Arantxa ganó 8,2 millones en 6 años, dirigida por Santacana para vender su patrimonio
  1. Famosos
FALTA FECHA DE JUICIO

Arantxa ganó 8,2 millones en 6 años, dirigida por Santacana para vender su patrimonio

El escrito de la acusación pública pide cárcel para ambos por un delito de alzamiento de bienes: de 2010 a 2016 se deshicieron de todos sus inmuebles a través de sociedades

placeholder Foto: Arantxa Sánchez Vicario y Josep Santacana. (Getty)
Arantxa Sánchez Vicario y Josep Santacana. (Getty)

Arantxa Sánchez Vicario se convirtió en portada de todos los medios del país cuando en 2012 acusó a sus padres de haberla arruinado. Aquella niña de sus papás, siempre sonriente y familiar, aparecía ante los medios arropada por su entonces marido, José Santacana, entre lágrimas. “Me han dejado sin nada, estoy endeudada con Hacienda y mis propiedades son muy inferiores a las que tiene, por ejemplo, mi hermano Javier, que a lo largo de su vida ha ganado mucho menos que yo”.

Sus palabras todavía resuenan en la cabeza de muchos a quienes señaló aquellos días. Y también en los pasillos de la Audiencia de Barcelona, donde todo está casi a punto para fijar fecha de juicio por la querella que presentó el Banco de Luxemburgo contra ella, contra José Santacana, ahora exmarido, y varios testaferros.

placeholder Arantxa Sánchez Vicario y José Santacana, en los Laureus de 2013. (Getty)
Arantxa Sánchez Vicario y José Santacana, en los Laureus de 2013. (Getty)

Uno de los últimos pasos era el escrito de la Fiscalía, quien acusa a la tenista y a su exmarido de un supuesto delito de alzamiento de bienes y pide cuatro año de prisión para ambos, además de indemnizaciones millonarias. Según el escrito del Ministerio Fiscal, mientras Arantxa acusaba a sus padres de haberla dejado en la ruina, ella y su entonces pareja estaban en un proceso de venta de todo su patrimonio, una bolsa ingente y millonaria de viviendas, plazas de aparcamiento, terrenos, locales y trasteros, para evitar pagar su deuda con el Banco de Luxemburgo, entidad que les había avalado para saldar su deuda con Hacienda. El supuesto proceso de despatrimonialización es enrevesado y sorprendente. Sobre todo si tenemos en cuenta esas lágrimas desesperadas de la tenista ante la prensa.

"Directrices de su marido"

Arantxa y José, siempre según la Fiscalía, crearon una cuantiosa lista de empresas que servían para manejar su patrimonio inmobiliario. La Fiscalía insiste en que “con el patrimonio descrito [lo detallamos más adelante], la acusada, siempre bajo las instrucciones de su marido, realizó numerosas operaciones de venta con el fin de obtener dinero y ocultarlo para frustrar el cobro del Banco de Luxemburgo”. Acusa a José Santacana de “presionar” a algunos testaferros cuando se negaban a firmar documentos y a “entregar dinero en metálico” a todos ellos para que realizaran las operaciones que les pedía. La acusación pública acusa a Arantxa, sí, pero insiste de forma reiterativa en que todos los delitos que le imputan los realizó “siempre bajo las directrices de su marido”.

Foto: Arantxa Sánchez Vicario y Josep Santacana. (Getty)

Todo empezó en noviembre de 2009, cuando la tenista firmó un documento ante notario en el que revocaba los poderes a sus padres para dárselos a su marido. Así lo relata el Ministerio Fiscal: “La acusada era propietaria y beneficiaria de todo el patrimonio de, al menos, las siguientes sociedades [una larga lista] que carecían de actividad productiva siendo únicamente titulares de numerosos bienes inmuebles y en fecha 20 de noviembre de 2009 se confirió a la acusada un poder general, para disponer de su patrimonio, asumiendo la administración de hecho de las mismas, el acusado, José Santacana”.

Echar a los padres

El primer paso fue sencillo: Arantxa retiraba la gestión de su patrimonio a sus padres y se la entregaba por completo a su marido: “Con el referido poder, se puso fin a la administración que, hasta la referida fecha, se venía llevando a cabo por los padres de la acusada, y que finalizó con la revocación de poderes a los mismos llevada a cabo en la misma fecha”. Ahora, tras su duro proceso de divorcio, Arantxa se enfrenta a un nuevo golpe.

Foto: Arantxa Sánchez vicario y su madre, Marisa. (Gtres)

A partir de ese momento, Santacana tuvo poder total sobre el patrimonio de su esposa. Y juntos, según señala la Fiscalía, urdieron un presunto plan para evitar pagar sus deudas. “La acusada, bajo las consignas de su marido, y en colaboración con los otros acusados [los testaferros de la pareja] idearon un plan consistente en descapitalizar su numeroso patrimonio, frustrando de este modo el cobro de dicha cantidad por parte de la referida entidad”. En la venta de sus mansiones y propiedades varias, el exmatrimonio logró al menos 8,2 millones de euros.

Ventas frenéticas

La primera venta de un inmueble se realizó el 28 de enero de 2010: vendieron una vivienda unifamiliar en la urbanización La Closa de Cal Rei, en Talló, la Cerdanya, por 430.000 euros. Le siguió la venta, el 19 de abril de 2011, de un piso en Sant Just Desvern por 445.726 euros, y otro piso, el 13 de mayo de 2011, en Avenida Diagonal por 480.000 euros.

Los primeros años fueron más tranquilos pero, en 2012, las operaciones financieras se volvieron frenéticas, según lo aportado por la Fiscalía. En abril de 2012 vendían una plaza de parking en Sant Just Desvern por un valor de 5.000 euros. En mayo de ese año se deshacían de dos pisos dúplex en el lujoso Port Ginesta de Sitges, por un valor cada uno de 132.800 y 143.424 euros. Ese mismo año, el 21 de septiembre, vendían un terreno de Sant Feliu de Guíxols por 35.000 euros. En mayo de ese año, la tenista daba una entrevista exclusiva a la revista ‘Lecturas’ en la que denunciaba que, en su familia paterna, ella “era la gallina de los huevos de oro”.

Foto: Arantxa Sánchez Vicario en una imagen de archivo. (Alamy)

La pareja siguió, supuestamente, vendiendo inmuebles durante años. El año 2013 fue muy movido, con ventas millonarias que empezaron con la operación sobre su casa de Andorra. La venta de la vivienda unifamiliar de Escaldes se produjo el 23 de enero de 2013 por un importe de 275.000 euros. Siguió la venta de su mansión en Formentera, por la que recibieron 1,8 millones de euros el 24 de junio de 2013. Después, en julio, vendían una vivienda en Sant Feliu de Guíxols con sus plazas de parking y su trastero. Todo por 412.440 euros la casa, 11.800 el trastero y 41.000 y 49.760 las dos plazas de aparcamiento, respectivamente. Arantxa Sánchez Vicario y José Santacana terminaron el año con otro gran reembolso, según la Fiscalía: el 4 de noviembre de 2013 vendían su casa unifamiliar de Esplugues de Llobregat, una propiedad aislada en el exclusivo barrio de Ciudad Diagonal, por 2.460.000 euros.

"Despatrimonialización"

Las operaciones siguieron, todas con las citadas empresas a nombre de ambos, y “a pesar de hallarse en liquidación”. “Los acusados -señala la Fiscalía- continuaron realizando operaciones de despatrimonialización”. La siguiente venta se produjo en octubre de 2015: se deshicieron de una vivienda en Sant Cugat por valor de 400.000 euros. A los pocos meses volvieron a vender: en febrero de 2016, una vivienda unifamiliar en Sant Feliu de Guíxols por 800.000 euros, y dos plazas de parking por 40.000 en total, además de un terreno en la misma localidad por valor de 30.000 euros. En septiembre de 2016 vendían la última propiedad: una casa en Barcelona por 285.000 euros con su plaza de garaje correspondiente, por un valor de 15.000 euros.

La Fiscalía acusa a ambos de haber “hecho desaparecer” el dinero ganado a través de algunas exclusivas: 17.000 euros de la revista ‘Lecturas’ en 2010, 24.000 de ‘Semana’ en 2012 y 12.500 euros por el libro ‘Arantxa, vamos’ (La Esfera) en 2012. Con todos estos datos en la mano, el Ministerio Fiscal considera probado el supuesto delito de alzamiento de bienes por el que les acusa y reclama una sentencia de prisión de cuatro años para cada uno y el pago de una indemnización conjunta de 6.170.942,35 euros, exactamente la misma que pide la acusación particular.

Ha devuelto dinero

Y todo a pesar de que Arantxa, por su parte, ha intentado devolver parte de la deuda en los últimos años. “El 15 de abril de 2019, pagó al Banco de Luxemburgo una cantidad de 715.990,45 euros en pago de la deuda y en fecha 7 de agosto de 2020 consignó en el juzgado una cantidad de 195.146,64 euros”. Los problemas de Arantxa con el fisco surgieron a raíz de declarar que su residencia oficial estaba en Andorra, lo que la hubiera eximido de pagar impuestos en España. Hacienda realizó una inspeccion y determinó que había fraude, por lo que la condenó a pagar una multa.

Foto: Arantxa Sanchez Vicario, en una foto de archivo. (Gtres)

La tenista, tal como se redacta en el auto del Ministerio Fiscal, pidió un aval al Banco de Luxemburgo para pagar a su vez una cantidad que había pedido al Banco de Sabadell. “En fechas 27 de abril y 1 de octubre de 2010, la entidad Banco de Luxemburgo abonó a la entidad Banco de Sabadell las cantidades respectivamente de 4.184.659,84 euros y 1.065.340,16 euros como garante de la cantidad que esta última tuvo que abonar como garante a su vez de la deuda tributaria que la acusada mantenía con la Agencia Tributaria Española”. Sánchez Vicario se declaró insolvente en los juzgados, una teoría que no convenció a la entidad bancaria.

Arantxa Sánchez Vicario Josep Santacana Hacienda
El redactor recomienda