Blanca Cuesta da a luz a su primera hija
  1. Noticias
BORJA THYSSEN Y BLANCA TIENEN TRES VARONES MÁS

Blanca Cuesta da a luz a su primera hija

La familia Thyssen-Cuesta ya es uno más. Este domingo, Blanca ha dado a luz por parto natural en la Ruber Internacional a su primera hija después de 3 varones

Foto: Blanca Cuesta y uno de sus tres hijos varones, este verano en las playas de Ibiza (Gtres)
Blanca Cuesta y uno de sus tres hijos varones, este verano en las playas de Ibiza (Gtres)

La familia Thyssen Cuesta ya es uno más. Este domingo, Blanca Cuesta ha dado a luz a las 20:30 horas en el Hospital Ruber Internacional a su primera hija después de tres varones, Enzo, Sacha y Eric. El feliz papá, Borja Thyssen, estuvo en todo momento al lado de su mujer e incluso dentro del paritorio. Tanto Blanca Cuesta como su hija se encuentran en perfecto estado. La niña pesó al nacer 3,7 kilogramos. El matrimonio, que ha escogido para la pequeña el nombre de Kala, ha vivido con doble ilusión su llegada, primero por lo que supone un nuevo miembro de la familia, y segundo, por ser niña.

Blanca, que salió de cuentas la semana pasada, no ha variado su hoja de ruta con respecto al nacimiento de dos de sus otros tres hijos, que también lo hicieron en la clínica Ruber Internacional de Madrid. El mayor llegó al mundo en Barcelona, donde en aquellos años vivían los B&B. Todos los alumbramientos fueron por parto natural y los bebés pesaron algo más de tres kilos. Pequeñas variaciones en gramos y centímetros. Y también fue común a los tres embarazos la recuperación espectacular de Blanca.

En la presentación del libro de memorias del barón Thyssen, celebrada en Madrid hace unas semanas, una embarazadísima Blanca Cuesta comentaba esta circunstancia: "Mi ginecólogo me dice que mis partos son comodísimos. Y es verdad, con la epidural, ni me entero". Las otras diferencias con respecto a los nacimientos de Sacha, Eric y Enzo tienen que ver sobre todo con la parte emocional de la familia. Desde que se rompió el hielo entre Tita y su hijo Borja, las relaciones filiales han mejorado.

Ya no habrá trifulcas como con el nacimiento de Enzo, cuando la baronesa decidió montar un operativo mediático acudiendo a la clínica, ante la incredulidad de Borja y Blanca, que no entendían la reacción de la madre y suegra. Sobre todo, porque se estaban enterando en directo a través del espacio que en aquel momento presentaba Anne Igartiburu en las tardes de TVE. Ahora reina la normalidad.

Los periodistas comentaban en tiempo real el despliegue de Carmen Cervera por un lado y lo que sucedía en la habitación de la Ruber por otro. El caso es que esa visita se convirtió en otro conflicto más que añadir a las tensas relaciones entre Borja y su madre. La baronesa decía que no le habían dejado ver a Enzo y le echó la culpa a Blanca, a la parturienta.

Esta vez no habrá sainete. Con buena cabeza, Tita y su hijo decidieron que ya estaba bien y que los desencuentros no solo costaban un dineral, por los procesos legales abiertos por ambos lados, sino que había que preservar el patrimonio. La única manera de solucionar el entuerto se resumía en empezar de nuevo y así se hizo. Se retiraron las demandas y Tita se comprometió a cumplir el pacto con Borja, que le había dicho: "Si no quieres a Blanca, al menos respétala". Y cumplió el trato.

El redactor recomienda