Corinna Larsen: "El rey Juan Carlos vino a verme por última vez con un micro oculto"
  1. Casas Reales
EL RELATO DE CORINNA

Corinna Larsen: "El rey Juan Carlos vino a verme por última vez con un micro oculto"

La tercera entrega de la entrevista que ha concedido Corinna Larsen a 'Ok Diario' parece sacaba del guion de una película de acción y espionaje

Foto: Corinna Larsen, en una imagen de archivo. (Cordon Press)
Corinna Larsen, en una imagen de archivo. (Cordon Press)

Este miércoles se ha publicado por fin la tercera y última parte de la entrevista que Corinna concedía a 'Ok Diario' hace unos días en Londres. Una tercera entrega en la que hace un relato que bien podría estar sacado de cualquier película de espías: sicarios, amenazas, notas atemorizadoras, disparos y un rey Juan Carlos reconvertido en un James Bond improvisado y mucho menos eficaz que 007. La alemana cuenta cómo desde el accidente que sufría el emérito en Botsuana ha padecido una campaña de acoso por la que no se siente segura, afirmando que, hoy en día, sigue temiendo por su vida.

Y, como en otras ocasiones, hay un nombre propio que protagoniza casi todas las preguntas de esta tercera entrega. Se trata de Félix Sanz Roldán, exjefe del Estado Mayor de la Defensa y exdirector del CNI. Un hombre que durante estos años, según ella, ha encabezado esa campaña de acoso, que empezaba de dos formas: por un lado, dejándole claro directamente que no debía hablar con ningún medio de comunicación, o de lo contrario no podría garantizar ni su seguridad ni la de sus hijos; por otro, inventándose que Corinna tenía información comprometedora para que le autorizaran a llevar a cabo esa campaña: "Sanz Roldán es sin duda responsable en la destrucción de esa relación. Pero creo que destruir esa relación era su misión porque no me veía bien, y pienso que probablemente no era el único".

El rey Juan Carlos y Corinna. (EFE)
El rey Juan Carlos y Corinna. (EFE)

La alemana ratifica lo que ya había contado a otros medios europeos: cómo un grupo de sicarios había entrado en su apartamento de Mónaco para buscar esos supuestos documentos, cómo se había encontrado un libro sobre Diana de Gales, a lo que siguió una llamada con unas inquietantes palabras: "Hay muchos túneles entre Mónaco y Niza", en referencia a la trágica muerte de Lady Di. Y asegura que durante el confinamiento llegaron a disparar a las cámaras de seguridad y las ventanas de su residencia campestre en Reino Unido: "Sí, temo por mi vida. Pero por suerte vivimos en un país en el que se toman muy en serio infracciones así, así que tengo el consuelo de que esto no ocurrirá en el Reino Unido".

Foto:   Corinna zu Sayn-Wittgenstein. (Getty)

Corinna tiene aún tiempo para describir cómo fue su última cita con el rey Juan Carlos, en marzo de 2019, muchos años después de que la relación hubiera terminado y cuando la alemana empezaba a asomar la patita en algunos medios. Aunque no tenía la misma presencia que ahora, ya se notaba en ese momento que no iba a tardar en hablar, por lo que no dudó cuando el rey Juan Carlos le dijo que debían verse y que la visitaría en su casa de Londres.

Lo que Corinna pensaba que era una visita de cortesía para intentar solucionar la situación de acoso que estaba viviendo se convirtió una escena un tanto surrealista: "El Rey llevaba un pin en la solapa, como una bandera de España, y se comportaba de forma muy rara [...]. De pronto me preocupó de veras que el general podía estar usando al exrey de España como espía. Había venido a Londres con un micrófono oculto, como todos los demás, para tender una trampa a su exnovia. Pienso que a Juan Carlos no se le daba nada bien jugar a ser 007 porque fue simplemente una situación embarazosa y nos quedamos atónitos de adonde habían llegado las cosas".

Aunque el retrato que hace Corinna de don Juan Carlos no es precisamente favorable, sí tiene algunas palabras buenas para él: "En un día normal creo que siempre lo recuerdo sumamente relajado y muy divertido fuera de los confines del protocolo palaciego. Un muy buen sentido del humor, muy deportista y muy llano". Además de generoso. Aunque no lo dice así, es lo que se deduce de la donación de 65 millones de euros que le transfirió hace unos años y lo dadivoso que era con su hijo, Alexander, al que trataba como a su propio vástago. No solo parte de los 65 millones de euros eran para asegurar su futuro sino que, tal como cuenta, siguió visitando al chico después de que acabara la relación y todas las navidades le enviaba un carísimo regalo, normalmente un reloj suizo de alta gama, a los que el propio Rey emérito es tan aficionado.

Corinna Larsen, en una imagen de archivo. (Getty)
Corinna Larsen, en una imagen de archivo. (Getty)

Corinna zu Sayn-Wittgenstein Rey Don Juan Carlos
El redactor recomienda