Logo El Confidencial
NOTICIAS

El TS condena a Hachette a pagar 35.000€ a Belinda Washington por 'comentarios obscenos' sobre ella

“Se comporta como una gacela en celo”; “Ella, insatisfecha, busca calor en el cuerpo de otro”; “Le vemos encantado explorando rincones íntimos de su pareja y,

Foto: El TS condena a Hachette a pagar 35.000€ a Belinda Washington por 'comentarios obscenos' sobre ella
El TS condena a Hachette a pagar 35.000€ a Belinda Washington por 'comentarios obscenos' sobre ella

“Se comporta como una gacela en celo”; “Ella, insatisfecha, busca calor en el cuerpo de otro”; “Le vemos encantado explorando rincones íntimos de su pareja y, por su gesto, Belinda parece satisfecha”; “Cuando Poti, el coreógrafo se pone a tiro, la concursante se decide a verificar por sí misma la calidad de material y, ni corta ni perezosa, toca las partes íntimas de su profesor para demostrar que su libido baila ya a un ritmo desenfrenado”...

Son algunos de los comentarios que recogía la desaparecida revista Teleindiscreta en un reportaje publicado en diciembre de 2005 en el que se hacía referencia a la participación de la comunicadora Belinda Washington en el programa de televisión ¡Mira quién baila! y que reproduce el fallo del Tribunal Supremo que condena al grupo Hachette Filipacchi a indemnizar con 35.000 euros a la presentadora, una sentencia a la que ha tenido acceso Vanitatis.
Según ésta, el artículo contenía “insinuaciones insidiosas, vejatorias y gratuitas que agravian innecesariamente la dignidad o el prestigio de la demandante y atentan contra su buena fama, así como afirmaciones de carácter sexual explícito sobre una actividad de concurso de baile que carece objetivamente de connotaciones de este tipo (…) Se trata de suposiciones sin fundamente sobre los deseos sexuales de la afectada y su grado de satisfacción y en la interpretación de sus actitudes y movimientos en el baile propios del espectáculo como libidinosos”.
El Tribunal Supremo considera que el artículo sobrepasa los límites de la libertad de expresión y no considera justificada la intromisión ilegítima al derecho al honor, algo que denunció la comunicadora. Sí acepta como informativa la divulgación de los hechos, es decir, lo que se refiere a la actuación de Washington, pero señala que las "connotaciones sexuales descalificadoras adornan innecesariamente el reportaje", que buscaba el sensacionalismo y el morbo.
El Tribunal revoca así la resolución judicial recurrida por el grupo editorial, con el que Vanitatis intentó, sin éxito, ponerse en contacto, y que presentó un recurso de casación contra la sentencia de 2008, en la que Belinda Washington pedía 10.000 euros más, y obliga a publicar el fallo de la sentencia en dos diarios de tirada nacional.
Lo que sí ha estimado el Tribunal Supremo es el conjunto de los recursos de apelación interpuestos por las representaciones de ambas partes contra la sentencia de 2007. En ella se establecía que el artículo no tenía otra finalidad que la de "denigrar e insultar a la presentadora, puesto que en él no existía nada que se pueda considerar información" –no se realiza una crítica sobre su participación en el concurso, sino comentarios dirigidos a realizar una afrenta hacia su persona, según la sentencia-.
Al no basarse en "hechos veraces ni noticiables", sino que únicamente buscan "herir los sentimientos de la demandante", la justicia considera que no puede hablarse de derecho a la información, sino de libertad de expresión, por ello prevalece el derecho al honor, en un reportaje que, según el Tribunal, "carece de interés público".

Enlaces relacionados

Belinda Washington da por acabada su etapa de presentadora

Miriam Díaz Aroca vuelve con su marido

Los famosos se meten entre los fogones

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios