Álvaro Falcó Chávarri: un marqués sin título seis meses después de morir su padre
  1. Famosos
ARISTOCRACIA

Álvaro Falcó Chávarri: un marqués sin título seis meses después de morir su padre

Cuando se cumple medio año del fallecimiento del marqués de Cubas, el joven empresario acaba de solicitar la sucesión del título familiar. Prepara su boda con Isabelle Junot

placeholder Foto: Álvaro Falcó y su pareja, Isabelle Junot. (Instagram)
Álvaro Falcó y su pareja, Isabelle Junot. (Instagram)

No hay dos sin tres. Si en apenas unas semanas hemos sabido que Felipe y Carlos Cortina están preparando sus bodas, ahora es Álvaro Falcó, miembro del mismo grupo de amigos, quien ha confirmado a través de '¡Hola!' que también pasará por el altar próximamente junto a su novia, la nutricionista Isabelle Junot. La pareja lleva unos años saliendo y algún tiempo conviviendo, por lo que se trata de un paso lógico en la relación. El enlace tendrá lugar el año que viene.

La persona a la que sin duda más echará en falta el empresario ese día será su padre, el añorado Fernando Falcó. El marqués de Cubas falleció hace hoy seis meses y su ausencia ha dejado un gran vacío en su único hijo, fruto de su matrimonio con la bella Marta Chávarri. Sus amigos más cercanos, como Alonso Aznar, con quien compartió piso durante años, y su pareja han estado arropándole durante este tiempo. Pero al final la vida sigue e impone sus leyes.

Entre su círculo es habitual que se refieran a Álvaro por el título familiar que ostentaba su padre, Cubas. El marquesado de Cubas fue concedido por la reina Isabel II a María de la Blanca Fernández de Córdoba y Álvarez de las Asturias hace relativamente poco, en 1862. Después de ella, solo ha tenido otros dos titulares; el último, el propio Fernando Falcó. Álvaro será el cuarto, y de hecho ya ha iniciado los trámites para solicitar la sucesión del título por el fallecimiento de su progenitor.

Foto: Fernando y Carlos Falcó. (Getty)

Es habitual que los familiares esperen un mínimo de tres meses antes de pedir un título, como señal de luto. Su prima Tamara Falcó tardó siete meses en solicitar el marquesado de Griñón, por poner un ejemplo. Hay que llevar a cabo una serie de farragosos trámites, además de pagar los correspondientes impuestos. En el caso del marquesado de Cubas, estamos hablando de poco más de 600 euros por tratarse de la transmisión directa de un título sin grandeza de España.

El hijo de Marta Chávarri tendrá que visitar el Registro Civil varias veces para obtener la documentación necesaria. Deberá cumplimentar una solicitud dirigida a S.M. el Rey, un árbol genealógico enlazando con el cedente, fechado y firmado; la escritura de cesión otorgada ante notario, "que debe contener la aceptación del título nobiliario por parte del cesionario", según la información facilitada por el Ministerio de Justicia. "Si la cesión perjudica a cualquiera con mejor derecho, deberá prestar a dicho acto su aprobación expresa que habrá de consignarse en acta notarial", apuntan, además de un certificado de nacimiento del solicitante y certificados de nacimiento y matrimonio de todos los enlaces que figuren en el árbol genealógico presentado. "Todas las certificaciones deberán ser expedidas por el Registro Civil y presentarse originales o en fotocopia compulsada".

placeholder Fernando Falcó y Marta Chávarri, en una imagen familiar. (Getty)
Fernando Falcó y Marta Chávarri, en una imagen familiar. (Getty)

Para llevar a cabo este proceso tiene tiempo de sobra. Primero tendrá que hacer la solicitud y el Boletín Oficial del Estado publicarla. Si durante un mes desde la publicación del BOE no hay oposición alguna, empieza el plazo de un año para presentar toda la documentación necesaria. Será definitivamente marqués de Cubas cuando el Rey y el BOE den su bendición: "La facultad de otorgamiento se ejerce por el Rey y se materializa a través de una Real Carta. Dicho otorgamiento surte efectos frente a terceros una vez que se publica en el Boletín Oficial del Estado el correspondiente Real Decreto de concesión".

Diremos que en la España del siglo XXI tener un título nobiliario no implica privilegio alguno. El último se anuló en los años 80, cuando ser grande de España daba derecho a usar un pasaporte diplomático. Solo el orgullo de llevar con uno un pedazo de historia (que no es poco para los tiempos que corren). Álvaro Falcó, además, se ha labrado un camino propio en el mundo de la empresa, donde mantiene diversas inversiones, algunas muy audaces.

Foto: Álvaro Falcó e Isabelle Junot. (Redes)

El futuro marqués trabaja en el departamento comercial de Arkeero, una empresa de marketing digital de mediano tamaño que comercializa sus propias herramientas. Pero no es su única actividad empresarial. Además, es socio de un fondo de inversión en el que aparecen también Alonso Aznar y Pepe Ruiz-Gallardón, Zala Capital. A través de este vehículo gestionan sus intereses en restaurantes de moda o en una red de clínicas veterinarias.

Pero, además, el joven se ha metido a fondo en el sector inmobiliario. En los últimos tres años ha adquirido varios locales en el barrio de Salamanca y en Chamberí, en Madrid, probablemente con la intención de obtener rentabilidad. Estas compras coinciden con la venta que hizo su padre de la finca Valero, el gran coto de caza extremeño, que hoy es propiedad del doctor Víctor Madera.

El sector inmobiliario es también protagonista de una de sus inversiones más visionarias. "Empieza a invertir en tu futuro hogar, mientras dejas de malgastar en un simple alquiler". Es uno de los eslóganes de Libeen, una startup inmobiliaria que nació en 2019 de la mano de José Manuel Cartes y Sofía Iturbe. La idea es poder pagar parte de la casa a través del alquiler, y entre los primeros que creyeron en ella se encuentra Álvaro Falcó, aunque ahora también ha levantado el interés de la famosa Lanzadera de Juan Roig (Mercadona) y ha cosechado varios premios.

Foto: Álvaro Falcó y su pareja, Isabelle Junot. (Instagram)

A pesar de este perfil de éxito, Álvaro Falcó cumple en mayo 38 años alejado de los focos. Rehúye intencionadamente la fama, aunque lleva todos los boletos en la lotería de la popularidad. Está preparando boda con la bellísima hija de Philippe Junot (primer marido de Carolina de Mónaco), es amigo íntimo de empresarios tan conocidos como Rosauro Varo, Fernando Nicolás o el mencionado Aznar, es hijo único de la mujer más hermosa y conocida de los 80, además de heredero de un clan nobiliario que entronca con el Gran Capitán. Lo tiene todo, a pesar suyo.

Aristocracia