Otro golpe para Isabel II: la muerte que ha sumido a la reina en una gran tristeza
  1. Casas Reales
FAMILIA REAL BRITÁNICA

Otro golpe para Isabel II: la muerte que ha sumido a la reina en una gran tristeza

Un mes después de la muerte del duque de Edimburgo, la reina llora otra triste pérdida: la de uno de sus cachorros

Foto: La reina Isabel, con sus perros en una foto con motivo de su 90º cumpleaños. (Cordon Press)
La reina Isabel, con sus perros en una foto con motivo de su 90º cumpleaños. (Cordon Press)

“Devastada”, así se encuentra la reina Isabel II según fuentes de palacio tras el último disgusto al que se ha tenido que enfrentar. Fergus, uno de los cachorros que el príncipe Andrés le regaló cuando su marido fue hospitalizado, ha muerto. Parece que fue el pasado fin de semana cuando se produjo el fatal desenlace, que ha golpeado duramente el ya débil estado anímico de la soberana.

Y es que, además de su familia, sus perros se han convertido en su mejor refugio para mitigar la tristeza. Lo fueron mientras el duque estaba ingresado y lo son más aún ahora que ha fallecido. De hecho, uno de los mayores placeres de la reina es pasear junto a sus fieles compañeros por los jardines del castillo de Windsor, donde se ha instalado para pasar el duelo. La muerte de este perrito llega un mes después del fallecimiento del duque de Edimburgo. Ha sido repentina y por el momento no han trascendido las causas que la han provocado.

Fergus (el nombre se lo puso en honor a su tío materno, Fergus Bowes-Lyon) era muy especial para ella, no solo por el momento en que llegó a su vida, sino porque venía a reemplazar a otro de sus favoritos, Vulcan, al que había tenido que despedir en octubre. Pese a todo, su familia perruna aún es amplia; tiene a Muick, otro de los cachorros que el príncipe Andrés le regaló, y otros ejemplares más de corgi y dorgi, sus razas preferidas. Con ellos seguirá dando largas caminatas buscando un poco de paz y tranquilidad en tiempos especialmente oscuros y convulsos para ella.

placeholder La reina Isabel, en 1936 con sus perros. (CP)
La reina Isabel, en 1936 con sus perros. (CP)

Aunque lo cierto es que algunos miembros de la familia no se lo ponen nada fácil. Nos referimos, cómo no, al príncipe Harry, cuyas últimas declaraciones desde Estados Unidos han vuelto a disgustar profundamente a la soberana. El hijo menor de Carlos de Gales insiste en alejarse cada vez más de la institución lanzando perlas como que pertenecer a ella es “una mezcla entre protagonizar el Show de Truman y vivir en un zoológico”. Y añade: “¿De verdad esa iba a ser mi vida? ¿Sonreír y aguantar lo que me echen? Cuando tenía poco más de 20 años ya sabía que no quería estar en esa posición. No quería hacer eso. Sobre todo siendo consciente del daño que aquella presión hizo a mi madre. ¿Cómo iba a asentarme y a tener una esposa y una familia sabiendo que la historia volvería a repetirse”.

También ha arremetido duramente contra su padre echándole en cara su falta de cariño y asegurando que le ha tratado “como le trataron a él” y que quiere salir de ese “círculo del dolor”. Esta es, sin duda, una crítica encubierta a la reina y a la manera en la que ejerció su papel de madre. Algo sorprendente teniendo en cuenta la estrecha relación que él siempre ha tenido con su abuela.

placeholder Los duques de Sussex, junto a la reina. (Reuters)
Los duques de Sussex, junto a la reina. (Reuters)

Sus últimas declaraciones han sorprendido, y mucho, a la familia real, que no entiende cómo Harry ha podido hacerle esto a Isabel II en un momento tan complicado para ella, cuando la muerte de su marido está tan reciente. Lo consideran cruel e irrespetuoso, y parece que si el joven continúa en esta dinámica sus actos acabarán teniendo consecuencias. Son muchos los que creen que la reina debería retirar definitivamente todos y cada uno de los títulos que todavía ostentan Harry y su esposa. Sin embargo, expertos reales señalan que es muy difícil que les despoje, por ejemplo, del ducado de Sussex, pues fue un regalo de boda y “solo lo haría como último recurso”.

Isabel II
El redactor recomienda