Es noticia
Menú
Los duques de Calabria, los royals presentes en la boda de Carlos Fitz-James Stuart y Belén Corsini
  1. Casas Reales
PEDRO DE BORBÓN-DOS SICILIAS Y SU MUJER

Los duques de Calabria, los royals presentes en la boda de Carlos Fitz-James Stuart y Belén Corsini

Aunque la reina Sofía no acudió al enlace celebrado también en Liria, ni tampoco nadie de la familia real española, sí que contó con la presencia de dos personas muy cercanas a los Borbón

Foto: Los duques de Calabria posan con los novios y los padres de estos. (Foto: Alejandra Ortiz)
Los duques de Calabria posan con los novios y los padres de estos. (Foto: Alejandra Ortiz)

La boda de Fernando Fitz-James Stuart con Sofía Palazuelo, que se celebró el 6 de octubre de 2018 en el palacio de Liria de Madrid, contó con la presencia de la reina Sofía. Con un vestido verde y la mejor de sus sonrisas, la emérita no quiso perderse el enlace del actual duque de Huéscar y futuro duque de Alba, el título nobiliario con mayor reconocimiento de nuestro país, al igual que otros miembros de la realeza como Ana de Francia o Simeón y Margarita de Bulgaria, que no faltaron a la boda. Las nupcias de este sábado, las de Carlos Fitz-James Stuart y Belén Corsini, eran algo menos importantes a nivel aristocrático, pero igualmente contaron con presencia real.

Aunque la reina Sofía no acudió al enlace celebrado también en Liria, ni tampoco nadie de la familia real española, sí que contó con la presencia de dos personas muy cercanas a los Borbón. Hablamos del príncipe Pedro de Borbón-Dos Sicilias, primo segundo de Felipe VI, y su mujer, Sofía Landaluce. Los condes de Calabria pusieron el toque royal a una boda llena de romanticismo en la que la novia brilló con un vestido de Navascués de corte imperio, realizado en georgette de seda natural que presenta mangas abullonadas en la parte de arriba y algo más entalladas hasta el codo, y una cola independiente en tul de plumeti bordado con flores en tono rosa.

placeholder La duquesa de Calabria, junto al novio y el duque de Alba. (Foto: Alejandra Ortiz)
La duquesa de Calabria, junto al novio y el duque de Alba. (Foto: Alejandra Ortiz)

Al ser los invitados con más rango por tener el título de príncipes, Pedro y Sofía posaron en las fotos oficiales junto a los padres de los novios. La duquesa de Calabria eligió para la ocasión un vestido palabra de honor en blanco con estampado de rayas horizontales, un diseño con falda con microvolantes hasta los tobillos que combinó con una chaqueta blanca de manga francesa, con lazo en el centro, y un tocado con los colores del vestido y rejilla incluida.

Pedro de Borbón-Dos Sicilias es el tercero de los cinco hijos del difunto infante Carlos, primo y uno de los mejores amigos de don Juan Carlos, y de Ana de Francia, y único varón. Grande de España, Pedro fue duque de Noto hasta la muerte de su padre en 2015, título que ahora lleva el mayor de sus siete hijos, Jaime, quien en otoño protagonizará una nueva boda real con su prometida, la británica Charlotte Lindesay-Bethune. Desde el fallecimiento de su progenitor, Pedro es duque de Calabria y jefe de la Casa de las Dos Sicilias, que disputa sus aspiraciones al trono con el duque de Castro, Carlos de Borbón-Dos Sicilias.

Ingeniero de montes, Pedro fue protagonista de una dramática historia de amor con su actual mujer, Sofía Landaluce. El entonces joven Pedro sufrió el miedo de muchos nobles: vivir una disputa con un padre contrariado que no aceptaría los sentimientos amorosos de su hijo por una mujer que no se ajustaba a las estrictas normas dinásticas. Toda la familia esperaba que el único varón se casase con una princesa, así que Pedro optó por ocultar su amor por Sofía y vivir un romance a escondidas.

placeholder Los duques de Calabria. (EFE)
Los duques de Calabria. (EFE)

Cuando se destapó la 'afrenta' del hijo, la negativa de don Carlos de Borbón a la hora de aceptar el romance de su vástago hizo que este huyese con su novia a la finca La Toledana, una propiedad familiar en la que el padre de ella, Manuel Landaluce, explotaba algunas de las propiedades de los Calabria. Precisamente fue ese hecho el que hizo que ambos se conociesen y se enamorasen. En La Toledana montaron una piscifactoría y procuraron pasar lo más desapercibidos posible. El idílico lugar hizo las veces de búnker para Pedro y su novia, que en 1993 trajeron al mundo a Jaime.

Fue ese niño el que acabó uniendo a las dos familias y reblandeció el corazón del abuelo duque, que tras las visitas del nieto acabó consintiendo que su hijo Pedro se casase con el amor de su vida. Con honores y todo el boato posible, la boda se celebró finalmente el 30 de marzo de 2001 en la Capilla del Real Club Puerta de Hierro, cuando la pareja ya llevaba nueve años de relación. Veinte años después de ese enlace, Pedro y Sofía forman uno de los matrimonios más estables de la realeza, felices con sus siete hijos y con una vida muy discreta.

La boda de Fernando Fitz-James Stuart con Sofía Palazuelo, que se celebró el 6 de octubre de 2018 en el palacio de Liria de Madrid, contó con la presencia de la reina Sofía. Con un vestido verde y la mejor de sus sonrisas, la emérita no quiso perderse el enlace del actual duque de Huéscar y futuro duque de Alba, el título nobiliario con mayor reconocimiento de nuestro país, al igual que otros miembros de la realeza como Ana de Francia o Simeón y Margarita de Bulgaria, que no faltaron a la boda. Las nupcias de este sábado, las de Carlos Fitz-James Stuart y Belén Corsini, eran algo menos importantes a nivel aristocrático, pero igualmente contaron con presencia real.

Sofía Palazuelo
El redactor recomienda