Logo El Confidencial
FAMILIA REAL DANESA

El escándalo de Federico y Mary de Dinamarca que ha llegado al Parlamento

Unas inocentes palabras del heredero han provocado una gran polémica en Dinamarca, de la que parece que tan solo hemos visto la punta del iceberg

Foto: Federico y Mary de Dinamarca, en una imagen de archivo.
Federico y Mary de Dinamarca, en una imagen de archivo.

Son considerados la pareja perfecta de la realeza. Su historia de amor es propia de un cuento de hadas. Príncipe conoce a joven abogada durante su estancia en Australia, se enamoran al instante, ella se va a vivir a su país, se casan ante la atenta mirada de cientos de miembros de la realeza y forman una bonita familia con cuatro hijos. Esta vendría a ser, a grandes rasgos, la vida de Federico y Mary de Dinamarca, quienes nunca habían protagonizado un escándalo, hasta ahora.

Es cierto que ha habido rumores sobre ellos, que si Joaquín, hermano de Federico, estaba enamorado de su cuñada, que si el heredero había sido visto en un pub acompañado de una rubia, que si Mary gasta demasiado en ropa... Pero los herederos cuentan con una imagen impecable que ahora se ha visto empañada por un gran escándalo que los ha puesto por primera vez en el ojo del huracán y del Parlamento danés.

Para entender bien la historia tenemos que retroceder hasta el pasado 8 de enero. Unos orgullosos Federico y Mary posan con sus cuatro hijos -Christian, Isabella, Vincent y Josephine- en su primer día de clase en su nuevo internado suizo, el Lemania-Verbier International School, en el que estarán doce semanas. Los príncipes no tienen problema alguno en responder a las preguntas de la prensa, entre ellas, dónde se hospedarán ellos durante los meses que estén los niños en el colegio, ya que se había publicado con anterioridad que Mary dejaría de lado sus quehaceres reales para estar junto a sus hijos.

Los herederos, posando con sus cuatro hijos. (CP)
Los herederos, posando con sus cuatro hijos. (CP)

Un inocente Federico contesta con naturalidad, y sin saber los problemas que sus palabras le traerían, que se quedarán en la casa que tienen en Verbier desde hace diez años. Termina la rueda de prensa y los medios daneses empiezan a extrañarse con la respuesta del heredero. ¿De qué casa habla el príncipe? Nadie tiene constancia de este pequeño detalle con mucha importancia. Unos días después, 'Billed Bladet' publica que se trata de un chalet típicamente suizo de tres plantas, con cuatro dormitorios, sauna para seis personas y una amplia terraza.

Alquiler de 4.000 y 10.000 por semana

Como es normal, la noticia corre como la pólvora en el país, y las redes sociales se llenan de críticas a la pareja por haber escondido esta información, hasta que el tema llega al mismísimo Parlamento danés. Pero hay más. Lo que más ha indignado a los daneses es que la pareja alquilaba esa casa a través de una agencia inmobiliaria para ganar dinero. Por alquilarla una semana, los príncipes cobraban entre 4.000 y 10.000 euros, según informa 'Ekstrabladet'.

Ante el escándalo, el príncipe Federico se ha visto obligado a renunciar al alquiler, ya que miembros del Parlamento han puesto en duda la legalidad de las operaciones. Y es que por ley la familia real no puede gastar el dinero de su appanage (asignación del Gobierno) fuera de sus fronteras sin permiso de la Cámara. Tampoco aquí acaba la cosa, porque las palabras del heredero han causado un efecto dominó.

Y ya abierta la caja de Pandora, han empezado a salir más informaciones que no dejan en buen lugar a los miembros de la familia. Por ejemplo, a raíz de conocerse esta información, los daneses también han sabido que Joaquín y Marie compraron hace unos años una casa en Francia o que el castillo de Cayx, propiedad del difunto príncipe Enrique, también lo alquilan con asiduidad para ganar dinero.

Más transparencia

Por ello, Mai Villadsen, legisladora de la Alianza Roji-Verde, que forma parte del bloque gubernamental, ha asegurado que la situación es "muy problématica. Voy a tratar de hacer una pregunta en el Parlamento sobre cuántas casas posee la familia", dijo al periódico 'Berlingske'. Por su parte, Soren Jakobsen, escritor y periodista de la Casa Real ha explicado que "el heredero no debería ser propietario privado. Obtiene su renta del Estado, y eso debería cubrir sus gastos". Jakobsen cree que el primer ministro debería intervenir "para poner un límite sobre lo que el príncipe puede hacer".

De momento, la Casa Real danesa ha tomado el silencio como su 'modus operandi'. Es cierto que reconocieron que Federico adquirió la casa y que la estaba alquilando, pero añadieron que a partir de ahora ya no lo harían. Sin embargo, siguen muchas preguntas en el aire que se niegan a contestar, como las que recoge 'Ekstrabladet': "¿Por qué lo han mantenido oculto? ¿Tienen alguna propiedad en Australia? ¿Tienen más propiedades en Francia aparte de la casa de Joaquín y el castillo de Cayx? ¿Tienen otros negocios o ingresos ocultos? ¿Cuánto ha ganado la pareja con el alquiler de su casa en Verbier?".

Parece pues que los miembros de la familia real danesa se encuentran ahora mismo en medio de un gran escándalo del que solo conocemos la punta del iceberg. Seguiremos atentos a todo lo que suceda

Los herederos y la reina. (Reuters)
Los herederos y la reina. (Reuters)

.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios