Sigue la polémica del divorcio de Haya y el emir de Dubái: sonrisas ella, caballos él
  1. Casas Reales
KRAMER CONTRA KRAMER

Sigue la polémica del divorcio de Haya y el emir de Dubái: sonrisas ella, caballos él

La hermana de Abdalá de Jordania ha visitado por tercera vez el Alto Tribunal de Londres acompañada de su abogada, con una actitud muy diferente a la vista en otras sesiones

Foto: Sigue la polémica del divorcio de Haya y el emir de Dubái: sonrisas ella, caballos él
Sigue la polémica del divorcio de Haya y el emir de Dubái: sonrisas ella, caballos él

Haya de Jordania ha tenido una nueva cita con los juzgados para defender sus intereses frente al que aún es su marido, el emir de Dubái. Es la tercera vez que la vemos en el Alto Tribunal de Londres acompañada de su abogada, Fiona Shackleton, conocida como la 'magnolia de acero' y responsable de algunos de los divorcios más mediáticos y costosos de los últimos años en Reino Unido. Y, como en en las dos ocasiones anteriores, tampoco esta vez ha estado presente el jeque Mohamed bin Rashid Al Maktum, que ha dejado todo el proceso en manos de sus abogados.

Se ha repetido el patrón de los pasados 30 y 31 de julio, cuando veíamos por primera vez a Haya en los juzgados. La diferencia con aquellos días es que este martes, la princesa Haya sonreía tras salir del tribunal, un indicativo de buenas noticias para ella, que está luchando con uñas y dientes para que sus dos hijos, Jalila y Zayed, no tengan que regresar al emirato. Después de que el emir exigiera el 'retorno sumario' de sus hijos, la princesa ha solicitado una 'orden de protección de matrimonio forzado' y una 'orden de no abuso', para evitar que se vean obligados a un matrimonio arreglado.

La princesa Haya, en una de sus primeras visitas al Alto Tribunal. (Getty)
La princesa Haya, en una de sus primeras visitas al Alto Tribunal. (Getty)


De momento no se sabe nada de lo que está pasando en estas vistas, ya que Mohamed bin Rashid Al Maktum consiguió que las sesiones fueran a puerta cerrada y secretas. Así que la única pista de cómo van las cosas es la sonrisa de la hermana de Abdalá I de Jordania, quien, por cierto, designó a Haya hace unas semanas como jefa adjunta de la misión de la embajada del país en el Reino Unido, gracias a que goza de inmunidad diplomática y protección garantizada por la convención de Ginebra. Solucionados sus problemas, ahora es el futuro de sus hijos su gran quebradero de cabeza.

Mientras Haya es todo sonrisas en la corte, el jeque tampoco anda mal de ánimo. Y si lo está, ha sabido disimularlo bien, ahogando sus penas gastándose más de tres millones en un caballo en una subasta en Newmarket, la casa más antigua especializada en venta de equinos. El emir de Dubái añade así otro 'fichaje' a su cuadra de caballos, que es una de las más importantes, caras y cotizadas del mundo. En un comunicado conjunto, ambos explicaban que estas vistas judiciales se desarrollaban exclusivamente para establecer los términos de la custodia de los hijos, ni los del divorcio propiamente dicho ni las cuestiones económicas, que, vista la millonaria compra de Bin Rashid, no parecen ser un problema para él.

Haya de Jordania y el emir de Dubái, en una imagen de archivo. (Getty)
Haya de Jordania y el emir de Dubái, en una imagen de archivo. (Getty)

Haya de Jordania Emir de Dubái
El redactor recomienda