Logo El Confidencial
mi reino por unas vacaciones tranquilas

Los amargos veranos de Felipe y Letizia: crisis, inestabilidad, broncas, polémicas...

Parece que la historia se repite y no hay año que el estío de los Reyes no se vea envuelto en alguna situación complicada

Foto: Los reyes Felipe y Letizia. (Limited Pictures)
Los reyes Felipe y Letizia. (Limited Pictures)

Cualquiera diría que cuando en 2010 doña Letizia contestó a la periodista Carmen Duerto que le preguntó por su estancia en Mallorca “¿Tú crees que esto son vacaciones?”, la interrogante real habría funcionado como un maleficio porque no hay verano en el que tanto la Reina como el rey Felipe no vean sus vacaciones trastocadas, aplazadas o cuestionadas por distintos motivos.

Este 2020, el veraneo real ha venido marcado por dos acontecimientos importantes: uno global y el otro intramuros. La pandemia que ha azotado el mundo entero ha llevado a los Reyes a trabajar este mes de julio más que ningún otro, con un tour que les está llevando por todos los rincones de la geografía española. Mientras tanto, las distintas informaciones que los medios nacionales e internacionales están generando en torno a la figura del rey don Juan Carlos seguramente no ayuden a que los miembros de la familia real puedan conciliar bien el sueño. Algunas voces ya piden al monarca que marque aún más distancia con el emérito, al que ya retiró su asignación cuando salieron las primeras noticias sobre cuentas en Suiza (además de renunciar a su herencia). Así que, no, el verano de 2020 va a ser de todo menos tranquilo.

Los Reyes y sus hijas, en el tributo a las víctimas del covid-19. (EFE)
Los Reyes y sus hijas, en el tributo a las víctimas del covid-19. (EFE)

Vaivén político

Por desgracia para Felipe y Letizia, llueve sobre mojado: 2019 también fue un verano atípico debido a la situación política que vivía el país. Después de ganar las elecciones, Pedro Sánchez se metía de lleno en el verano sin lograr formar gobierno, y el 25 de julio fracasaba en un proceso de investidura fallido al no poder establecer una alianza con otros partidos que le permitiera una coalición gobernante.

Con ese panorama político, disfrutar de unas vacaciones tranquilas era complicado. Pero, por si fuera poco, Felipe VI se vio envuelto en una pequeña polémica cuando 'El Diario de Mallorca' relató que el Rey tomó parte en una cena privada con varios amigos en el restaurante El Caballito de Mar (Palma de Mallorca) en la que los guardaespaldas se esforzaron (tal vez demasiado) para impedir que los fotógrafos pudieran retratarle. Según el diario, resultaba inexplicable que se quisiera ocultar con tanto ahínco que seguía en Mallorca (a no ser que lo que trataran de mantener en secreto era que estaba disfrutando sin la presencia de Letizia).

Pero 2018 fue tranquilo, ¿no?

Atípico, extraordinario, especial, diferente... Casi todos los medios coincidieron en bautizar la estancia de los Reyes en Mallorca en el verano de 2018 como algo 'singular'. Nunca antes se habían vivido con tanta intensidad nueve días en la agenda (supuestamente) vacacional de los soberanos en la isla balear. El de aquel año fue un verano especialmente de puertas para afuera: posado de la Almudaina (un clásico); paseo por el mercado del Olivar de Letizia Leonor y Sofía con la reina Sofía; visita al Club Naútico de Palma de la Reina y sus hijas (algo impensable antes); cena con las autoridades; encuentro con el presidente del Gobierno y su mujer, Begoña Gómez... ¿Y a qué se debía tanta actividad? Pues porque los audios de Corinna sobre el rey Juan Carlos, la encarcelación de Iñaki Urdangarin y el vídeo viral del famoso rifirrafe real recomendaban un verano de mucho dejarse ver.

Los Reyes, con Pedro Sánchez y Begoña Gómez en Marivent. (Getty)
Los Reyes, con Pedro Sánchez y Begoña Gómez en Marivent. (Getty)

Suma y sigue

También las vacaciones de 2016 fueron accidentadas, esta vez por causas ajenas a la Corona o alrededores. En este caso, la inestabilidad del panorama político volvió a marcar la agenda de los Reyes con un gobierno en funciones presidido por Mariano Rajoy. Fue entonces cuando Felipe VI pronuncia su famosa frase “En este verano atípico toca adaptarse a lo que ocurre en España", que se convertiría en premonición de futuros estíos. Los Reyes llegaron a Palma el 31 de julio y abandonaron la isla el 8 de agosto, así que pasaron poco más de una semana en Mallorca. El día 2, Felipe VI decidió poner rumbo a Madrid para celebrar al día siguiente su despacho semanal con el presidente en funciones. Tal como confirmó Casa Real, lo hizo "para seguir de cerca la evolución del proceso de negociaciones para la formación de Gobierno".

Ese verano, su escapada 'no tan secreta' a Croacia vino cargada de una doble crítica: por un lado, por haber disfrutado de unos días a bordo de un velero de lujo (a razón de 32.000 euros semanales) después de haber catalogado la temporada de 'verano atípico', y por otro, porque los Reyes no asistieron a los Juegos Olímpicos celebrados en Brasil, a los que sí acudieron representantes de las casas reales de Inglaterra, Dinamarca, Noruega, Suecia, Holanda, Mónaco, Luxemburgo y Bélgica.

Felipe VI y la reina Letizia posan con la princesa Leonor y la infanta Sofía. (EFE)
Felipe VI y la reina Letizia posan con la princesa Leonor y la infanta Sofía. (EFE)

Si a todo lo anterior le sumamos las fuertes críticas por esa obsesión que tienen los Reyes por mantener siempre en secreto el destino y la naturaleza de sus vacaciones privadas (mientras en otras casas reales se hacen públicas), y la delicada situación que vive actualmente la imagen de la Corona, mucho nos tememos que 2020 tampoco será el mejor verano de sus vidas.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios