Olghina de Robilant y la conspiración contra don Juan Carlos
  1. Casas Reales
FAMILIA REAL ESPAÑOLA

Olghina de Robilant y la conspiración contra don Juan Carlos

La revista ‘TIEMPO’ publicó en febrero de 1988 una entrevista con Olghina Di Robilant, novia de don Juan Carlos en los años 60, que causó un gran revuelo en la prensa extranjera

Foto: Olghina de Robilant.(Getty)
Olghina de Robilant.(Getty)

Corinna Larsen, la “amiga entrañable”, con sus conversaciones al excomisario Villarejo, hoy en prisión, ha actualizado (entre otras cuestiones) el carácter enamoradizo del rey Juan Carlos, unas declaraciones que ahora han sorprendido pero que no eran nuevas.

Mucho antes de que ella se convirtiera en la reveladora de secretos íntimos, la revista 'Tiempo' publicaba en febrero de 1988 una entrevista con Olghina de Robilant, novia de don Juan Carlos en los años 60, que causó un gran revuelo en la prensa extranjera.

En España fue menor y pocos medios se hicieron eco de las declaraciones de la aristócrata, que en realidad lo que hacía era defender al monarca. “Detrás de esto existe un trasfondo de planes y maquinaciones políticas contra el rey”, decía en la entrevista que concedió.

[LEA MÁS: Las fotos del mayor desplante del rey Juan Carlos y Marta Gayá a la reina Sofía]

Robilant mantuvo una relación amorosa con don Juan Carlos cuando era príncipe y estudiaba con 18 años en la Academia de Zaragoza. La revista italiana ‘Oggi’ había publicado las cartas de amor entre el cadete y la joven condesa, que en aquel momento tenía 22 años.

Entrevista a Olghina de Robilant en la revista 'Tiempo'.
Entrevista a Olghina de Robilant en la revista 'Tiempo'.

En España la acusaron de traidora por haber vendido la correspondencia, una acusación que siempre negó y que efectivamente nunca se pudo comprobar. En esas cartas, don Juan Carlos le declaraba su amor: “Sabes que estoy enamorado de ti como ninguna otra chica hasta hoy. Pero también sabes que, por desgracia, no puedo casarme contigo. Debiendo, por tanto, escoger, creo que Gabriela (de Saboya) es la más conveniente”.

La historia de estas cartas que se hicieron públicas tenía un trasfondo misterioso y con protagonistas de película de 'El tercer hombre” de Orson Welles. Un misterioso fotógrafo italiano que ejercía de intermediario y que sostenía que actuaba en nombre de la condesa, cuya economía era escasa; unos servicios de inteligencia que controlaban al monarca, como se ha visto muchos años después al filtrar el CESID la conversación que don Juan Carlos mantuvo con Josep Cusí donde explicaba al amigo íntimo lo feliz que era con Marta Gayá; y no solo eso, sino los supuestos encuentros del jefe del Estado en un chalé de los alrededores de Madrid.

Foto de Olghina de Robilant en la revista 'Tiempo'.
Foto de Olghina de Robilant en la revista 'Tiempo'.

Estamos en 1988 y las cartas de amor entre la condesa y el príncipe cuando ambos eran solteros no resultaban escandalosas. En la actualidad, el equivalente correspondería a los mensajes entre adolescentes. El problema en aquellos años se centraba en quién tenía interés en hacer daño a la Corona a través de la figura del Rey.

En cualquier caso, la condesa Olghina explicaba en ‘Tiempo’ que en 1985 tuvo la idea de escribir un libro sobre aventuras y desventuras de los Reyes en el exilio. En el año en que se carteaba con el príncipe Juanito (como ella lo llamaba), los condes de Barcelona y sus hijos vivían su exilio en Estoril. En ese libro, Olghina adjuntaría documentación, fotos y, por supuesto, las famosas cartas. “Nadie demostró interés por el proyecto. Se me hizo saber que el director de un semanario estaría dispuesto a comprarlas, no para publicarlas, sino como material histórico”.

La rocambolesca historia de las misivas que entregó en 1985 a un misterioso interlocutor se publicaría tres años después en la revista ‘Interviú’. Según Robilant, “hubo una sucia operación efectuada por personas que a través de mí quieren atacar al rey. Quien ha ideado esta operación y ha lanzado contra mí acusaciones difamatorias de que lo único que quería era dinero tiene en realidad como objetivo a don Juan Carlos”.

Fotos de Olghina de Robilant y don Juan Carlos en la revista 'Tiempo'.
Fotos de Olghina de Robilant y don Juan Carlos en la revista 'Tiempo'.

La condesa mandaba un aviso en la revista ‘Tiempo’: “Que quede claro que también yo estoy dispuesta a saltar por los aires con esta bomba de cartas si ello sirviera para salvar a don Juan Carlos, por quien continúo sintiendo cada vez mayor estima”.

Para la condesa, la figura de don Juan Carlos sale muy bien parada: “Juanito se reconocía como persona pública desde los dieciséis años. Era enamoradizo como todo español, infiel como requiere la tradición de este país y soñador como todos”.

Olghina se vio involucrada en un asunto feo en Italia en aquellos años: “Después del escándalo de Rugantino (un local de copas en Roma), todos me dieron la espalda a excepción de dos personas: el rey Humberto de Saboya y Juanito, que en aquella ocasión fue muy dulce y comprensivo”.

[LEA MÁS: La curiosa historia de la mansión de Corinna investigada por la Fiscalía suiza]

La aristócrata fue madre soltera con 25 años. En aquellos años quisieron relacionar esa maternidad con don Juan Carlos. En 1988 fue muy clara: “No quiero revelar el nombre del padre, un romano casado y con hijos, pero ante aquellos que lancen insinuaciones, él no se demoraría en reivindicar públicamente la paternidad de su hija”.

Tres décadas después, Olghina de Robilant es la cara noble de los amores del rey don Juan Carlos. Corinna Larsen, el mundo oscuro.

Palacio Real Rey Don Juan Carlos
El redactor recomienda