Logo El Confidencial
Se enfrenta a dos querellas y una demanda

El Whatsapp con el que el escolta advierte a la baronesa Thyssen

Un juzgado de Madrid la ha imputado por tráfico de influencias por una querella interpuesta por un exempleado de seguridad. Los abogados de Tita Cervera dicen que “este señor solo quiere dinero”

Foto: La baronesa Thyssen en un fotomontaje realizado en 'Vanitatis' junto a un mensaje de Whatsapp
La baronesa Thyssen en un fotomontaje realizado en 'Vanitatis' junto a un mensaje de Whatsapp

No dejan de lloverle disgustos a la baronesa Thyssen. A las exhaustivas inspecciones de Hacienda abiertas en los últimos años debe sumar la batería de acciones judiciales interpuestas contra ella y su empresa de seguridad por un escolta privado que fue despedido en septiembre pasado. Su cargo era de confianza y duró hasta que la baronesa perdió la misma por motivos que no conocemos. El demandante interpuso cuatro demandas laborales contra Casesa, la empresa de seguridad que custodia a Carmen Thyssen, así como una más contra ella misma. También dos querellas. La última es de las que duele ver en titulares: imputación por tráfico de influencias.

Y es que el juzgado de instrucción número 40 de Madrid ha aceptado a trámite la querella en la que el exescolta acusa a Tita de presionar para que le contrataran como adjunto al director de Seguridad del Museo Thyssen, un puesto de consurso público, tal y como adelantaba Cristina Fernández este lunes por la mañana en Espejo Público. Según afirma el demandante, tras ser despedido como escolta, el representante de Carmen Thyssen le ofreció dicho puesto para cuando en enero de 2016 se jubilase quien ocupa actualmente ese cargo, saltándose así todas las normas legales conocidas. Un puesto creado ad hoc y al margen del concurso público preceptivo.

El abogado de la baronesa, que debe lidiar con dos querellas y una demanda, confirma a Vanitatis esta recientísima imputación: “Así es, mi cliente acaba de resultar imputada en un juzgado de instrucción de Madrid por unos hechos que ya habían sido objeto de querella en un procedimiento anterior tramitado en Alcobendas. Y su señoría estimó que el contenido de la querella no era sino mera especulación. Nuestra opinión es que esa persona ha decidido reproducir la querella en un juzgado de Madrid a ver si corría mejor suerte. Algo prohibido en nuestro Derecho”.

Carmen Cervera, en una imagen de archivo (Gtres)
Carmen Cervera, en una imagen de archivo (Gtres)

Desde la dirección letrada de la baronesa consideran que existe una clara mediatización del asunto con la que molestar a Tita Cervera llevando todas sus demandas a los medios para presionarla manchando su nombre. “Lo que persigue este señor es que los periodistas deis que la baronesa está imputada. Y solo lo está porque el juzgado de Madrid ha decidido admitir a trámite esa querella, algo prácticamente automático si ignoran que otro juzgado archivó el tema. Lo que persigue es el titular. De hecho, tenemos pruebas concluyentes de que esta persona solo quiere una cantidad de dinero a cambio de retirar sus querellas”, aseguran desde la defensa de la baronesa.

El mensaje de la discordia

Una de las pruebas a la que se refiere, y que, según indican desde el bufete de abogados que defiende los intereses de Carmen Cervera, “formará parte del escrito de defensa”, es un mensaje de Whatsapp al que ha tenido acceso Vanitatis y en el que se dice lo siguiente: “Dile a la jefa que si quiere acabar con todo esto, que diga a su empresa que me paguen lo que me deben y retiro todas las denuncias”.

Puestos en contacto con Víctor Valladares, el abogado que defiende los intereses del escolta, asegura desconocer dicho mensaje y si su representado es el autor del mismo. No obstante, el letrado señala que ese mensaje es totalmente lógico, pues si "le abonan las cantidades que le adeudan, él tendría que retirar las demandas"

“Este señor quiere que mi clienta ceda a esa presión”, aseguran desde el equipo jurídico de la baronesa a este medio. Por esto, “pondremos todo ello en conocimiento de este juzgado y esperamos que se inhiba, pues un juzgado ya lo desestimó”. 

En efecto, Vanitatis ha tenido acceso al auto de inadmisión firmado en Alcobendas en enero pasado y en él puede leerse lo siguiente: “La querella lleva a cabo un análisis teórico de la figura delictiva, pero en modo alguno justifica, sino que presupone, que el ofrecimiento realizado por algunos de los querellados sería constitutivo de ese delito (…) Tal vez, en el caso de haberse producido el nombramiento que el querellante sostiene que le fue ofrecido podría iniciarse la investigación”.

A este respecto, el abogado del escolta asegura que realmente "el juzgado de Alcobendas se declaró incompetente en este asunto y por eso se ha tenido que presentar en los juzgados de Madrid. Además, ahora tenemos más pruebas".

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios