Los números rojos de las empresas españolas del primo del Rey, Álvaro de Orleans
  1. Famosos
ENTRAMADO EMPRESARIAL

Los números rojos de las empresas españolas del primo del Rey, Álvaro de Orleans

El empresario, al que vinculan con la presunta fortuna en el extranjero del rey Juan Carlos, ha profesionalizado la gestión de sus sociedades gaditanas y se ha retirado de la primera línea

Foto: Álvaro de Orleans-Borbón, primo lejano del Rey emérito. (Cordon Press)
Álvaro de Orleans-Borbón, primo lejano del Rey emérito. (Cordon Press)

"La reina Sofía no tiene absolutamente nada que ver con la Fundación Endaxi. Nunca ha sido beneficiaria de esta fundación y jamás ha recibido dinero de ella. Ni la reina ni nadie, porque Endaxi nunca fue activada". No hace mucho, Álvaro de Orleans tuvo que salir al paso (en 'El Español') de una información que se había publicado en otros medios sugiriendo que la reina Sofía había recibido dinero de Juan Carlos I a través de una entidad llamada Fundación Endaxi, propiedad suya. Era un nombre más a sumar a las ya conocidas Fundación Zagatka y Fundación Lucum, sospechosos habituales de ese entramado que se asocia al patrimonio real en el extranjero.

Este empresario, primo lejano del Rey emérito, fue un personaje semianónimo hasta que la investigación sobre el patrimonio de don Juan Carlos fuera de España le puso en el primer foco informativo. Hasta entonces, no existía especial interés ni por él ni por su familia, que hunde sus raíces en la historia de Europa, y que tiene una especial relación con Cádiz, donde se encuentra el grueso de sus inversiones en España.

Vuelos privados

Podría haber sido por su linaje, por sus excelentes relaciones o por sus proezas como piloto, pero Álvaro de Orleans saltó a la fama en España por unas célebres conversaciones entre Corinna Larsen y el comisario Villarejo en las que ella insinuaba que Orleans era algo parecido a un 'cajero' para Juan Carlos I. Cuando más tarde se confirmó que Orleans era propietario de la Fundación Zagatka, que durante más de una década financió los vuelos privados del Rey emérito (un 'regalo' de unos ocho millones de euros), él salió al paso en los medios para explicar que el dinero de esta fundación era exclusivamente suyo, y que si ayudaba al Rey a pagar sus desplazamientos era para cumplir la vieja tradición familiar de su padre y su abuelo de apoyar a las monarquías europeas.

placeholder Corinna Larsen, en una imagen de archivo. (Getty)
Corinna Larsen, en una imagen de archivo. (Getty)

Todos los antepasados de Álvaro Jaime están entroncados con las casas reales europeas, en especial con la francesa. Alfonso de Orleans y Borbón, abuelo de Álvaro, acompañó al rey Alfonso XIII en su exilio, y defendió a don Juan de Borbón ante Franco, lo que le supuso su confinamiento en el palacio familiar de Montpensier, en Sanlúcar de Barrameda. Su descendencia heredó esa vocación de servicio a las grandes familias, tal como ha declarado Álvaro Jaime de Orleans-Borbón en las citadas entrevistas en las que ha dicho que su vida y las de sus antepasados han estado siempre al servicio de las casas reales de Europa. En ese contexto de apoyo a las monarquías del viejo continente explican él y sus abogados que se encuentra la Fundación Zagatka, que ha pagado viajes privados pero también escopetas y otros asuntos del Rey emérito.

Residente en Mónaco, con un holgado patrimonio entre Zúrich y Ginebra, Orleans-Borbón y sus hermanas mantienen además algunos intereses económicos en empresas españolas. La familia mantiene una especial relación sentimental y económica con Cádiz. Aunque no residen todo el año en nuestro país, tanto Álvaro como sus hermanas Gerarda y Beatriz mantienen vínculos sobre todo con las localidades gaditanas de Sanlúcar de Barrameda (donde tienen la finca El Botánico), Chipiona y Rota, con las que guardan además una especial vinculación histórica.

"Hay mucho amor a esas tierras y a España, aunque eso quieran obviarlo algunos", dicen sobre la relación de los Orleans con Cádiz

Su entramado empresarial español se centra en el mundo inmobiliario, la producción de uva o el turismo. Hasta la primavera, era el propio Álvaro de Orleans el que presidía las distintas empresas, pero desde el mes de marzo se está desvinculando paulatinamente y ha puesto al frente de sus intereses en España a un profesional ajeno a la familia. El proceso ha culminado estos días.

¿Cuál es el motivo? Según voces cercanas, se trata más de un deseo de Orleans de abandonar la primera línea debido a su edad que de otra cosa. "Hay mucho amor a esas tierras y a España, aunque eso quieran obviarlo algunos", explican.

Uva de alta calidad

Orleans ha dejado de ser presidente del grueso de sus empresas en un intento además de profesionalizar su gestión. En marzo cesó del 'holding familiar', la sociedad a través de la que la familia articula el resto de sus inversiones, Compañía Agrícola Torrebreva S.A, con sede en Madrid. Casi el 80% de esta empresa es propiedad a su vez de otra entidad cuya sede física está en los Países Bajos, aunque la investigación de los Papeles de Panamá reveló que está registrada en el país caribeño. Esta compañía, que cuenta con un activo cercano a los 21 millones de euros, es la matriz a su vez de Costa Ballena Golf, Iniciativas Turísticas Costa Noroeste, Costa Ballena Resort y Torrebreva.

Foto: Documento de ingresos bancarios de la Fundación Zagatka. (El Confidencial)

"Torrebreva se dedica a la producción y Torremesa a la comercialización de uva de mesa de muy alta calidad desde 1989. La finca está situada entre Rota y Chipiona, en la provincia de Cádiz y se cultivan unas 750 hectáreas. La ubicación de la finca, cerca del mar, así como la técnica de producción seguida, nos permite ser de los productores más precoces de Europa. Nuestras marcas son valoradas por la calidad y precocidad de nuestros productos, así como por el servicio que reciben nuestros clientes", se lee en la página web de su empresa de referencia. De esos terrenos salen uva de mesa, remolacha, aceituna arbequina, calabazas o boniatos. Desde el pasado 6 de mayo, don Álvaro ya no es el presidente de esta entidad.

La familia también siguió la tradición de usar la uva para hacer vino, a través de Bodega de los Infantes de Orleans Borbón. "En el siglo XIX, año de 1849, don Antonio de Orleans, Duque de Montpensier, hijo del Rey Luis Felipe de Francia, realizaba un viaje de placer por Andalucía, descubriendo en la desembocadura del Río Guadalquivir el Pueblo de Sanlúcar de Barrameda. Tanto gustó al Duque aquel pueblo de pescadores con sus indescriptibles puestas de sol, que decidió instalarse en él, procediendo al poco tiempo, entre otros negocios, a la plantación de viñedos en la finca actualmente conocida con el nombre de Torrebreva", cuenta la historia de las bodegas.

placeholder La reina Sofía, en una imagen de archivo. (Reuters)
La reina Sofía, en una imagen de archivo. (Reuters)

"Fue en el año 1948 cuando sus descendientes, los Infantes de Orleans-Borbón, Alonso y Beatriz, deciden iniciarse en el negocio de vinos y brandies de Jerez fundando la actual Bodega de los Infantes de Orleans Borbón. Desde el inicio, el cuidado de la crianza de estos caldos, de producción limitada, ha sido minucioso; dando como resultado unos vinos y brandies de vejez y calidad extraordinaria", continúa. Desde el 13 de mayo, don Álvaro tampoco es ya el presidente de esta bodega.

En esa zona donde los Montpensier se quedaron prendados del paisaje se encuentra la macrourbanización Costa Ballena. Apartamentos, casas con jardín, grandes avenidas, arroyos idílicos, césped infinito y un club de golf son los ingredientes de un paraje idílico que se asienta en unos antiguos terrenos de los Orleans. Hoy la familia sigue teniendo el 100% del campo de golf y otros intereses.

Foto: Álvaro Jaime de Orleans-Borbón, en el Baile de la Rosa. (Cordon Press)

El nombre de los Orleans-Borbón aparece también en la empresa Arroyo del Botánico, dedicada al alquiler, y cuya accionista principal es una entidad suiza. Gestionan también Alcalá del Sur, que el pasado 11 de mayo registró el cambio en la presidencia con la salida de Álvaro de Orleans y cuya matriz está en Curaçao. Una de las hermanas, Gerarda, gestiona además por su parte una casa rural en Málaga, en el corazón del Parque Natural de la Sierra de las Nieves, a 12 kilómetros de Ronda. El hostal cerró en números rojos en 2020, algo lógico teniendo en cuenta que la actividad turística ha estado parada por la pandemia.

Lo cierto es que los primos más solícitos del Rey emérito no están logrando grandes resultados económicos con sus empresas españolas, como se ha constatado en los últimos días, cuando han actualizado sus cuentas. Iniciativas Turísticas Costa Noroeste, una inmobiliaria que tampoco preside don Álvaro desde el pasado 12 de mayo, cerró 2020 con números rojos (3.500 euros). Mismo caso que Torrebreva (54.000 euros de pérdidas en 2020, aunque en 2019 cerró ganando 370.000 euros) o Costa Ballena Resort (que remontó en 2019 declarando 3.500 euros de beneficio frente a las pérdidas de 2018, de 25.600 euros). Las Bodegas de los Infantes de Orleans-Borbón no lograron en 2020 perpetuar los datos de 2019 y volvieron a números rojos, perdiendo 152.000 euros.

Proveedores de Mercadona

Torremesa es hasta ahora su empresa más fuerte, aunque en este ejercicio los resultados no han sido buenos. Obtuvo beneficios de 323.243 euros en 2018, y en el balance que acaba de presentar declara una facturación superior a los doce millones de euros, pero pierde 180.000 euros. "El crecimiento en ventas no ha sido acompañado por el crecimiento en resultados, esto se debe principalmente a la externalización de la línea de procesado a una empresa perteneciente al mismo grupo empresarial", advierten en la memoria presentada al Registro Mercantil. Quieren seguir creciendo, tanto "en volumen de ventas" como en "diversificación de productos", falta que los números acompañen, aunque van por buen camino y esta última campaña han sido proveedores de Mercadona.

El club de golf de Costa Ballena arrojó también números rojos en 2020. Y Arroyo del Botánico, que acaba de actualizar sus cuentas, perdió cerca de 150.000 euros en 2020. Los nuevos gestores están llevando a cabo movimientos tendentes a reducir la estructura empresarial de la familia en España, y hace unos meses Costa Ballena Resort y Viajes Sherry Ocio (otra de sus pequeñas empresas gaditanas) fueron absorbidas por Costa Ballena Club de Golf.

Los hermanos cuentan en España con personal de su confianza que gestiona sus intereses económicos, además de dar trabajo a medio centenar de personas entre sus distintas empresas.

Rey Don Juan Carlos
El redactor recomienda