La victoria de Delphine Boël, hija ilegítima del rey Alberto: ya es princesa de Bélgica
  1. Casas Reales
CONSIGUE TÍTULO Y APELLIDO

La victoria de Delphine Boël, hija ilegítima del rey Alberto: ya es princesa de Bélgica

La vista, celebrada el pasado 10 de septiembre, ya tiene un veredicto: tanto la artista como sus hijos son príncipes de Bélgica por ser descendientes del rey Alberto

placeholder Foto: Delphine Boël, en la vista del pasado 10 de septiembre. (EFE)
Delphine Boël, en la vista del pasado 10 de septiembre. (EFE)

Delphine Boël, hija ilegítima -pero reconocida- del rey Alberto de Bélgica, ya se puede hacer llamar princesa. Es una victoria más, quizá la más importante, en la batalla judicial que comenzaba la belga hace años para demostrar quién era su padre. Una batalla que ya vive sus últimos capítulos, con la reciente decisión del Tribunal de Apelación, frente al que la artista se presentaba el pasado 10 de septiembre para reclamar algunos privilegios a los que consideraba que tenía derecho. Y al menos ha conseguido dos de ellos, ya que además de ser desde hoy la princesa Delphine de Bélgica, tiene derecho a utilizar el apellido familiar, Sajonia-Coburgo-Gotha.

Esta vista tenía lugar nueve meses después de que el rey Alberto de Bélgica admitiera que, efectivamente, Delphine Boël era su hija ilegítima. Lo hacía obligado por las circunstancias, ya que el resultado de las pruebas de ADN a las que se tuvo que someter fue claro. Y aunque su hija, fruto de su relación extramatrimonial con Sybille de Selys Longchamps, afirmaba que su lucha judicial no era ni por dinero ni por estatus, hace unos meses cambiaba de opinión y exigía al juez tanto el título de princesa como el apellido, además de los mismos privilegios que sus hermanos, es decir, una paga estatal y una vivienda.

placeholder Delphine Boël, en la vista del pasado 10 de septiembre. (EFE)
Delphine Boël, en la vista del pasado 10 de septiembre. (EFE)

Aunque la sentencia estaba prevista para finales de octubre, parece que los jueces han tenido claro al menos esa parte de las solicitudes de Delphine Boël. Según lo que apuntan varios medios belgas, aún se tienen que estudiar los puntos que afectan tanto a la asignación estatal como a la vivienda, que también pide, ya que considera que tiene el mismo derecho que los que ya se pueden llamar oficialmente sus hermanos, el rey Felipe y los príncipes Astrid y Laurent. Pero aunque tenga que esperar para saber si tendrá asignación y una casa gratuita, la artista se apunta una victoria en toda regla en la lucha judicial, al conseguir no solo el título de princesa para ella y sus dos hijos, sino también el tratamiento de alteza real.

La decisión de los jueces ha sido bastante sorprendente, ya que en su momento, el rey Felipe de Bélgica modificaba la ley en 2015, para que solo los hijos de reyes reinantes y sus nietos pudieran llevar el título de príncipe o princesa, una decisión que, según la Casa Real, se tomó porque la familia empezaba a ampliarse y había que tomar medidas para que no acabaran siendo todos príncipes. Había una posibilidad para que Delphine consiguiera el título, y era que la sentencia se dictara con carácter retroactivo, como así ha sido. Y aunque el rey Alberto aún puede apelar, todo apunta a que la belga mantendrá su título de princesa, aunque sea hija ilegítima y lo haya conseguido en los tribunales.

placeholder Delphine Boël, en otro de los juicios por la demanda de filiación que interpuso al rey Alberto de Bélgica. (EFE)
Delphine Boël, en otro de los juicios por la demanda de filiación que interpuso al rey Alberto de Bélgica. (EFE)
Alberto de Bélgica Rey Felipe de Bélgica
El redactor recomienda