Logo El Confidencial
todos los detalles de la jornada

Vanitatis te cuenta todos los detalles de la recepción real desde dentro

Albert Rivera, Pedro Sánchez, Soraya Sáenz de Santamaría, Pedro Morenés, Manuela Carmena y Cristina Cifuentes fueron algunos de los asistentes

Foto: Paloma Barrientos, adjunta al director de Vanitatis, saludan a los Reyes (Gtres)
Paloma Barrientos, adjunta al director de Vanitatis, saludan a los Reyes (Gtres)

En las convocatorias institucionales con coctel posterior es donde verdaderamente se observa quién es quién y el poder de convocatoria de cada uno de ellos y ellas. El protocolo deja de funcionar salvo en el trato con los Reyes, pero incluso en este sentido también hay un menor distanciamiento. Don Felipe y Doña Letizia más los ministros y fuerzas vivas participaron en el desfile del día de la Fiesta Nacional y ahí no había posibilidad de acercamiento. Cada uno en su sitio. Después en la recepción en el Palacio Real la situación se trastocó.

Los periodistas buscaban el titular mientras los miembros del gobierno procuraban no dar información confidencial mas allá de unas conversaciones sociales y los nuevos políticos como Albert Rivera y Pedro Sánchez se daban cuenta que todos quieren 'selfies' con ellos. Incluso el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, dejó de ser ese mediodía una cara en un plasma de Moncloa para dar más protagonismo a su mujer, Elvira Fernández, que tuvo un detalle muy cariñoso con César Alierta. Para el presidente de telefónica era su primera Fiesta Nacional sin la presencia de su esposa que murió hace unos meses y Viri quiso arroparlo emocionalmente. Soraya Sáenz de Santamaría y también tuvo con Alierta su dosis de afecto.

Este año la recepción real tenía nuevos personajes. Algunos se convirtieron en estrellas como fue el caso de Albert Rivera. El 'Ciudadano número uno' fue uno de los focos de atención. Unos adorando ya el santo por la peana por si se convierte en el próximo Presidente del Gobierno y otros por puro interés intelectual. Compartir charla con un hombre joven sin historial corrupto en sus filas y con un futuro que ahora pretende al servicio de España resulta gratificante. Y así lo comentaban muchos de los presentes.

Pedro Sánchez también tenía su público y sus selfies, aunque en su caso ganó puntos por su mujer, Begoña Ferández, una dama encantadora y lista. Entre un grupo de chicas, en las que también estaba una ex ministra y una titular de una carter, se hizo una encuesta sobre a quién elegirían en un cásting para que fuera Chico Martini. El ganador por goleada fue Pedro. Tras él, un par de militares con sus entorchados.

Pedro Morenés, ministro de defensa, quedó en la retaguardia como suplente de esa encuesta. Cabe destacar también el detalle de su mujer, Goretti Escauriaza, que en un momento dado y viendo a dos altos cargos del ministerio solos en una esquina abandonó su lugar de confort (así lo llaman ahora los 'couching') y se fue a darles charlas.

En otra esquina, aunque menos frecuentada, la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, se hacía visible. Acompañada de su marido, Eduardo Leira, quien le hacía las veces de introductor de la persona que se acercaba a saludarla, explicaba que se sentía muy cómoda en el Ayuntamiento, que las criticas las aceptaba aunque algunas no las compartía y lo más importante, que con Esperanza Aguirre se lleva muy bien, ya que "el tener cierta edad hace mas fácil las cosas".

Por su parte, la que fuera presidenta de la comunidad de Madrid aseguraba que "es una época muy intensa, de mucho trabajo y la verdad es que estoy disfrutando". Aguirre no estrenó traje y él que llevaba de encaje verde botella era un préstamo de su hermana Piedi. Cristina Cifuentes eligió también un vestido de fondo de armario de hace años de la firma Hoss Intropia. No hubo mas coleta que la suya porque Pablo Iglesias prefirió festejar el Día del Pilar a su manera y no en el Palacio Real. Por su parte, Cristobal Montoro, ministro de Hacienda, tampoco defraudó y fue el ministro al que pidieron más fotos. Su mujer era la encargada de inmortalizarlo con los móviles ajenos.

Otras mujeres que destacaron fueron Isabel Garcia Tejerina, ministra de Agricultura Alimentación y Medio Ambiante; Ana Pastor, ministra de Fomento; Fátima Bañez, ministra de Empleo y Seguridad Social. Las tres damas tienen el don de pasarlo bien en las recepciones institucionales y eso ya es un punto a su favor. No faltó a la cita Cristina Alberti, que recibió felicitaciones por sus intervenciones en el programa 'Más claro agua' que dirige y presenta Isabel Duran. 

Asimismo, estuvo presente Ana Palacio, ex ministra de Asuntos Exteriores, una de las mujeres mas influyentes a través de su despacho de abogados. "Aquí no damos importancia a los lobbys. Ella es una de las grandes", comentaban en un grupo de periodistas. La mujer más vistosa de la recepción fue la esposa del embajador de Libia, Mohamed Alfaqeeh Sale, que estaba imponente con un turbante con adornos de perlas. 

Capítulo aparte son los Reyes. Don Felipe ya es realidad y se mueve como 'pez en el agua' de corrillo en corrillo. Distendido, relajado y con los ojos más azules que cuando era Príncipe, que eran grises. El comentario general era unificador: "lo está haciendo muy bien y nos representa incluso a los republicanos", decían. Mientras, la Reina recibía encantada los comentarios hacia su marido y sobre todo lo bien que se habían portado sus hijas en el desfile de las Fuerzas Armadas. Lo único que llamó la atención fue su contestación al preguntarla si le había gustado el concierto de U2 en Barcelona al que acudió el día anterior. "Para que voy a explicarlo si cuentan lo que quieren". Pues eso, nos quedamos sin saber que sucedió.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios