Logo El Confidencial
LOS WINDSOR

Nuevo culebrón de la familia real británica: un hotelero francés asegura pertenecer a ella

"Como el último de mi familia, tomaré cualquier acción que sea necesaria para proteger nuestro legado y arrojar luz sobre uno de los mayores escándalos sexuales reales", ha dicho

Foto: Isabel II, junto a los duques de Cornualles, Sussex y Cambridge, en una imagen de archivo. (Getty)
Isabel II, junto a los duques de Cornualles, Sussex y Cambridge, en una imagen de archivo. (Getty)
Autor
Tiempo de lectura3 min

En los últimos meses hemos asistido a la ampliación de la familia real británica con el nacimiento del pequeño Archie el pasado mes de mayo. Lo que nadie podía imaginar es que los antepasados de Isabel II podrían haber dejado una sorpresa, un nuevo miembro de la familia, desconocido hasta ahora.

[LEA MÁS: Los tesoros ocultos del diseñador de Isabel II, a la venta (y valen más de 100.000 libras )]

Se trata de un hotelero francés que ahora tiene 73 años y que parece tener intención de demostrar que su familia es heredera legítima al trono. Para ello se está planteando la posibilidad de demandar al Palacio de Buckingham.

La familia real británica, en una imagen de archivo. (EFE)
La familia real británica, en una imagen de archivo. (EFE)

François Graftieaux, que así es como se llama el protagonista de esta historia, asegura que su abuela, Marie-Leonie Graftieaux, que fue una costurera francesa, tuvo un romance con el entonces príncipe de Gales, Eduardo VIII, tío de la actual reina Isabel II. Afirma que fruto de esa relación nació su padre, Pierre-Edouard.

Según François, Eduardo VIII fue obligado a abdicar por presión de la familia real y del Gobierno británico, de tal manera que quedó cortada la posibilidad de que Pierre-Edouard ascendiera algún día al trono.

François Graftieaux asegura no buscar un beneficio económico. Lo único que pretende es que los libros de historia se reescriban y cuenten lo que él considera la auténtica verdad. Este hotelero, que no tiene hijos, sí pretende que el nombre de su familia sea incluido en el linaje de la familia real británica.

El rey Eduardo VIII. (Getty)
El rey Eduardo VIII. (Getty)

"En el siglo XX, la verdadera línea de sucesión se ocultó ilegalmente para bloquear a los Graftieaux en su verdadero lugar de la historia. Mientras que mi padre y yo no hubiéramos tenido derecho directo al trono, debido a la abdicación de Eduardo, quien también impidió que sus descendientes se convirtieran en rey, los Graftieaux se habrían convertido, al menos, en la nobleza", ha asegurado.

"Como el último de la familia Graftieaux, tomaré cualquier acción que sea posible y necesaria para proteger nuestro legado y arrojar luz sobre uno de los mayores escándalos sexuales reales que existen en la memoria".

Reina Isabel II, en una imagen de archivo. (Getty)
Reina Isabel II, en una imagen de archivo. (Getty)

François Graftieaux vive en Portugal. Tres veces ha intentado contactar con el Palacio de Buckingham a través de cartas para pedirles ayuda. En 2004 y en 2013 solicitó que la reina Isabel II se realizara una prueba de ADN. Ahora lo ha vuelto a hacer y asegura que, de no obtener respuesta, iniciará los procesos necesarios para que se investigue el caso.

"No estoy pidiendo dinero al Palacio. Tampoco un título o poder, sino simplemente averiguar la identidad de mi abuelo y las circunstancias que rodearon el nacimiento de mi padre". "Si el Palacio se niega nuevamente a cooperar, lo cual sospecho firmemente que sucederá, entonces no tendré ningún problema en buscar asesoramiento legal y dejar que lo que equivale al mayor escándalo sexual real en la historia, se desarrolle en público a través de los tribunales".

La reina Isabel II, en una imagen de archivo. (EFE)
La reina Isabel II, en una imagen de archivo. (EFE)

Las investigaciones realizadas por François hasta ahora le han llevado a creer que su abuela y el rey Eduardo VIII se conocieron en el Luna Park, en París, y que la pareja mantuvo desde entonces una relación clandestina durante dos años.

Pero cuando Marie-Leonie quedó embarazada en 1915, Eduardo VIII terminó la relación y supuestamente compró su silencio.

[LEA MÁS. Los secretos de la residencia de Isabel II: un problemático bar, un cajero, un quirófano...]

Este dinero la ayudó a convertirse en una de las principales diseñadoras de moda de Francia casi de la noche a la mañana. La vida de Marie-Leonie cambió desde entonces. De la austeridad pasó al lujo de manera repentina.

François asegura que en la partida de nacimiento de su padre no aparece registrado el nombre de su abuelo.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios