Logo El Confidencial
este viernes se recasa con esther doña

Carlos Falcó, el caballero al que sus mujeres engañaron

Carlos es un caballero de 80 años con cinco hijos de tres mujeres diferentes que a su vez han tenido y tienen un importante perfil mediático. Y las tres lo abandonaron

Foto: Isabel Presyler, exmujer de Carlos Falcó.
Isabel Presyler, exmujer de Carlos Falcó.

Carlos Falcó ha tenido que esperar ocho décadas para que se cruzara en su camino Esther Doña, la "mujer de mi vida", como él mismo definió a su nueva pareja cuando la presentó oficialmente. Se conocieron en Málaga, en el transcurso de una cata en un restaurante donde ella estaba ayudando a un familiar. El destino hizo que uno de los empleados no fuera ese día a trabajar y su lugar lo ocupó la actual marquesa de Griñón.

La historia de amor con final feliz se ha rubricado con la fiesta posnupcial organizada este viernes en El Rincón, la finca de caza y viñedos en la que vive el matrimonio desde que el marqués le pidió que fuera su compañera de viaje. Para acallar bocas se inscribieron como pareja de hecho en noviembre pasado y rubricaron su unión legal casándose civilmente hace un mes. Lo hicieron en la más estricta intimidad y anunciando que lo celebrarían por todo lo alto como así ha sido.

"A la cuarta va la vencida ", contaba con humor a Vanitatis hace unos meses añadiendo que era el hombre más feliz del mundo. "Esther le cuida, se ocupa de su cosas, se somete a una dieta de adelgazamiento aunque no lo necesite para que a Carlos le resulte mas llevadera su dieta y sobre todo le ha dado ilusión y unas ganas locas de disfrutar de la vida", como apuntan los amigos que han compartido fines de semana de campo con ellos.

Esther Doña, una mujer acostumbrada al bullicio de Málaga y a un mundo de diversión acorde con sus 40 años cambió su existencia por la rutina que supone vivir en el campo con un caballero de 80 años con cinco hijos de tres mujeres diferentes que a su vez han tenido y tienen un importante perfil mediático. Y las tres le abandonaron.

Jeannine Girod, madre de Manolo y Sandra; Isabel Preylser, que tuvo a la dulce Tamara, y la penúltima Fatima de la Cierva, progenitora de Duarte y Aldara. No tuvo suerte y los matrimonios duraron de poco a mucho como fueron los casi 20 años de unión con Fátima de la Cierva. Se divorciaron en el 2011 y cuatro años después conoció a Esther que a su vez había estado casada dos veces. No tuvo hijos y eso facilitó también la relación con el aristócrata al que dedicó desde el primer momento tiempo y alegría.

Jeannine Girod, hija de una acaudalada familia de joyeros, se enamoró de Ramón Mendoza, presidente del Real Madrid, y abandonó al padre de sus hijos. A diferencia de las separaciones siguientes, este divorcio no tuvo altavoz mediático y fue muy triste para el marido abandonado. En aquellos años era raro que las mujeres dejaran a sus cónyuges y Jeannine recibió muchas críticas dentro del mundo social en el que ambos vivían.

Con Isabel Preylser, la historia de amor resultó mas efímera de lo esperada. Empezaron a verse cuando aún la novia de Vargas Llosa estaba casada con Julio Iglesias y vivía en la casa familiar de San Francisco de Sales. El primero que los descubrió fue el doctor Iglesias Puga al coincidir en el garaje del edificio. Para no llamar la atención el marqués dejaba a su amiga en ese lugar. Papuchi guardó el secreto, pero ya sabía que el matrimonio de su hijo estaba sentenciado. Al cabo del tiempo Isabel hizo público su nuevo enamoramiento y tiempo después se casaron y nació Tamara. La llegada al mundo del bebé no sirvió para unirlos y al cabo de cuatro años, Isabel Preysler abandonaba a su marido por Miguel Boyer.

Esta segunda separación resultó muy dura para Falcó porque fue documentada gráficamente. Se publicaron reportajes del marqués saliendo de la que había sido su casa, en El Viso, y organizando la mudanza con los operarios. Cuadros, enseres domésticos, maletas, trofeos de caza salían de la vivienda y los empleados los colocaban dentro del camión ante un compungido marido.

Después de tres fracasos matrimoniales, el aristócrata repite por cuarta vez con Esther, su último tren con el que quiere pasar el resto de su vida.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios