El año más duro de Olivia de Borbón tras la muerte de su hermana y su madre
  1. Famosos
ENTREVISTA

El año más duro de Olivia de Borbón tras la muerte de su hermana y su madre

El 13 de febrero de 2020 fallecía Cristina de Borbón en el hospital Puerta de Hierro de Madrid a los 44 años tras un accidente

Foto: Olivia de Borbón. (Foto: Vanitatis)
Olivia de Borbón. (Foto: Vanitatis)

Olivia de Borbón, prima del rey Felipe VI y futura duquesa de Sevilla, ha pasado uno de los años más duros de su vida. Hace 365 días que su alma gemela, su “linda” hermana Cristina, se iba de su vida, y poco después lo hacía su madre, la condesa alemana Beatrice von Hardenberg zu Fürstenberg, que fallecía también en la clínica Quirón de Marbella. Este ha sido, como para muchos españoles, uno de los periodos más difíciles para la aristócrata. Su bastón de sustento, como siempre, su inseparable marido. Olivia se casó hace seis años con Julián Porras-Figueroa Toledano, empresario de la restauración y del mundo inmobiliario. Tienen dos hijos pequeños, Flavia Masephi y Fernando Enrique, y juntos forman una familia de cuento, interrumpido a veces, por las desdichas de la vida.

El 13 de febrero de 2020, Olivia perdía a su hermana y un mes más tarde a su madre. Con la ayuda de la Virgen de la Macarena, la aristócrata va sorteando los obstáculos intentando ponerle una sonrisa a la vida. En una entrevista que mantuvo con Vanitatis antes de estos desagradables sucesos, la primogénita de Francisco de Borbón, V duque de Sevilla y grande de España, nos definía a su madre como “una dama fascinante”. “Tenerla tan cerca es una suerte”, nos decía. Se trasladó a Marbella para estar al lado de sus nietos, “de mis dos niños y el hijo de mi hermano Francisco. Mi madre es pura magia”.

Sus días con Cris en EEUU

En aquella entrevista también hablamos con Olivia de su hermana Cristina. Ambas estaban muy unidas. Hubo un periodo en que las dos estudiaban en Estados Unidos, Oli para actriz y Cris como chef. De aquellos momentos, la futura duquesa de Sevilla recuerda un hecho que la marcó sobremanera: el 11 S. “Fíjate cómo son las cosas. Mi hermana Cristina pasaba por el lugar donde cayeron las Torres Gemelas todos los días porque iba a una escuela de cocina que estaba muy cerca. Aquel día se quedó en la cama porque tenía anginas y no salió a la calle. Era el destino. No le tocaba”.

placeholder  Olivia y Julian, en el funeral de Cristina. (EFE)
Olivia y Julian, en el funeral de Cristina. (EFE)

Aquel hecho que cambió el mundo entero también trastocó la vida de Olivia, que colgó la claqueta de actriz para convertirse en una de las nobles mas respetadas de la aristocracia. En sus recuerdos hay otra persona que ya no está y que Olivia adoraba: su abuela materna, la princesa Masephi: “Era fascinación la que tenía con ella. Grande Masephi zü Fürstenberg, línea directa con Carlomagno y uno de los linajes aristocráticos más importantes del Gotha alemán. He tenido una casa a la que le puse su nombre en homenaje a ella”.

Nuevos proyectos

Olivia apenas ha salido este año del entorno familiar. Solo hizo una aparición pública, el 29 de agosto de 2020, para homenajear a su padre, Francisco de Borbón. El duque de Sevilla recibía el nombre de una calle en Marbella y allí estuvo la aristócrata arropando a su progenitor. De hecho, uno de los proyectos con los que está más ilusionada ahora es la construcción de una casa en el terreno familiar de su progenitor en la zona de la milla de oro de la localidad malagueña, un lugar en el que crecerán sus hijos y un plan que tanto a Olivia como a Julián les apetece llevar a cabo.

La pareja lleva seis años casada y son el vivo ejemplo del amor. Ambos se cuidan y se miman. Así le define Olivia: “Conocí a Julián por un amigo común en Puerto Banús. Él estaba en el tema de interiorismo y yo en comunicación. La verdad es que desde el primer día nos complementamos muy bien y ya no volvimos a separarnos. Cuando ves al hombre de tu vida, sabes que es él. Julián me lo ha dado todo en la vida: es mi fuerza, mi timón y, sobre todo, me da alegría para vivir. Tengo un marido que es un lord: guapo, elegante, respetuoso y con muy buena planta. La verdad es que nos queremos mucho, cada día más, y tenemos todos los ingredientes para estar en una constante luna de miel: vivimos en un lugar idílico, tenemos nuestros perros, Nena y Golfo y Zar, nuestros niños y disfrutamos estando juntos las 24 horas. Nos separamos dos horas y ya nos echamos de menos. Somos dos personas que nunca jamás se han faltado al respeto y no hemos discutido nunca. Es un caballero que me cuida, me adora, me defiende y, además, el mejor padre. Es la receta perfecta para ser feliz”.

placeholder Olivia y Julián Porras. (Foto: Vanitatis)
Olivia y Julián Porras. (Foto: Vanitatis)

Su vida dio un giro de 180 grados desde que se vino a vivir a Marbella. En el fondo siempre quiso esto: "Es genial que Flavia y el pequeñajo Fernando Enrique disfruten del campo, de la playa, de la naturaleza y de este aire que respiramos. Por eso me he alejado de la vida pública, porque no quiero perderme ni un segundo de ellos. Los dos nacieron en esta ciudad y aquí esta nuestra vida. Marbella es el lugar donde me enamoré, me casé y donde han nacido mis hijos. Es el mejor sitio para vivir de toda Europa".

Malos tiempos para la nobleza

Olivia se define monárquica por creencia y por educación. Piensa que su primo, el rey Felipe VI, hace una labor dentro y fuera de España muy buena. La aristócrata es consciente de los momentos difíciles que vive la nobleza, pero en nuestra entrevista subrayaba: “La nobleza hoy en día tiene las mismas preocupaciones que cualquiera. Se nos sigue juzgando mucho con los criterios antiguos, muy carcas, y hoy en día no tiene nada que ver porque tenemos las mismas preocupaciones que cualquier ciudadano. Siempre ha habido republicanos, no me preocupa nada los tiempos que corren”.

Se declara fan de la reina Letizia: “Fuera de España la adoran. En Alemania siempre la tienen en un pedestal. Ella se ha casado por amor y ha asumido un estilo de vida envidiable. Debe ser muy duro renunciar a tu vida privada y ella lo ha hecho con mucha dignidad. Para mí, ella es de total admiración”.

Orgulloso de su mujer

Para Julián Porras, los 365 días del año son un San Valentín constante. Define a Olivia como “una extraordinaria mujer con cientos de cualidades y virtudes que no se cree más que nadie por su condición familiar. Siento mucho orgullo de la persona que tengo a mi lado. Hay personajes que son noticia porque incentivan la polémica, pero nosotros con ser pareja nos basta. En 8 años que llevamos juntos, si hubiéramos tenido algún altercado, habría salido. Pero no ha sido así. Venir a Marbella fue también un paso para nosotros grande. Yo vivía entre Alemania y Madrid, y llegar aquí fue un reto. Lo dejamos todo y emprendimos una vida nueva”.

placeholder La pareja, en Marbella. (Foto: Vanitatis)
La pareja, en Marbella. (Foto: Vanitatis)

El dolor a veces une mucho y la enfermedad de Stargardt del empresario ha sido una lucha constante del matrimonio. “Lo que tiene nuestra pareja es que donde flaquea uno, saca el otro la fuerza. Mi dolencia está muy controlada y hay motivos suficientes para creer en la ciencia y tener esperanza de que haya solución para mí y los que la padecen. Cada día salen nuevos tratamientos y eso me da mucha alegría”.

Olivia de Borbón
El redactor recomienda