Logo El Confidencial
EL PRÍNCIPE REBELDE

Sin noticias de Ernesto de Hannover: cumple 66 años (y 2 desaparecido)

El aún marido de Carolina de Mónaco llega este miércoles a los 66 años sin que se sepa nada de él desde la boda de su hijo Christian y Sassa de Osma en Perú

Foto: Ernesto de Hannover, en la boda de su hijo Christian. (EFE)
Ernesto de Hannover, en la boda de su hijo Christian. (EFE)

Han pasado casi dos años desde que viéramos a Ernesto de Hannover por última vez. Fue en la boda de su hijo Christian y Alessandra de Osma en Perú. Una cita a la que no quiso faltar y cuya asistencia no estuvo exenta de polémica, como casi todo lo que rodea al príncipe alemán en los últimos años. Desde entonces, las últimas noticias que nos han llegado de él han sido sobre su estado de salud, que no ha pasado por buenos momentos, y las disputas que ha tenido con su hijo mayor por el patrimonio familiar.

Y este miércoles, Ernesto de Hannover cumple 66 años y lo hace absolutamente desaparecido, al menos mediáticamente. Nada se sabe de dónde está, cómo está o cuál es su día a día. Lo único seguro es que no celebrará este día, que se supone que debería ser especial, junto a sus hijos, de los que está muy distanciado. Ni siquiera con Alexandra de Hannover, la única hija que tuvo en su matrimonio con Carolina de Mónaco y con la que se supone que tenía una relación algo más cordial, especialmente por el hecho de que la joven vive a caballo entre Berlín y el Principado de Mónaco. Pero, aunque Alexandra se deja ver habitualmente con su madre, han pasado dos años sin que haya una imagen gráfica de padre e hija, dando pie a que la relación entre ellos parezca inexistente.

Ernesto, Carolina y Alexandra, en 2004. (Getty)
Ernesto, Carolina y Alexandra, en 2004. (Getty)


Con el mayor, Ernesto Jr, el asunto es mucho más grave. Padre e hijo no se dirigen la palabra desde que el joven decidiera vender al Estado una de las preciadas posesiones de la familia, el castillo de Marienburg. Lo hizo por el módico precio de un solo euro, con el objetivo de que el Gobierno alemán se hiciera cargo de la costosa reforma. Una maniobra que hizo montar en cólera a Ernesto, que paralizó la venta inmediatamente y atacó duramente a su hijo. El conflicto empeoró cuando nació, hace ahora un año, el primer hijo varón de Ernesto Jr. Aunque la tradición familiar marca que tendría que llamarse como su padre y su abuelo, no fue así. Según la publicación alemana 'Bunte', el exmarido de Carolina de Mónaco se habría negado a reconocer a su nieto como heredero y a que llevara su nombre, así que tuvieron que conformarse con llamarle Augusto.

La relación con Christian parecía algo mejor y la prueba era que Ernesto de Hannover estaba invitado a su boda en Lima. Pero parece que su comportamiento en el gran día de Alessandra de Osma no fue el más adecuado, lo que motivó que tuviera que ser ingresado de urgencia. Desde entonces, no se ha vuelto a ver una imagen de padre e hijo juntos, mientras sí hay constancia de cómo Christian comparte jornadas y reuniones familiares con los padres de su mujer en Madrid.

Y la última en discordia, la princesa de Mónaco, tampoco es que ayude mucho en la relación de su todavía marido con sus hijos. Aunque no están separados oficialmente y mantiene el título de princesa de Hannover -que tendría más valor que el de princesa de Mónaco, adquirido por nacimiento-, en la disputa de los dos Ernestos se posicionó a favor de su hijastro, dándole la estocada definitiva a su hoy 'desaparecido' marido.

Carolina de Mónaco y Ernesto de Hannover, en 2004. (Getty)
Carolina de Mónaco y Ernesto de Hannover, en 2004. (Getty)

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios