John John y Carolyn: los secretos de la boda más icónica (y clandestina) de los 90
  1. Celebrities
25 ANIVERSARIO

John John y Carolyn: los secretos de la boda más icónica (y clandestina) de los 90

Ambos se sentían acosados por la prensa, así que decidieron casarse el 21 de septiembre de 1996, en una ceremonia secreta ante 35 invitados en una isla lejos de Nueva York

Foto: Portada dedicada a la boda de John John Kennedy y Carolyn Bessette.
Portada dedicada a la boda de John John Kennedy y Carolyn Bessette.

Carolyn Bessette solía decir que tenía que salir de casa a las siete de la mañana si quería evitar que le tomaran fotografías. Su relación con John John Kennedy la convirtió en una de las personas más buscadas del planeta, una situación que afectó a todo lo que les rodeaba. Incluso a su boda, convertida en una cita clandestina a la que solo fueron 35 invitados.

Se celebró hace 25 años, el 21 de septiembre de 1996, en una pequeña capilla de Cumberland Island, en el estado de Georgia, a donde los asistentes llegaron tras haber recibido la invitación cinco días antes. No sabían nada, ni dónde era ni siquiera cómo iban a llegar.

placeholder Boceto de su vestido de novia y portada en homenaje a Carolyn Bessette y John Kennedy Jr. (Getty / Cortesía)
Boceto de su vestido de novia y portada en homenaje a Carolyn Bessette y John Kennedy Jr. (Getty / Cortesía)

La boda fue de noche, para evitar que algún fotógrafo pudiera tomar imágenes desde un helicóptero. La capilla, la diminuta First African Baptist Church, se tuvo que iluminar con velas porque no tenía electricidad, lo que hizo del momento algo más especial si cabe. Los novios hicieron firmar contratos de confidencialidad a todos los que trabajaron en el evento, desde camareros hasta cocineros, y ni siquiera el cura que les casó sabía el nombre de los contrayentes hasta minutos antes de celebrarse la ceremonia.

Foto: John John Kennedy besa cariñosamente a su mujer Carolyn. (Getty)

Tanto es así que, hasta la fecha, ninguno de los habitantes de Cumberland Island ha hablado con la prensa sobre la boda. Solo la revista ‘Time’ logró entrevistar a una vecina que contó que se había sentado a las puertas de su casa con unas palomitas, una cerveza y un brick de leche para ver pasar a las celebrities que por allí desfilaron.

Christiane Amanpour y Ted Kennedy

La mayoría de invitados eran familiares de la pareja, quien designó a representantes de cada una de sus familias. Hay que tener en cuenta que los Kennedy eran muchísimos y solo con la asistencia de los primos del novio habrían sido un centenar de personas. Hasta allí, en aviones privados, se desplazaron amigos y familiares como la periodista Christiane Amanpour y el senador Ted Kennedy.

La presión mediática sobre la pareja era muy intensa y John John no soportaba ver cómo Carolyn sufría ante el acoso mediático. Así que decidieron casarse de forma que nadie supiera nada. Fueron ellos mismos quienes imprimieron las invitaciones en una Xerox de un amigo, para que no quedara rastro. Y entregaron unas monedas a los invitados que sirvieron como contraseña para entrar en la ceremonia. Todos llegaron por aire, en jets, y después se desplazaron por tierra en furgonetas que se adentraron en el bosque.

Foto:  John John Kennedy. (Getty)

La fiesta posterior fue en un sencillo hotel que todavía existe, el Greyfield Inn, a unos 25 kilómetros de la costa de Georgia. La isla era propiedad de la adinerada familia Carnagie y John John la conocía porque la había visitado hacía unos años. La pareja no quería que la boda apareciera en prensa y nadie supo que se habían casado hasta después de la ceremonia. Durante estos 25 años, solo se había visto una imagen de la celebración: el momento en el que los novios salían de la capilla.

Narciso Rodriguez

La fotografía es un icono de aquella época y el vestido de la novia marcó tendencia durante años. Diseñado por un casi desconocido entonces Narciso Rodríguez, trabajador de Calvin Klein, donde Bessette fue jefa de publicidad, el traje de blanco satén, de corte camisón, resumía a la perfección el estilo de la pareja y de toda la década de los 90: sencillez y simplicidad.

Sin embargo, en verano de 2019 hubo un cambio que llenó páginas y páginas de los medios estadounidenses. Un amigo de la pareja, Billy Noonan, grabó toda la ceremonia y en junio de ese año el canal TLC emitió las imágenes, cedidas por el propio Noonan. En el documental, titulado ‘JFK Jr. & Carolyn’s Wedding: the lost tapes’ (‘JFK Jr. & Carolyne, las cintas perdidas’), se ve cómo Bessette llevaba también un velo transparente que su ya marido retiró cuando les dieron por casados. Iluminados por las velas, se besan apasionados y sonrientes.

"El hombre más feliz"

La hermana mayor de John John, Caroline, fue la madrina y Anthony Radziwill, primo del novio, el padrino. Los hijos de Caroline fueron quienes llevaron las arras y el anillo, y el ya fallecido tío del novio, el senador Ted Kennedy, dio un discurso. También habló John John, quien dijo: “Carolyn ha cambiado mi vida de una manera que nunca pensé que fuera posible, y me ha hecho esta noche el hombre vivo más feliz”.

Foto: John John Kennedy y Carolyn Bessette, fotografiados en Nueva York en 1999. (Getty)

Los novios bailaron ante unos invitados embelesados por la belleza del momento y de los contrayentes, una de las parejas más admiradas en la historia reciente. La única imagen que se había visto hasta ahora, la citada fotografía, la tomó Denis Reggie, fotógrafo oficial en muchas otras bodas Kennedy, quien describió la ceremonia en la revista ‘Town and Country Magazine’ como un encuentro “sin grandeur". "Fue nada más que lo que fue. La simplicidad, esa fue la belleza”.

El matrimonio Kennedy-Bessette pasó dos semanas de luna de miel en Turquía y a su vuelta, con su apartamento neoyorquino asediado por la prensa, John John bajó para hablar con los periodistas, a quienes suplicó que dieran aire a su mujer. Pero no fue posible. Y juntos decidieron pasar todo su tiempo libre lejos de la ciudad.

Era en el aire, decían sus amigos, donde el hijo del presidente Kennedy se sentía libre. Y fue precisamente a bordo de su avioneta cuando tres años después fallecían ambos en un mortal accidente en el que también perdió la vida Lauren, una de las hermanas de Carolyn. Se escribía así otro capítulo de la fatal suerte de la única familia real que ha tenido Estados Unidos.

Foto: La desaparecida Maeve Kennedy, junto a su familia. (Getty)

J. F. Kennedy
El redactor recomienda