahora mismo es su casa/museo. Una de las paradas obligatorias de cualquiera que pasee o haga turismo por la capital.

Aunque todo este equilibrio se terminó cuando finalizó su relación con Micaela de Luján, falleció su hijo Carlos Félix en 1612 y la madre de este (su mujer Juana) falleció durante el parto de su hija Feliciana en 1613.

Su época como sacerdote

Una época muy difícil para el escritor, conservamos numerosos poemas a la muerte de su hijo, que le pudo inducir a ingresar en el sacerdocio. No se tiene constancia concreta, pero en torno a este tiempo ingresó en la Orden Tercera de San Francisco.

Lope de Vega con 50 años se iniciaba en el mundo eclesiástico aunque continuó ejerciendo su labor como escritor... y como mujeriego. De hecho, gracias a las cartas que mantuvo con su jefe, el duque de Sessa, durante estos años en sus viajes por toda España, sabemos que visitó a su hijo Fernando Pellicer, un fraile del que se desconoce su madre, y a algunas amantes como Lucía de Salcedo, como desvelan las antiguas misivas guardadas en el Instituto Cervantes.

"La poco ortodoxa historia de los amores de Lope"

Una unión, la del sacerdocio y sus aventuras, que no escandalizaba entonces a casi nadie, pero sí siglos después. Así lo explicaba el escritor Jose María Marco en una entrevista para 'El Mundo': "La vida amorosa de Lope fue considerada escandalosa. A finales del siglo XIX, la Real Academia Española impidió la publicación de una biografía en la que se empezaba a detallar, con pruebas documentales indiscutibles, la poco ortodoxa historia de los amores de Lope".

Añadiendo que "la extraordinaria libertad propia de la España de los siglos XVI y XVII, la misma que hizo posible una vida y obra como las suyas, se había apagado y ya no era comprensible".

placeholder Alberto Ammann y Pilar López de Ayala,  como Lope de Vega y Elena Osorio en la película 'Lope'. (Antena 3 Films)
Alberto Ammann y Pilar López de Ayala, como Lope de Vega y Elena Osorio en la película 'Lope'. (Antena 3 Films)

Sin olvidar (no podemos evitar pensar en ciertos personajes de nuestra actualidad) que con su fama, todo se le perdonaba. "Lope era tan popular y tenía tanto prestigio que le perdonaban todo, y efectivamente, aquella era una sociedad alérgica al puritanismo", continúa Marco.

Así, una vez nos hemos colocado las gafas de la sociedad en el siglo XVI y XVII, podemos continuar para hablar del último gran amor de Lope de Vega. Nos situamos en 1616, un año en el que el dramaturgo declaró su amor públicamente por Marta Nevares. Ella estaba casada, pero la pareja vivió una feliz relación que les llevó a tener en común a su hija Antonia Clara (que aparecería en las obras de su padre como Clarilis).

"No llegaría jamás lo impreso a lo que está por imprimir"

Un nacimiento que propició que Nevares iniciará los trámites de anulación de su matrimonio, como recogen los documentos de la Casa-Museo de Lope de Vega. Aunque al quedarse viuda antes, definitivamente pudieron vivir su noviazgo en libertad.

Unos años felices para el escritor y sacerdote, que por entonces, según sus propias cuentas, ya había escrito "novecientas comedias, doce libros de diversos sujetos, prosa y verso, y tantos papeles sueltos de varios sujetos que no llegaría jamás lo impreso a lo que está por imprimir; y he adquirido enemigos, censores, asechanzas, envidias, notas, reprensiones y cuidados...", con títulos tan reconocidos como 'El caballero de Olmedo' o 'El mejor alcalde, el rey'.

Activo hasta sus últimos días

Por desgracia, Marta Nevares comenzó a quedarse ciega y a tener problemas de salud mental, falleciendo tras años a su cuidado para tristeza del dramaturgo madrileño en 1632 en la casa familiar de Lope de Vega (su ya mencionado actual museo).

Precisamente, la misma vivienda donde tres años después, en 1635, él mismo fallecería. Por la mañana se levantó temprano para dar misa, escribir y cuidar su huerto. Más tarde, sufriría un desmayo que le hizo morir 3 días después, el 27 de agosto.

placeholder 'Lope de Vega en el cementerio', de José Uría y Uría. (Museo Nacional del Prado)
'Lope de Vega en el cementerio', de José Uría y Uría. (Museo Nacional del Prado)

En ese tiempo aún pudo escribir un soneto y un poema de despedida y hacer testamento a favor de una de las pocas hijas que le había sobrevivido, Feliciana. Uno de ellos recogía: "La verdadera fama es ser bueno... Trocara, cuantos aplausos había tenido por haber hecho un acto de virtud más en esta vida".

De hecho, como curiosidad sobre su obra, incluso después de su muerte se siguieron publicando sus textos. Uno de los más famosos, 'La vega del Parnaso', recoge los últimos poemas que escribió el conocido como Fénix de los Ingenios.

"Las calles estaban tan pobladas de gente"

Las honras fúnebres celebradas en su honor, que duraron nueve días, se convirtieron en una de las exequias más notables de la historia de Madrid. La crónica de su funeral fue escrita por Juan Pérez de Montalbán: "Las calles estaban tan pobladas de gente que casi se embarazaba el paso al entierro, sin haber balcón ocioso, ventana desocupada ni coche vacío".

Un adiós que tuvo como grandes protagonistas a las mujeres, como se analiza en 'El verdadero amante: Lope de Vega y el amor': "Las mujeres apreciaban mucho a Lope y por ello acudieron en masa a su entierro. Siempre estuvo rodeado de ellas y nunca las trató como un objeto".

"Esto es amor, quien lo probó lo sabe"

Más allá de su increíble y extenso trabajo en la literatura, con textos religiosos, políticos, comedias y poemas, a los 73 años dejaba al menos cinco amores importantes conocidos, 15 hijos legítimos e ilegítimos reconocidos.

Aunque, como expresan los estudiosos sobre su trabajo en espacios como Arch-letras o Zenda, sobre todo la enseñanza de que para el madrileño el amor y las relaciones, por cortas que fueran, tienen una enorme trascendencia. Sin moralejas o juicios morales.

placeholder Portadas de 'El perro del hortelano' y de 'Comedias de vidas de santos'. (Ed. Castalia Prima y Forgotten Books)
Portadas de 'El perro del hortelano' y de 'Comedias de vidas de santos'. (Ed. Castalia Prima y Forgotten Books)

De hecho, uno de sus poemas más conocidos versa precisamente sobre los asuntos del corazón: "Creer que un cielo en un infierno cabe, dar la vida y el alma a un desengaño; esto es amor, quien lo probó lo sabe".

Si quieres descubrir más sobre el autor casi 400 años después de su fallecimiento, no dudes en sumergirte en su múltiples obras, como 'La dama boba' (lo puedes comprar aquí) o 'El villano en su rincón' (aquí). Busques el género que busques, las letras de Lope de Vega te esperan.

El redactor recomienda