Ataques de ira y alcohol: el lado desconocido del príncipe Guillermo, según el nuevo libro
  1. Casas Reales
'BATTLE OF BROTHERS'

Ataques de ira y alcohol: el lado desconocido del príncipe Guillermo, según el nuevo libro

'Batalla de hermanos', la historia de la relación de Harry y Guillermo escrita por Robert Lacey, cuenta algunos pasajes que tampoco dejan en muy buen lugar al duque de Cambridge

Foto: El príncipe Guillermo, en una imagen de archivo. (EFE)
El príncipe Guillermo, en una imagen de archivo. (EFE)

A falta de nueve días para que salga a la venta, el libro 'Battle of brothers' sigue dando que hablar. Robert Lacey, el autor, hace en sus páginas un retrato pormenorizado de la relación entre los príncipes Guillermo y Harry, desde su infancia hasta ahora, cuando hay una gran brecha abierta entre los dos que se prevé difícil de cerrar. Y aunque en un principio, por lo publicado hasta ahora, podría parecer que el hermano pequeño es el 'malo' de la historia y el mayor es el 'bueno' -quizá la misma imagen que se tiene en Reino Unido en general-, también incluye algunos pasajes que no dejan en muy buen lugar al duque de Cambridge. Más bien todo lo contrario.

Uno de los episodios que Lacey describe con gran detalle es el que protagonizó el príncipe Guillermo en 1995, tras la emisión de la entrevista que concedió Diana de Gales a Martin Bashir en la BBC. Una intervención que se hizo mundialmente conocida, cuando Lady Di admitió que en su matrimonio eran tres -unas palabras difíciles de olvidar- y cómo se había enamorado de James Hewitt. Su hijo mayor se sintió profundamente traicionado, tal y como la propia princesa contó después a personas de su confianza: "Se desató el infierno. Estaba furioso... Que había hablado mal de su padre, que había mencionado a Hewitt... Él comenzó a gritar y llorar, y cuando ella trató de abrazarlo, él la apartó de un empujón. Al día siguiente, William se disculpó con su madre por su mal genio y le regaló un ramo de flores. Pero Diana sintió que se había hecho un daño irreparable".

El propio autor remata su relato con unas palabras que desvelan un aspecto del príncipe Guillermo desconocido hasta ahora y bastante sorprendente, ya que no se corresponde en absoluto con su imagen pública: "Había estallado en uno de los notorios ataques de ira que, de vez en cuando, marcarían su adolescencia y su vida adulta".

Lady Di, con Guillermo en brazos. (EFE)
Lady Di, con Guillermo en brazos. (EFE)

Pero Lady Di no fue la única víctima de esos ataques de ira del futuro rey. Cuando se casó con el príncipe Carlos en 2005, Camilla también confesó a su círculo cercano que tenía muy mal genio. La duquesa de Cornualles había sido testigo de algunas escenas un tanto desagradables, tal y como cuenta el autor: "Según ella, las disputas habían sido estremecedoras, con Guillermo gritando y Carlos sometiéndose dócilmente. En el reino de Guillermo, todo tenía que ser perfecto. Si su padre no lograba estar a la altura de la visión de su hijo, soltaba su furia".

Una de las anécdotas que pueden ser una prueba de la intransigencia del duque de Cambridge con su padre es, además, relativamente reciente. En 2017, Guillermo asistía a la proyección del documental de la ITV 'Diana, our mother', con motivo del 20º aniversario de su fallecimiento. A pesar de que los asesores de relaciones públicas le rogaron que tuviera algún gesto conciliador con el príncipe Carlos sobre su papel de padre ante los periodistas, él se negó rotundamente, sin disimular que cuestiona mucho el trabajo familiar que el hijo mayor de Isabel II ha hecho con los dos hermanos durantes estos años, en ausencia de Diana.

El príncipe Carlos, bromeando con su hijo. (Reuters)
El príncipe Carlos, bromeando con su hijo. (Reuters)

Claro que esos ataques de ira no son los únicos episodios en los que se retrata a Guillermo como una persona muy diferente a la imagen que se da de él. El autor le responsabiliza directamente de la mala vida que ha llevado el príncipe Harry en cuanto a consumo de drogas y alcohol, incluso del incidente que protagonizó con el uniforme nazi. No solo porque le 'introdujo' en ese ambiente nocturno del que él ya disfrutaba, y mucho, con sus amigos, sino porque Guillermo le abandonó y se tomó un año sabático cuando su hermano pequeño estaba peor.

Y lo curioso es que esta afición, compartida por ambos según el autor, ha sido muy pregonada por los medios británicos con respecto al duque de Sussex, pero no se ha hablado prácticamente nunca del duque de Cambridge, que siempre ha parecido perfecto a ojos del público.

Guillermo y Harry, en una imagen de archivo. (Getty)
Guillermo y Harry, en una imagen de archivo. (Getty)
Príncipe Guillermo Diana de Gales Príncipe Harry Príncipe Carlos de Inglaterra Camilla Parker Bowles
El redactor recomienda