Jessica Mulroney, amiga de Meghan Markle, contra las cuerdas: despedida por racista
  1. Casas Reales
LA CARA B DE LA ESTILISTA

Jessica Mulroney, amiga de Meghan Markle, contra las cuerdas: despedida por racista

Un rifirrafe en redes con Sasha Exeter, una influencer afroamericana, ha hecho a la estilista perder de golpe tres trabajos, y además de una forma bastante humillante

Foto: Jessica y Meghan, en una foto en redes sociales. (Instagram @JessicaMulroney)
Jessica y Meghan, en una foto en redes sociales. (Instagram @JessicaMulroney)

Jessica Mulroney es una de las amigas más íntimas de Meghan Markle. Se conocieron en Canadá, donde la exactriz rodaba 'Suits', y desde entonces han sido inseparables. Tanto que los tres hijos de la estilista ejercieron de pajes en la boda de los duques de Sussex. Y aún más significativo, es la persona a la que confiaron a Archie durante los días que estuvieron en Reino Unido en marzo para afrontar sus últimos compromisos como miembros de la Casa Real. Así que la polémica que protagoniza estos días la canadiense es más que sorprendente.

Les ponemos en antecedentes. Sasha Exeter, una influencer canadiense de raza negra, utilizó sus redes para denunciar la situación actual y contar algunas de las experiencias que ha vivido en primera persona marcadas por el racismo. Un alegato muy aplaudido y que incluso tiene un like de la propia Jessica. Pero parece que la amiga de Meghan se tomó ciertos comentarios de forma personal, por lo que le enviaba poco después un mensaje privado en tono amenazante. Un mensaje que Exeter no duda en hacer público para denunciar el trato que estaba recibiendo de la estilista, añadiendo además que estaba molesta por la inacción de Mulroney, especialmente cuando una de sus mejores amigas es Meghan Markle y sus orígenes también son afroamericanos.

Jessica Mulroney, junto a Kate Middleton, en la boda de los duques de Sussex. (Getty)
Jessica Mulroney, junto a Kate Middleton, en la boda de los duques de Sussex. (Getty)


Tras la denuncia en redes, Jessica Mulroney se disculpa de forma pública, pero parece que la actitud que mantiene en las conversaciones privadas con Sasha Exeter es otra bien distinta, diciéndole incluso que había hablado "con personas y empresas sobre la forma en que la estaba tratando", algo que la influencer se toma como una amenaza sobre su forma de vida. Y no duda en volver a publicarlo, con el consiguiente revuelo y la drástica decisión de las tres empresas más importantes en las que colabora Mulroney.

Por un lado, la televisión canadiense CTV decidía cancelar el programa 'I do, redo', que ella misma presenta, en el que ayudaba a parejas de novios a tener su boda soñada. A través de un comunicado, anunciaban la eliminación del espacio de todas las plataformas, incluyendo los programas ya grabados y emitidos, con esta demoledora explicación: "La conducta reciente de uno de nuestros presentadores, Jessica Mulroney, entra en conflicto con nuestro compromiso con la diversidad y la igualdad". También el magacín 'Cityline' ha anunciado vía Twitter que prescinde de ella como colaboradora, la misma decisión que ha tomado la empresa Hudson´s Bay, donde era relaciones públicas.

En un contexto especialmente peliagudo, la decisión que han tomado estas tres empresas ha generado ya cierta polémica. Aunque ha sido muy aplaudida por algunos, otros creen que ha habido casos más graves protagonizados por personas mucho más visibles e influyentes que mantienen su trabajo. De momento, la estilista ha pedido nuevamente disculpas en sus redes sociales y ha anunciado que se retira durante un tiempo de la vida pública para centrarse en su familia, aprender y que tomen el protagonismo las personas de raza negra, según ella las verdaderas protagonistas de la situación.

Se da la circunstancia, además, de que Jessica Mulroney nunca ha tenido problema en elevar su voz contra el racismo cuando se ha tratado de defender a su amiga Meghan Markle de los ataques de la prensa. Pero, por otro lado, ha sido acusada en varias ocasiones de utilizar su poder y sus contactos para presionar a periodistas o personas que habían concedido entrevistas sobre la duquesa de Sussex para que cambiaran sus declaraciones o hablaran en favor de ella. Por eso, lo de quedar bien públicamente y amenazar por detrás no sería nada nuevo en su historial.

Meghan Markle, Doria Ragland y Jessica Mulroney, en 2017. (Cordon Press)
Meghan Markle, Doria Ragland y Jessica Mulroney, en 2017. (Cordon Press)
Meghan Markle
El redactor recomienda