Logo El Confidencial
ENTREVISTA EXCLUSIVA

Carmen Tello responde a quienes la acusan de aprovecharse de la duquesa de Alba

La mujer de Curro Romero habla sin tapujos de su mala relación con la Casa de Alba tras la muerte de su gran amiga en noviembre del año pasado

Foto: Carmen Tello, en una imagen de archivo (Gtres)
Carmen Tello, en una imagen de archivo (Gtres)

Carmen Tello ha sido la amiga, confidente y la hermana que no tuvo por nacimiento la duquesa de Alba. Esta relación fraternal se mantuvo hasta que la segunda falleció el 20 de noviembre de 2014. Durante este tiempo, muchas cosas han cambiado en la Casa de Alba y una de ellas es esa falta de contacto y comunicación entre los hijos y la que había sido el gran apoyo en los tiempos más complicados de salud y de soledad de Cayetana. Dentro de unas semanas se celebrará una misa funeral en Sevilla a la que Carmen Tello acudirá solo para arropar al duque viudo, Alfonso Díez. La mujer de Curro Romero se siente muy dolida por ciertos comentarios que se han hecho sobre ella y considera que la envidia es el origen de esas maledicencias. Sobre los hijos de su íntima amiga prefiere no echar leña al fuego.

PREGUNTA: ¿Qué ha pasado en este tiempo para que ahora se exprese con esta rotundidad?

RESPUESTA: Me están haciendo mucho daño con comentarios injustos que me llegan y que demuestran que hay mucha envidia. Y no hay derecho, porque yo lo único que he hecho es estar con Cayetana, a la que he querido mucho y echo de menos. ¿Cómo pueden decir que yo la utilicé para abrirme camino socialmente? Mis hijos me dicen que pase, pero hay situaciones en las que no me puedo callar. Me parece muy triste lo que está sucediendo.

P: Pero usted estaba casada con el actual marqués de la Motilla, una de las casas nobiliarias más importantes de Sevilla y de España...

R: Así es. Me casé con Miguel de Solís, marqués de Valencia, y tuve cuatro hijos que son maravillosos. Cuando las cosas no funcionaron me separé y Cayetana me apoyó en todo momento. Estuvo junto a mí cuando mucha gente de Sevilla me dio de lado. Por eso cuando dicen que Cayetana me dio posición, contesto que yo ya la tenía. Si no me hubiera movido en ese círculo, tampoco habríamos sido íntimas.

P: Puede ser que despierte envidias...

R: No lo sé ni lo quiero saber, pero, ahora que lo dice, puede ser. Me resulta complicado entender por qué hay gente que disfruta haciendo comentarios desagradables sobre mí desde que murió Cayetana.

P: ¿Cree que su acomodada situación actual es envidiable para los demás?

R: Quizá eso sea lo que moleste a ciertas personas. Yo a Cayetana se lo agradeceré toda la vida, pero los últimos años fui yo la que le di todo porque eran unos momentos muy malos para ella. Y no me refiero a cuando estaba bien y salía y entraba, o daba fiestas en Liria y en Dueñas. Recibía a Jackie Kennedy, a Grace Kelly, a grandes personajes. No estoy hablando de esa época, sino de cuando empezó a fallarle la salud. Y yo dejé un palacio, dejé un marido con el que me llevo de maravilla... ¿Por qué me tienen que criticar? Cayetana era mi amiga, mi confidente. Nos llevábamos muy bien. Estuve con ella siempre y ella conmigo.

P: Nunca da nombres de la gente que no se ha portado bien con usted...

R: No lo voy a hacer. No es mi estilo. Cuando murió Cayetana, lloré mucho. Cuando pasaba el féretro y veía a ciertas personas con cara apesadumbrada, pensaba: “Si Cayetana no los aguantaba, no los podía ni ver y ellos lo sabían”.

P: Aquella misa funeral creó muchos problemas. ¿Es verdad que les levantaron a Curro y a usted de los primeros bancos?

R: No fue así. Cuando llegamos nos dijeron que estaban reservados para la familia y lo que hicimos fue colocarnos en otro sitio. Curro no tiene ninguna necesidad de estar en boca de nadie y yo tampoco.

P: Tengo entendido que fue usted la que acompañó a la duquesa a la iglesia de la Hermandad de los Gitanos cuando decidió que allí quería que se depositaran sus cenizas.

R: Sí, es verdad. La acompañé y no se enteró nadie.

P: Otra de las informaciones que circulan y que no se sabe si forma parte de la leyenda es que Carlos, el hijo mayor, la llamó a usted y al Rey Don Juan Carlos para que convencieran a la duquesa de que no se casara con Alfonso.

R: La información sobre la conversación de Su Majestad el Rey Don Juan Carlos se publicó y Cayetana lo confirmó. Y con respecto a lo que me pregunta, le diré que efectivamente eso fue así. Supongo que pensaría que era la única que la podía convencer.

P: La noto muy dolida...

R: Sí, lo estoy porque creo que no me lo merezco. Después de un año las cosas que dicen de mí, de Alfonso, no tienen base. Y en el caso de Alfonso... Pero si él no pide nada.

P: Alfonso tampoco se defiende.

R: Él tiene su carácter, no quiere líos. Es muy bueno y nunca, y repito nunca, va a exigir nada.

P: Hay un cuadro de Renoir, 'Busto de mujer con sombrero de cerezas', que forma parte de las últimas voluntades. Unos lotes que hay que repartir entre los hermanos y Alfonso Díez.

R: El otro día Carlos dijo públicamente que no hay Renoir, que lo que dejó su madre Cayetana eran menudencias, cuatro cositas. Parece como si Alfonso tuviera que demostrar que no se casó por dinero. Renunció a todo.

P: Hay quien dice todo lo contrario, que Alfonso a través de su abogado y amigo, Antonio Bernal, quiere su parte.

R: Eso no es verdad. Y si hacemos caso de las declaraciones de Carlos, que dice que no hay nada, ¿qué es lo que pide entonces? O hay o no hay.

El torero Curro Romero junto a su mujer, Carmen Tello (Gtres)
El torero Curro Romero junto a su mujer, Carmen Tello (Gtres)

P: ¿Qué va a pasar con el funeral que se prepara cuando se cumple un año del fallecimiento?

R: Estoy esperando a que Alfonso me diga lo que quiere que hagamos Curro y yo. Si quiere que le acompañemos, que estemos con él, iremos. Es nuestro amigo y que no se olvide nadie que es el duque viudo de Alba.

P: Hace unos días nadie de la Casa de Alba le había comunicado lugar y hora. Se entera, como publicamos en 'Vanitatis', por el sacerdote Ignacio Sánchez Dalp.

R: Ahora ya lo sabe, porque le llamó la secretaria de Carlos. De todas formas, no se invita a los funerales. La iglesia está abierta y puede ir quien quiera.

Descarga la app de 'Vanitatis' en tu móvil o tablet y no te perderás nunca la actualidad del corazón en España.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios