Logo El Confidencial
una noche de pocas anécdotas

De las muletas de Jodie Foster a la pillada de Jennifer Lawrence: lo que más nos gustó de los Oscar

Aunque la nostalgia reinó en el ambiente, Jimmy Kimmell estuvo más controlado que de costumbre y apenas hubo chascarrillos divertidos. Esto fue lo que más apreciamos de la 90 edición de los premios

Foto: Jodie Foster y Jennifer Lawrence durante la ceremonia. (Gtres)
Jodie Foster y Jennifer Lawrence durante la ceremonia. (Gtres)

Fue una noche para todos los gustos. La nostalgia que despertaba el 90 aniversario de los Oscar de Hollywood llevó al escenario, en la gala de este año, escenas de remembranza que protagonizaron estrellas de relumbrón (e importancia histórica) como Eva Marie Saint o Christopher Walken.

“Soy más mayor que la Academia”, dijo la protagonista de 'Con la muerte en los talones' en una noche en la que no solo mandó el recuerdo sino el feminismo. Era bastante previsible y se materializó en varios discursos como el de Frances McDormand, que hizo que todas las mujeres nominadas se pusieran en pie.

Ese mismo feminismo y esa denuncia al acoso, que llevó a Kimmell a mencionar los desbarajustes de Harvey Weinstein en un tono inesperadamente solemne, también privó a Casey Affleck de entregar el Oscar que le correspondía entregar, el de mejor actriz. Bien sabido es que el ganador del premio interpretativo del año anterior (en este caso por 'Manchester frente al mar') suele entregar el galardón a la ganadora del sexo opuesto. También es vox populi que Affleck ha sido acusado de acoso sexual en repetidas ocasiones y que su presencia habría resultado bastante incómoda. Esos detalles llevaron a la Academia a inventarse una pareja de presentadoras para el premio a la mejor intérprete femenina: Jodie Foster y Jennifer Lawrence.

La primera apareció en muletas y, haciendo un nuevo chiste, achacó su cojera a Meryl Streep. Para cuando llegó ese momento de la noche, JLaw ya se había convertido en la protagonista involuntaria de numerosos memes. ¿El motivo? La foto de su pierna alzada por encima de los asientos, en mitad de la platea, con un copa en la mano. Fue, indudablemente, una de las grandes imágenes de la noche junto a aquella otra que tuvo especial importancia para los españoles. Se trata de la instantánea del director y guionista Jordan Peele ('Déjame salir') y su esposa. Desde que ambos fueron comparados con Jorge Javier Vázquez y Paz Padilla en Twitter no hubo un solo usuario que no hablase del dichoso parecido y no hiciese alusión a la imagen de marras.

La ceremonia también nos sirvió para comprobar lo mal que cantaba Gael García Bernal, que se entonó con la vencedora 'Remember me', de 'Coco', y demostró que las artes canoras no son precisamente las suyas. Más allá de la poca chicha divertida (dejamos de lado, por su obviedad, esa visita fugaz de las estrellas al vecino Chinese Theatre para sorprender a los espectadores que en ese momento veían una película), hubo momentos muy emotivos. Uno de los que se pueden catalogar como tal, sin duda, fue el de la salida al escenario de Daniela Vega, la primera actriz trans que presentó un Oscar. La película que protagoniza, 'Una mujer fantástica', fue la receptora del Oscar a la mejor película extranjera y supuso uno de los grandes ejemplos de la diversidad de los galardones.

[Rizos, escotes y labios rojos: las más guapas de la velada]

Por eso la Academia premió a una película que incluía a una muda, a una extraña criatura, un anciano gay y una negra en la América de los años 60. 'La forma del agua' demostró su fuerza frente a supuestas favoritas como 'Déjame salir' o 'Tres anuncios en las afueras'. Y, nuevamente, el cine que viene ganando en los últimos años, el más arriesgado, volvió a demostrar, como Jennifer Lawrence o Frances McDormand, que algo nuevo está pasando en Hollywood.

Celebrities

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios