Logo El Confidencial
ENTRE PAN Y PAN, PASTRAMI, BUTIFARRA, MORCILLA...

Los bocatas están de moda: dónde comer los mejores

Los bocadillos siguen siendo parte fundamental de nuestra forma de comer. Presentamos algunos de los más originales y exquisitos

Foto: Canalla Bistro. Sándwich de Pastrami
Canalla Bistro. Sándwich de Pastrami

Contra viento y marea, contra nuestra incapacidad para exportar modelos gastronómicos que en manos de italianos o americanos estarían implantados en medio mundo, contra el culto al cuerpo y la aversión que sentimos a engordar, durante muchos años se ha demonizado el pan y por consiguiente los bocatas. A pesar de ello, este ha recuperado parte del recorrido perdido gracias al impulso de unos pocos valientes que, volviendo a métodos de elaboración artesanales y tradicionales, han devuelto al pan la calidad de siempre. Al bocadillo, parte sustancial de nuestra historia y nuestra alimentación, le cabe casi cualquier cosa entre pan y pan. Solo requiere buen producto e imaginación para hacer bocados exquisitos.

Sándwich de pastrami de Canalla Bistro (Mestre Josep Serrano, 5. Valencia)

Un restaurante que refleja los gustos de su chef y los platos que le gustaría comer cuando viaja. Una cocina informal pasada por el tamiz de los viajes y la fusión de distintos orígenes. El sándwich de pastrami merece un lugar destacado en este ranking. Un bocado magistral con el que Camarena lidió meses hasta que consiguió emular aquellos sándwiches que tanto le impactaban y gustaba comer en Nueva York. El resultado es un sándwich 'gourmet', 'deli', rico, atractivo y ‘carnal’, en el que el pastrami se desborda entre unas crujientes rebanadas de pan integral.

Bocata Camarena de Central Bar (Mercado Central. Valencia)

Alguna vez le hemos denominado el mejor bar de España, por su emplazamiento en el mercado más bonito de nuestro país, el Mercado Central de Valencia, y por la calidad de su sencilla cocina. Es realmente una barra prodigiosa que eleva la experiencia de beber y comer de forma sencilla, a base de productos auténticos y sabores plenos. Su carta de bocatas es brillante. El Ricard Camarena, de lomo, cebolla, mostaza y queso, o el Canalla, de morcilla picante, revuelto y pimiento encurtido. Dos elecciones imbatibles para el almuerzo.

Bocata Central Bar
Bocata Central Bar

Bocata de calamares de Astrolabius (Serrano, 118. Madrid)

Un pequeño restaurante con encanto donde miman la cocina para lograr algunos platos que podrían igualarse, pero difícilmente mejorarse. Aunque es un local para sentarse y disfrutar de su carta, algunos de sus mejores platos los encierran entre pan y pan de mollete y acompañan de una cerveza de trigo artesana. Sus calamares gallegos de potera, rebozados en tempura de cerveza Mahou, son los mejores que he probado. Entre dos rebanadas de pan integral es imbatible.

Chapata de butifarra con tomate en La Garriga (Paseo de la Castellana, 153. Madrid)

Una de las casas de embutidos históricas de Madrid. Desde 1972 han cortado jamón y servido embutidos catalanes de calidad a toda la capital. Hoy, cuarenta y cinco años después y varios locales, sigue llenando el de Castellana, al que se acude a tomar sus chapatas de butifarra blanca o negra con tomate. ¡Exquisito!

La Garriga. Chapata de butifarra negra con tomate
La Garriga. Chapata de butifarra negra con tomate

Bocata de 'roast beef' en La Casa Tomada (San Lorenzo, 9. Madrid)

José Antonio del Pozo reproduce en Madrid el local que cerró en su Venezuela natal por las condiciones de escasez e inseguridad irrespirables. Una carta con 17 tipos de bocadillos distintos, cuyo pan terminan de hornear en casa. Aquí el tamaño importa, son bocadillos XXL. Excelentes el de 'roast beef' de ternera que se hace en el horno a baja temperatura durante muchas horas y se pasa por la plancha antes de cortarlo a cuchillo en finísimas lonchas, y el Clásico, con cebolla, alfalfa, queso idiazábal y salsa de queso.

La Casa Tomada
La Casa Tomada

Bocata de 'roastbeef' en Garbel (Infantas, 28. Madrid)

Garbel es la recreación de uno de los locales con más tradición en la historia de Madrid. El abuelo de la actual propietaria servía uno de los bocatas de calamares más famosos de la capital. Ahora, en un ambiente mucho más moderno, la nieta rinde un homenaje al abuelo con una carta ecléctica, donde los bocatas siguen teniendo protagonismo.  Por supuesto el de calamares, pero el de 'roast beef', berenjena y queso es muy bueno.

Bocata de 'roast beef'. Garbel
Bocata de 'roast beef'. Garbel

Bocata de ternera asada en Mesón Borleña (Crta Burgos-Santander. Borleña)

Al pie del puerto del Escudo, es un establecimiento que hemos visto crecer en madurez y cocina. Begoña y su marido Domingo heredaron, renovaron y modernizaron la cocina tradicional que se hacía antaño. Su ternera guisada sigue siendo un referente. La más tierna y sabrosa que hayamos probado. En bocadillo es espectacular. Merece una parada.

Bocata de tortilla francesa con pimiento verde en El Porrón Canalla (Ballesta, 2. Madrid)

Juanjo, propietario de La Tasquita de Enfrente, abrió hace medio año largo esta nueva experiencia con bocadillos de madre y beber en porrón. En muchos casos los bocadillos llevan la firma del proveedor del género como tarjeta de presentación. El de tortilla un punto jugosa con pimiento recuerda las cenas de los domingos en casa.  

 

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Androidnbsp;Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad gastronómica. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí. 

Gastronomía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios