Logo El Confidencial
CURIOSIDADES ROYAL

Amalia de Holanda y Gabriel de Bélgica, un 'amor prohibido' (por la historia)

Una ley belga de 1831 prohibiría una posible relación entre los dos jóvenes, a pesar de la estrecha amistad que une a las dos casas reales en la actualidad

Foto: La princesa Amalia, en la imagen distribuida por su 16º cumpleaños. (Casa Real)
La princesa Amalia, en la imagen distribuida por su 16º cumpleaños. (Casa Real)

Con 16 años recién cumplidos, Amalia de Holanda afronta sus dos últimos años de 'libertad', ya que no será hasta los 18 cuando comience a tener una participación más activa en la vida institucional de la Corona. Hasta entonces, puede disfrutar de su adolescencia, de su vida académica, de sus amistades y de sus posibles primeros noviazgos, de los que ya se ha tenido alguna noticia, aunque siempre sin confirmar. Y es que hace algo más de un año, la prensa del país afirmaba que Amalia tenía una amistad especial con un chico de su escuela. Amistad especial que, de realmente existir, duró apenas un par de meses.

Aunque aún es muy joven y nada es definitivo, hay que tener en cuenta que su vida amorosa interesa, y mucho, en el país, ya que estamos hablando de la futura reina y, por tanto, del que podría ser el futuro príncipe, por lo que el compañero de la princesa será analizado con lupa. Y curiosamente, no sabemos quién será el elegido por la joven Amalia para acompañarla en el trono, pero al menos ya sabemos un nombre que en principio deberíamos descartar: el de Gabriel de Bélgica, segundo hijo de los reyes Felipe y Matilde. Un candidato ideal por edad, por preparación y por la amistad que une a las dos familias, si no fuera por una ley de hace dos siglos.

El príncipe Gabriel de Bélgica (a la izquierda), durante el posado navideño en el Palacio Real. (Reuters)
El príncipe Gabriel de Bélgica (a la izquierda), durante el posado navideño en el Palacio Real. (Reuters)


Y es que en la Constitución belga de 1831 se incluye una ley que prohíbe expresamente los matrimonios de cualquier miembro de la familia real belga con algún miembro de la familia real holandesa. Una norma que no es por capricho ni por animadversión a los Orange, al menos en la actualidad. Tras la Revolución belga de 1830, por la que el país consiguió su independencia de los Países Bajos, se creó este precepto para evitar que un holandés volviera a ocupar el trono de Bélgica, lo que no hace posible, al menos de momento, el matrimonio entre los dos jóvenes.

Aunque a lo largo de estos dos siglos ha intentado derogarse en varias ocasiones, la ley sigue vigente. Cierto es que el poder político de una y otra casa no es el mismo del que gozaban hace dos siglos, por lo que, en el caso de que las casualidades y movimientos de la vida hicieran que Amalia y Gabriel se enamorasen, es más que probable que la norma se impugnara, ya que además sería el caso contrario: un miembro de la casa Sajonia-Coburgo-Gotha sería el consorte de la reina de los Países Bajos, en una irónica maniobra del destino.

La reina Matilde y la reina Máxima, en una imagen de archivo. (EFE)
La reina Matilde y la reina Máxima, en una imagen de archivo. (EFE)

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios