Anne Douglas: la mano que meció la herencia de Kirk Douglas
  1. Celebrities
LEYENDAS DEL CINE

Anne Douglas: la mano que meció la herencia de Kirk Douglas

Cuando murió el actor hace un año, el mundo quedó en shock al saber que dejaba toda su herencia a las causas filantrópicas y apartaba, entre otros, a su hijo Michael

placeholder Foto: Anne Douglas y Kirk Douglas. (Getty)
Anne Douglas y Kirk Douglas. (Getty)

En 1952, Anne Buydens y Kirk Douglas se conocieron durante la filmación de ‘Acto de amor’ en París. Ella, nacida en Hannover, Alemania, en 1919, y emigrada a Bélgica, trabajaba de asistenta de rodaje en la capital francesa en ese momento. Él, que no dejaba títere con cabeza, la invitó a su caravana, que los miembros del equipo habían apodado 'la leonera'.

Foto: Michael Douglas, junto a Lola Flores y El Pescaílla. (EFE)

Anne rechazó su oferta sentimental (le dijo que prefería “hacerse unos huevos revueltos en casa” que ir a cenar a un restaurante de lujo con él y sus amigos), pero al dar el último claquetazo sí cedió a su insistencia de llevársela a Hollywood como publicista, lo cual acabó siendo el anzuelo para enamorarla y casarse en 1954. Pero cuál fue la sorpresa de Anne al darse cuenta de que el protagonista de ‘El ídolo de barro’, tras su fulgor de estrella de Hollywood, escondía unas finanzas al borde de la quiebra. “¡¿Estaba saliendo con un hombre pobre?!”, fue su pensamiento, según confesaría años más tarde al ‘USA Today’. Así que, en cuanto se casaron, le hizo despedir a su mánager y ella, ya como Anne Douglas, empezó a poner orden en las cuentas del actor, empezando por una boda muy económica en Las Vegas entre toma y toma de '20.000 leguas de viaje submarino'.

placeholder Michael Douglas, con su padre. (Reuters)
Michael Douglas, con su padre. (Reuters)

Saltamos ahora a 2020, casi setenta años después. Cuando murió Kirk Douglas hace un año, el mundo quedó en shock al saber que dejaba toda su herencia a las causas filantrópicas y apartaba, entre otros, a su hijo Michael. Mirando más profundamente, también llamó la atención que Douglas mantuviera un patrimonio de 61 millones de dólares que repartir entre causas benéficas después de haber hecho apariciones solo esporádicas en el cine en los últimos 40 años de su vida. Detrás de ambas cuestiones estaba ella: Anne Douglas.

Un matrimonio muy longevo

Por alguna razón, Paul Newman y Joanne Woodward se hicieron con el trofeo de la pareja más estable de Hollywood, pero Kirk y Anne les sacaban unas cuantas cabezas de ventaja. Fueron 66 años de matrimonio y los dos superaron la barrera de los 100 años. Kirk murió con 103 y Anne ha fallecido este jueves a los 102. Repasando los caminos de la herencia del actor se puede rastrear también su historia de amor.

Una vez recuperadas las finanzas de Kirk Douglas y con una carrera viento en popa a toda vela, Anne insistió en la importancia de compartir con los más necesitados. Fue así como nació la Douglas Foundation en 1964, cuando no estaba tan de moda entre las celebrities hacer causa humanitaria. Y bajo ese paraguas, construyeron toda su labor filantrópica. Tuvieron dos hijos en común (Eric y Peter), pero alumbraron muchas más causas que vástagos y ellas fueron las que acabaron figurando en el testamento como herederas.

placeholder La pareja, en una foto de archivo. (Getty)
La pareja, en una foto de archivo. (Getty)

Desde la universidad en la que Kirk Douglas cursó sus estudios y fue discriminado por ser judío, Saint Lawrence (donde ahora uno de sus colegios mayores toma el nombre del actor, así como una beca de estudios) a temas que, de una manera u otra, han marcado sus luchas juntos y por separado. Anne, que superó en cáncer de pecho, se convirtió en donadora de honor para el programa de Investigación de Cáncer de Mujeres de la Entertainment Industry Foundation. De igual manera, Kirk, que perdió el habla y la movilidad por un infarto en 1995, acabó siendo miembro de honor de la American Heart Association y la American Stroke Association.

Una tragedia que marcó sus vidas

Pero quizá lo más trágico de su vida en común fue la muerte de su hijo Eric por culpa de una sobredosis accidental en 2004. Curiosamente, desde 1990, su madre se había volcado en el Anne Douglas Center por Homeless Women en Los Ángeles, que estableció 400 centros de acogida con especial énfasis en las labores de desintoxicación. “Si pudiera concedérseme solo un deseo, pediría ser la patrona de los hombres y mujeres sin hogar”, expresaba en su página web.

Foto: Anne Douglas, con su hijo Eric, en su infancia. (Getty)

Dentro de su reparto generoso de las finanzas, también han atendido las causas que les dieron la felicidad: el teatro Kirk Douglas, en Los Ángeles, para apoyar al gremio actoral en sus inicios; el Motion Picture & Television Fund (al que Kirk regaló 15 millones de dólares por su 99 cumpleaños para construir un centro especial para la gente del cine que sufre alzhéimer) o la iniciativa de patios de recreo de calidad que lanzaron en 1997. Porque, a pesar de la mentalidad prusiana para las finanzas de Anne (que contrastaba con su laxitud para las infidelidades del actor), finalmente Kirk también convenció a su esposa de que había que invertir en diversión.

Y así, no fue hasta sus bodas de oro que Kirk se salió con la suya de hacer una gran celebración de su amor. La frugalidad de su boda en los 50 fue compensada y en frente de 300 invitados en su patio de Beverly Hills. Según informaba el ‘New York Times’, Anne seguía queriendo una celebración íntima. “Le dije que sería solo una ceremonia con amigos. Pero no me di cuenta de que tenía tantos”, se justificó Kirk.

Hollywood
El redactor recomienda