Una única enmienda para la Casa Real
  1. Casas Reales
OPINIÓN

Una única enmienda para la Casa Real

A estas alturas de la expatriación del emérito, ni los ortodoxos del relato de su libre voluntad niegan que fue empujado a marcharse por la pinza ejercida por Moncloa y Zarzuela, por ese orden

placeholder Foto: El rey Juan Carlos. (EC Diseño)
El rey Juan Carlos. (EC Diseño)

Siempre me resisto a tomar demasiado en serio las encuestas, pero esta vez, con la elaborada por el instituto IMOP para Vanitatis, me he quedado enganchada a un dato sorprendente, no ya por su contenido, sino por su inédita unanimidad. Se dirá que el Rey y su familia salen bastante bien parados en una valoración favorable, sí, desde luego, pero ponderada y estratificada en función de los idearios y las edades. Lo que no se puede negar es que la gran mayoría de los españoles -si esta ha de ser la extrapolación demoscópica-, altos y bajos, rubios y morenos, sufridos asalariados y alegres rentistas, devotos monárquicos y republicanos irredentos, jubilados conservadores y estudiantes progresistas, incluida la masa más indiferente, cree que el rey Juan Carlos debe volver a España.

Las motivaciones son variadas y hasta contradictorias, claro. Unos, sus máximos detractores, compraron desde el principio la mercancía de que había huido de sus responsabilidades; otros, sus pretendidos valedores, se identifican con los propios deseos del ex monarca y abogan por su justificación histórica; muchos, probablemente, se limitan a tomar nota de una palmaria anomalía institucional.

Se trata en realidad de la única enmienda que los encuestados dirigen, aunque de manera tácita, a la Casa Real. A estas alturas de la expatriación del emérito, ni los ortodoxos del relato de su libre voluntad niegan que fue empujado a marcharse por la pinza ejercida desde Moncloa y Zarzuela -por ese orden-. Una pinza altamente conveniente y muy tardía en lo que se refiere a su salida de la residencia del jefe del Estado, rumbo a cualquier punto público o privado del territorio español, pero de la que el muy desacreditado Rey padre salió disparado demasiado lejos -esto sí, por elección propia- y a muy riesgo político y biológico de no volver.

Pero una cosa es que la opinión pública sancione un error, y otra, que pida saldarlo. Y de ahí la sorpresa. A nadie se le escapa que la vuelta de don Juan Carlos representaría ahora un problema institucional, político, judicial y hasta logístico, mayor que hace un año. Por supuesto, para el Ejecutivo, que acaba de involucrar a la Corona en el pretendido y polémico proceso de normalización con la Cataluña republicana. Pero también para Felipe VI, cuyos propios esfuerzos como máximo valedor constitucional se verían ensombrecidos por el foco que el regreso traería sobre las presuntas corruptelas de su padre, el mayor lastre de su reinado según la propia encuesta.

Y es que la opinión puede estar en lo cierto… o no. No hay más que reparar en la contradicción que representan otros datos de la encuesta. Por un lado, la elevada valoración de la Princesa de Asturias, gracias a que ha estrenado y ampliado agenda. Sin embargo, una mayoría no cree necesario que esta continúe reforzándose hasta la mayoría de edad. Claro que, bien pensado, tampoco le haría falta a doña Leonor venir desde Gales todos los fines de semana. Podría aprender de su abuela, la ‘reina verde’, recogiendo basuras, que con una o dos fotos en un año es capaz de disputar la popularidad a su propio hijo. Un país singular.

FICHA TÉCNICA

- Instituto responsable de la investigación: IMOP Insights, S.A.
IMOP Insights se acoge al código internacional CCI-ESOMAR para la práctica de la investigación social y de mercados

- Universo: población de 18 y más años residente en la Península, Baleares o Canarias.

-Técnica de entrevista: Mixta, 50% telefónica a través de CATI, 50% CAWI a través del panel online de EMOP.

- Tamaño muestral: 1.009 entrevistas (501 telefónicas y 508 online).

- Margen de error de muestreo: para p=q=50%, un nivel de significación del 95% y, en el supuesto de un muestreo aleatorio simple, el error máximo de los datos es de ±3,1 puntos porcentuales.

- Fechas de campo: del 1 al 8 de junio de 2021.

- Equilibraje: con el fin de minimizar posibles desajustes de campo y adecuar los datos al universo, el fichero de datos se ha sometido a un equilibraje a partir de las siguientes matrices: sexo x edad, tamaño de municipio x CCAA, tipo de telefonía y acceso a internet.

 

Encuesta Monarquía
El redactor recomienda