Logo El Confidencial
"ESTE AÑO HA SIDO MUY SOFOCANTE PARA MI"

Cayetana de Alba a sus 88 años: "No me estoy muriendo"

Hoy cumple 88 y es la primera vez que confiesa "que ya son muchos". Ha cambiado su ritmo de vida para estar más relajada y disfrutar de su casa sevillana

Cayetana ha bajado su ritmo social. Obviamente ha cambiado su estilo de vida y lo ha hecho siguiendo sus propias directrices, “cuando me ha salido del pie”, como ella misma dice. Desde hace casi un año, cuando sufrió una aparatosa caída en Roma, tanto sus hijos como su esposo venían aconsejándole que debía frenar relativamente sus actividades. Sin embargo, Cayetana no sentía que ese momento hubiera llegado, hasta ahora: “No siempre me encuentro bien. A veces me siento muy cansada… son muchos años”, asegura la duquesa en conversación con Vanitatis un día antes de cumplir los 88. (Vea toda su vida en imágenes).

Los duques de Alba durante un viaje a Palermo (Gtres)
Los duques de Alba durante un viaje a Palermo (Gtres)
No obstante, y con su peculiar sentido del humor, doña Cayetana añade: “Pero no me estoy muriendo, como se empeñan en decir… Son los años y este especialmente, que para mí ha sido muy sofocante”. Ante los rumores que circulan sobre su delicado estado de salud, ella responde tajante: “Ahora me apetece mucho más quedarme en casa y estar más tranquila”.

Su rutina en el palacio de Dueñas continúa siendo la misma. Comienza el día con un zumo de lima, antes de desayunar. Después lee los diarios y, si hace buen tiempo, Alfonso la acompaña a los jardines hasta la hora del almuerzo. Las tardes las comienza echándose la siesta y posteriormente dedica un rato de cine o televisión, salvo los días que reciben a algunos de sus amigos.

Asimismo, habla casi cada día con su hijo Carlos, que la pone al día de los avatares de la fundación y de las empresas familiares. A la duquesa le gusta ver cómo sus hijos han cogido las riendas del negocio y le encanta estar informada de todo. Y es que en los negocios familiares parecen estar todos unidos. Según cuenta Cayetano, “Carlos y yo estamos al frente de la marca Casa de Alba, pero informamos de todo al resto de hermanos y a nuestra madre. Todos están de acuerdo con lo que se está haciendo”. Y así parece; los números mandan y, en este caso, a punto de cumplirse el año de la puesta en circulación del aceite de oliva marca Casa de Alba, la rentabilidad de las empresas así lo manifiestan.

El matrimonio en el aeropuerto de París en 2010 (I.C.)
El matrimonio en el aeropuerto de París en 2010 (I.C.)

Negocios viento en popa

Un ejemplo de ello lo encontramos en Euroexplotaciones Agrarias SA –que ahora preside Carlos Fitz-James Stuart, el primogénito de Cayetana­–. Desde esta empresa se controla toda la producción de la finca Buenavista (Córdoba), la responsable de las 2.000 botellas de 500 ml de aceite de oliva Picual que se han comercializado (se vende a 15€). Si el año pasado cerraba sus cuentas con un resultado de 42.822 euros, este año lo hacía con casi 600.000 euros, unos 558.000 euros de diferencia, lo que supone un incremento del 1.400%. Obviamente, esta es una buena noticia para Cayetana, que está encantada con haber dejado la gestión empresarial en manos de sus hijos, y que el control patrimonial esté bien protegido.

*Concha Calleja es la autora del libro Cayetana, duquesa de Alba.

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios