Marie de Liechtenstein: la familia pidió que no se filmara a los asistentes en su funeral
  1. Casas Reales
DÍAS DE LUTO

Marie de Liechtenstein: la familia pidió que no se filmara a los asistentes en su funeral

Aunque la ceremonia fue retransmitida por la televisión pública del país, se evitaron los planos de los asistentes

placeholder Foto: Imagen final de la retransmisión del funeral de Marie de Liechtenstein. (Landeskanal.li)
Imagen final de la retransmisión del funeral de Marie de Liechtenstein. (Landeskanal.li)

Los principales diarios de Liechtenstein llevaban ayer en sus portadas la emisión en directo de su funeral de Estado. Ha sido una gran pérdida para el país la muerte de Marie de Liechtenstein, que deja sobre todo una huella indeleble por su compromiso social, que se recordaba en las redes sociales. Y ella se fue como llegó al pequeño país centroeuropeo, con enorme discreción.

La esposa del príncipe Hans Adam, soberano del pequeño principado, recibió, como decimos, un último adiós con honores, por ser la consorte del jefe del Estado y Alteza Serenísima. Fue un formato más reducido del que se habría elegido si las circunstancias hubieran sido otras, por las medidas preventivas a consecuencia del coronavirus. Sin embargo, estuvo igualmente cargado de gran emotividad, sobre todo cuando 7 de sus 15 nietos tomaron la palabra en la ceremonia para despedirla. Fue entonces cuando estuvieron los sentimientos más a flor de piel y, seguramente, lo que más habría apreciado ella. Y como dijo el príncipe Alfons, “dedicó su vida a la familia, que siempre ha sido una fuente de alegría para ella”.

Recordemos que la princesa, que falleció el pasado sábado tras sufrir un infarto cerebra​l, fue trasladada desde Grabs (Suiza) a Liechtenstein el martes, y sus restos fueron llevados al palacio de Vaduz, donde la familia la estuvo velando. Era el pasado jueves cuando el cuerpo de Marie llegaba a la catedral de la capital, en la que tuvo lugar el sepelio, que empezaba con gran puntualidad las 14:00 horas de este sábado 28 de agosto y que teminaba una hora y media hora después, momento en el que finalizaba la señal en streaming facilitada por la televisión pública de Liechtenstein.

placeholder Un momento de la ceremonia. (Landeskanal.li)
Un momento de la ceremonia. (Landeskanal.li)

Por razones de seguridad, el Gobierno de Liechtenstein había decidido no hacer público del listado de las personas que iban a asistir al funeral, que ha estado marcado por la presencia de miembros de distinrtas personalidades de Casas Reales europeas y líderes políticos. Entre ellos, la reina Sofía, como anunció ayer en su agenda semanal la Casa Real. Apenas pudimos ver un plano de espaldas de la madre de Felipe VI, pero había una razón: las directrices por parte de la familia real de Liechtenstein de que no se filmara a los invitados al funeral. Lo que sí sabemos es que las tres primeras filas de la derecha del templo estaban destinadas a sus familiares y al otro lado, en los bancos, estaban los royals y autoridades locales de diversos países.

La llegada al templo de su marido

El servicio religioso fue oficiado por el arzobispo Wolfgang Haas, arropado por el coro de la iglesia Vaduz y la Vaduz Harmoniemusik. Asimismo, el féretro de la princesa Marie estaba envuelto en la bandera de la Casa de Liechtenstein, que es usado por sus miembros, y son los mismos colores que observamos en los arreglos florales. La gran corona roja era de su marido, el príncipe Hans Adam, quien llegó al templo acompañado por su primogénito y heredero, el príncipe Alois.

Desde que el pasado 22 de agosto se decretaron siete días de duelo, y los edificios públicos del principado lucirán los colores de la bandera del país y de la bandera de la Casa Real. En esta jornada del funeral se extremaron las medidas de seguridad y por eso se cortó el tráfico del centro de la ciudad hasta las seis de la tarde, cuando ya se había podido desplegar toda la logística para poner punto y final a un día de enormes emociones para la familia.

Tras una hora y media aproximadamente de funeral, el féretro hacía su salida, a hombros del cuerpo de bomberos, hacia su destino final, la cripta del templo, el momento más duro para todos.

placeholder El final del funeral. (Landeskanal.li)
El final del funeral. (Landeskanal.li)

Respecto a la biografía de la princesa, queremos ahora echar la vista atrás y subrayar los hechos más importantes que la jalonaron. Marie Agláe Bonaventura Theresia, nombre completo de la princesa, nació el 14 de abril de 1940 en Praga. Fue la cuarta de los siete hijos del conde Ferdinand Carl Kinsky von Wchinitz und Tettau y su mujer, la condesa Henriette von Ledebur-Wicheln.

La familia se vio forzada a abandonar Checoslovaquia en 1945 y se estableció en Alemania. Tras realizar sus estudios en su país de adopción, Marie se marchó al Reino Unido con el propósito de mejorar su inglés y posteriormente se vinculó a la Academia de Artes Aplicadas de la Universidad de Múnich, donde se graduó. Más tarde, la princesa se estableció en París, de nuevo con el fin de perfeccionar su nivel de francés, y después trabajó como diseñadora industrial en una imprenta de Dachau, antes de que se cruzara en su camino el que ha sido el amor de su vida y del que se despedía este sábado.

placeholder Hans Adam II y Marie de Liechtenstein, en una imagen de archivo. (EFE)
Hans Adam II y Marie de Liechtenstein, en una imagen de archivo. (EFE)

Marie se comprometió en 1965 con el príncipe Hans Adam, quien además era su primo: ambos descienden de Ferdinand Kinsky von Wchinitz und Tettau y la princesa Maria Josepha de Liechtenstein. La boda se celebró el 30 de julio de 1967 en la iglesia parroquial de San Florián, en Vaduz, la capital de Liechtenstein. Al enlace acudieron numerosos miembros de la realeza, como la reina Sofía de España, que no ha faltado a su despedida, la princesa Irene, Ana María de Grecia, los duques de Wurtemberg, el archiduque Otto de Austria y el duque de Braganza, entre otros.

4 hijos y 15 nietos

De este matrimonio nacieron sus cuatro hijos, el príncipe heredero Luis (11 de junio de 1968, casado con la princesa consorte Sophie), el príncipe Maximiliano (16 de mayo de 1969), el príncipe Constantine (15 de marzo de 1972) y la princesa Tatiana (10 de abril de 1973). Tenía 15 nietos que, de los cuales, como ya hemos dicho, 7 intervinieron en la ceremonia para recordar a su abuela.

El 13 de noviembre de 1989, su marido llegó al trono de Liechtenstein tras la muerte de su padre, el príncipe Francisco José II, lo que la convertía a ella en la princesa consorte de este pequeño principado de habla alemana, ubicado entre Austria y Suiza. El 15 de agosto de 2004, la pareja decidió dar un paso atrás. Aunque mantuvo el título de 'príncipe soberano', Hans Adam II consideró que había llegado el momento de dejar la regencia del país a su hijo mayor, Alois, a quien vimos este sábado apoyando a su padre a la llegada al templo.

placeholder Alois de Liechtenstein, en la ONU. (Reuters)
Alois de Liechtenstein, en la ONU. (Reuters)

Reina Sofía
El redactor recomienda