Logo El Confidencial
su relación estuvo marcada por la amistad y los celos

Marujita y Sara: una relación amor-odio hasta el final

Ambas folclóricas empezaron sus carreras en el mismo año, 1948. A partir de entonces sus vidas llevaron trayectorias muy parecidas, algo que hizo que sintieran cariño y envidia a partes iguales

Foto: Marujita y Sara: una relación amor-odio hasta el final

Sara Montiel falleció por una muerte súbita el 8 de abril de 2013. Numerosos medios de comunicación se apostaron a las puertas de su casa ese primaveral día en Madrid. Sin embargo, todo se paró cuando una furgoneta plateada llegó hasta el portal. De ella descendió una afectada Marujita Díaz. Toda llena de animal print, se bajaba llorando a despedir a su amiga. Terminaba así con años de guerra entre las dos mejores de una época y se convertía en la gran defensora de Sara Montiel tras su muerte.

Sara era tres años mayor que Maruja, aunque debutaron en el cine el mismo año: en 1948. La manchega apareció en Locura de amor y la sevillana en La cigarra. Comenzaban así dos carreras de éxito de las principales artistas de los 50 en España.

Marujita Díaz llora desconsoladamente el día de la muerte de Sara Montiel (Gtres)
Marujita Díaz llora desconsoladamente el día de la muerte de Sara Montiel (Gtres)

Mientras Maruja triunfaba en España como actriz y cantante, Saritísima hacía lo propio en México y Hollywood. Allí, la de Campo de Criptana conoció a Anthony Mann, con quien contrajo matrimonio en 1957. Un año después, su rival y compañera se casaba con Espartaco Santoni en Venezuela. Dos vidas exitosas tan parecidas que un choque entre ambas era solo cuestión de tiempo.

Marujita Díaz en una imagen de archivo (Gtres)
Marujita Díaz en una imagen de archivo (Gtres)

 
 

“Nuestros roces no tienen importancia. Eran gajes del oficio y enfados tontos de amigas”, declaraba Marujita a ABC cuando la manchega acababa de fallecer. “Éramos como hermanas y nos entendíamos muy bien”, recordaba.

Tan bien se entendían que pesar de los roces que pudieron tener fruto de envidias y celos, Marujita acogió a su amiga Sara en su casa para ayudarla a superar la depresión que la muerte de su madre le había provocado.

Conquistadas por cubanos

Pero si sus andaduras profesionales fueron de la mano durante décadas, sus conquistas amatorias también han sido muy parecidas. Las dos cayeron rendidas en los brazos de dos productores de cine cuando empezaron a despuntar en el séptimo arte y, tras una vida sentimental de lo más concurrida, las dos terminaron siendo carne de lo más deslucido de la prensa del corazón por sus inverosímiles romances con dos jóvenes cubanos.

Primero fue Marujita la que en un viaje a Cuba se dejó seducir por Dinio García en 1999 y más tarde, en 2002, sería su amiga Sara la que, quizá también movida por esos celos que andaluza y manchega siempre se profesaron, protagonizó su particular historia de amor con el también cubano Tony Hernádez. Ambas relaciones hicieron que aquellas divas de los 50 acabaran siendo para las nuevas generaciones dos miembros más de ese universo friki que empezó a gestarse en los 90.

Sara Montiel con Tony Hernández, en una imagen de archivo (Gtres)
Sara Montiel con Tony Hernández, en una imagen de archivo (Gtres)

Pero las dos mujeres estaban más allá de ese universo y de lo que sus sorprendentes declaraciones pudiesen provocar. Pese a sus escándalos de los últimos años, Sara fue despedida aquel abril de 2013 en un baño de multitudes que desfilaba por la Gran Vía madrileña con las escenas de El último cuplé en la mente. En aquel desfile, su amiga Maruja lloraba desconsoladamente.

 
Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios