Logo El Confidencial
La SOBRINA DE LOS REYES EMÉRITOS, UN PUNTAL PARA ELLA

Alexia de Grecia y su marido, los hombros en los que podrá llorar la infanta Cristina

Se da por hecho que la sentencia del caso Nóos llegará en el puente de mayo e Iñaki Urdangarin podría acabar en la cárcel: su prima vivió una situación similar con su esposo

Foto:  Alexia de Grecia, en una imagen de archivo. (Getty)
Alexia de Grecia, en una imagen de archivo. (Getty)

La cuenta atrás comenzó hace mucho y si nada lo impide, para el puente de mayo habrá una sentencia del caso Nóos que determinará si finalmente Iñaki Urdangarin ingresará en prisión o no. Un momento de gran trascendencia, en el que no solo está en juego la imagen de la monarquía española, sino la situación matrimonial de la infanta Cristina y su marido. Circunstancia que pondrá en evidencia los apoyos con los que cuenta la pareja, entre los que no faltará Alexia de Grecia, la prima de la exduquesa de Palma, o la reina Sofía, que ha sido capaz de enfrentarse a la opinión pública para correr al lado de su hija en momentos familiares de gran calado emocional.

 La infanta Cristina acudió con su prima al funeral por don Juan de Borbón. (Gtres)
La infanta Cristina acudió con su prima al funeral por don Juan de Borbón. (Gtres)

Si Iñaki Urdangarin tuviera que cumplir una pena de cárcel, sería un golpe más para la hija menor de los reyes Juan Carlos y Sofía, quien, todo sea dicho, está demostrando un estoicismo más que notable. En ningún momento ha desfallecido en su defensa con uñas y dientes al exjugador de balonmano devenido ‘businessman’, con quien formó una de las parejas más guapas de la realeza y que rezumaba perfección por los cuatro costados. Hasta que la imagen idílica se desvaneció como un castillo de naipes con la imputación de ambos en este mayúsculo escándalo de corrupción.

En todo este tiempo, la infanta Cristina se ha movido entre el ostracismo social que su situación conlleva y su empeño en llevar una vida normal desde su exilio en Suiza. De hecho, ha viajado con bastante frecuencia a Barcelona por su trabajo en la Fundación La Caixa que, por cierto, ha granjeado a la institución grandes críticas por sectores que consideraban que deberían haberle rescindido su contrato durante el periodo que estuvo imputada (o para hablar con propiedad, acorde al nuevo término con el que se designa esta misma realidad, mientras “estaba siendo investigada”).

 Cristina e Iñaki siguen unidos contra viento y marea. (Gtres)
Cristina e Iñaki siguen unidos contra viento y marea. (Gtres)

Una vez la infanta Cristina fue absuelta hemos vivido lentos movimientos por rehabilitar su imagen pública y el último ha sido su presencia en el funeral por la memoria de su abuelo don Juan de Borbón el pasado 3 de abril. Al Monasterio de San Lorenzo del Escorial llegó acompañada por su prima Alexia de Grecia, a quien guarda un especial cariño por las vivencias compartidas en su juventud. Una imagen que no pasó inadvertida y que es solo un avance de los próximos movimientos que irá dando en su ánimo de recuperar su lugar en el mundo.

Ese día, Cristina, que compartió banco en la iglesia con su hermana Elena, no fue todo lo bien recibida que hubiera deseado y la cara de la reina Letizia evidenciaba que su presencia no era cómoda para ella. Como tampoco lo fue su aparición en mayo del año pasado en el funeral en memoria de Alicia de Borbón-Parma en la capilla del Palacio Real. La monarquía está haciendo un gran esfuerzo por fortalecer su valoración entre los españoles, después de unos años un tanto convulsos, y el estigma que acompaña a la Infanta parece no ayudar en este sentido.

 Alexia, con Cristina en 2004: tiempos felices. (Gtres)
Alexia, con Cristina en 2004: tiempos felices. (Gtres)

Su prima Alexia de Grecia comprende como nadie la situación por la que está pasando, ya que ella misma vivió unas circunstancias parecidas, aunque con menor intensidad. Recordemos que su marido, el arquitecto canario Carlos Morales, estuvo imputado en 2009 por una presunta adjudicación directa del Plan General de Ordenación Urbana de Arrecife (Lanzarote). Finalmente, en marzo de 2013, su caso fue archivado por falta de pruebas a petición de la Fiscalía.

Fueron unos años de incertidumbre para la pareja, que anteriormente había decidido dejar Barcelona, donde residían, para instalarse en la tierra de Carlos. De esta forma querían evitar la presión mediática, llevar una vida más tranquila y encontrar más oportunidades profesionales para el arquitecto, como así fue. Sin embargo, allí se vio involucrado en el aludido caso Unión, el escándalo de corrupción más grande de Canarias, con más de 100 imputados. El asunto se resolvió a su favor y salió indemne.

La reina Sofía adora a su sobrina. (Gtres)
La reina Sofía adora a su sobrina. (Gtres)

Sin duda, la situación que vivió Alexia está a años luz de la de su prima, pues el escándalo del caso Nóos alcanzó dimensiones mundiales. Es más, puso en jaque a la monarquía española, que veía con estupor cómo la hija de los Reyes eméritos era imputada y tenía que sentarse en el banquillo. Un escenario que se intentó evitar por todos los medios, pero que debido al empeño del juez Castro y a la acusación particular puso a la Infanta en una situación límite.

[LEER MÁS: Doña Cristina tras Nóos, una Infanta de iglesia en iglesia]

A la espera de la sentencia que exonere o mande a la cárcel al marido de la infanta Cristina, su prima Alexia puede ser un gran apoyo en estas circunstancias. Las raíces de su amistad se remontan a 1992 cuando ambas vivían en la Ciudad Condal, lo que ayudó a que se estrecharan mas si cabe los lazos. La hija de Constantino y Ana María de Grecia y su marido, Carlos Morales, han apoyado en las crudas y las maduras a los Urdangarin. No en vano han viajado para estar a su lado en Washington y en Suiza en los momentos más controvertidos de la pareja.

Otra prueba que refrenda su gran amistad es que fuera Alexia quien acompañara a la Infanta al funeral de don Juan de Borbón, una prueba de fuego para Cristina que, por suerte para ella, a nivel mediático quedó eclipsada por el posterior rifirrafe de las reinas Letizia y Sofía en Palma.

 Alexia y Carlos, en su boda en 1999. (Gtres)
Alexia y Carlos, en su boda en 1999. (Gtres)

Alexia de Grecia lleva ahora una vida de lo más plácida con su marido y sus hijos, una vez se apagó la llama de su propio escándalo, mientras que Cristina sigue deshojando la margarita. Si su marido acaba en prisión tendrá que adaptarse a una compleja e insólita situación para alguien de su posición. Si se diera el otro escenario, la libertad, podría esperarse una gran presión social, porque hay una gran parte de la opinión pública que ya ha condenado a Iñaki hace mucho tiempo...

Pase lo que pase, para las alegrías o las penas, allí estará su prima Alexia, quien, como cantaba Luis Miguel, es ‘la misma de ayer, la incondicional, la que no espera nada’. Todo un canto a la amistad.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios