Hablamos con Jeanette en su 70 cumpleaños: "El divorcio de mis padres me traumatizó"
  1. Celebrities
MÚSICA

Hablamos con Jeanette en su 70 cumpleaños: "El divorcio de mis padres me traumatizó"

Musa indiscutible, la cantante nos descubre en Vanitatis muchos episodios de su vida y su carrera, así como aspectos desconocidos de su personalidad

Foto: Jeanette. (IG)
Jeanette. (IG)

Su voz aterciopelada, su acento británico al cantar, y sus enormes ojos azules en un rostro aniñado y dulce que te miraban mientras entonaba sus inolvidables baladas, provocaban ese deseo en el oyente de, o bien comprender a Jeanette en su lamento y unirse a ella en un dúo desesperado (quién no se ha marcado un videoclip en el coche entonando alguna de sus canciones), o bien querer ir corriendo a socorrerla con el corazón henchido de ternura.

Fue musa de los años 60, 70 y bien entrados los 80. En su repertorio, canciones inolvidables como ‘Soy Rebelde’ o ‘Porque te vas’ (sí, el título es correcto, porque no pregunta, sino que responde), entre otras, la han hecho inolvidable y eterna. Hoy, esas baladas siguen conmoviendo. Son de esas canciones que, si suenan, tienes la necesidad de subir el volumen, pararte a escuchar y dejarlas hasta el final. Han sobrevivido bien al tiempo porque poseen ese algo de modernidad que no les permite caducar.

Foto: Jeanette, en una imagen de archivo. (RTVE)

En su adolescencia, Jeanette dejó Estados Unidos, donde vivía, para asentarse en España. Siendo aún menor de edad, la discográfica Hispavox la fichó como vocalista del grupo musical Pic-nic. Con ellos nacería a mediados de los 60 su primer éxito: ‘Cállate niña’.

placeholder Jeanette. (IG)
Jeanette. (IG)

Tras dejar el grupo, Jeanette renació como solista y en 1971 lanzó su primer sencillo, ‘Soy rebelde’. Cinco años después, vería la luz ‘Porque te vas’ y ya a principios de los 80 llegaría ‘Corazón de poeta’.

Su estilo, único en la época, y el acierto de sus letras y melodías, le granjearon un gran éxito en Europa y América.

Este domingo 10 de octubre, Jeanette cumple 70 años. Lo hace con la mochila repleta de proyectos, sin dejar de pisar los escenarios y con la voz intacta.

En sus más de 50 años de carrera, Jeanette ha formado por el camino una familia y ha madurado con la sabiduría del que sabe asimilar la fama y el cambio de los tiempos.

PREGUNTA: No es fácil marcar a varias generaciones y eso lo has hecho tú.

RESPUESTA: Porque empecé muy joven, con 16 años, con el grupo Pic-nic. Desde entonces tuve mi primer número uno.

P: ¿En qué año llegaste a España y cómo fue ese primer contacto con un país que no conocías?

R: Llegué en 1963, el mismo año que mataron a Kennedy. Yo estaba en un colegio americano en Barcelona y nos dieron la noticia de su asesinato. Lloré como una loca porque aunque yo soy inglesa me he criado en EEUU. Me siento un poco americana porque mi familia es de allí. Llegué a España en ese año porque mis padres se separaron y mi madre decidió venir aquí un tiempo para quitarse las penas. Aquí fue donde conocí a los componentes del grupo Pic-nic y así empecé mi carrera musical. Me chocó mucho llegar a España. Cuando tienes 12 años y has vivido en EEUU en un chalet grande, jardín, cuatro coches... Llegué a España y veía coches 600. Me metí a vivir en un piso muy pequeño, no hablaba nada de español... Me chocaba todo. Preguntaba por una hamburguesa en aquella época y me decían que aquí no había. Pedía un perrito caliente y me decían que no había. "Aquí hay tortilla de patatas", me decían. Todo era diferente. Poco a poco aprendí el idioma y empecé a hacer amistades y a adaptarme al modo de vida de España.

P: Y todo esto con la reciente separación de tus padres. Supongo que te afectó mucho a aquella edad...

R: Lloré mucho. Fue muy traumático para mí. Mi familia es católica y te enseñan que el matrimonio es para toda la vida. Yo era la mayor de mis hermanos. Ellos eran muy pequeños y no se enteraban aún de nada, Así que mi padre me dio la noticia a mí. Cuando me dijo que se iban a separar, me caí al suelo de rodillas y empecé a machacar mi cabeza contra el suelo, de lo impactante que fue aquello para mí, porque yo no vi nunca peleas ni malos rollos en mi casa, así que no me lo esperaba. Hacíamos una vida de familia muy normal. El problema real fue que mi padre se enamoró de otra mujer. Pero fíjate cómo es el destino: si no hubiera sido por todo esto, quizás yo no sería cantante porque mi madre no habría venido a España.

placeholder Jeanette en su adolescencia. (IG)
Jeanette en su adolescencia. (IG)

P: Pero tu madre, una vez aquí, quiso apartarte de la música.

R: En realidad creo que ni ella ni yo pensamos que esto iba a ser algo serio en el futuro. Cuando yo comencé en Pic-nic, no tenía más que 14 o 15 años. Yo cantaba con mi guitarra junto a ellos y mi madre estaba ilusionada, pero siempre pensando que era un hobby para mí. Pero cuando llega la grabación del disco y logro un número uno, mi madre se asusta. Pensaba que yo debería estar estudiando y no viajando con el grupo. Al final me obligó a dejarlo y me dijo que tenía que estudiar. Como yo era menor de edad, no tuve más remedio que obedecer. Adiós Pic-nic. Tuve que esperar a ser mayor de edad, que fue cuando la discográfica Hispavox volvió a ponerse en contacto conmigo para ofrecerme cantar en solitario. Ahí fue cuando grabé 'Soy rebelde' y a partir de ese momento ya todo fue para arriba.

P: Esta es una profesión de subidas y bajadas, de muchos vaivenes. Supongo que más de una vez te habrás planteado tirar la toalla. Por el camino formaste una familia y supongo que no fue fácil compaginar todo.

R: Todos los artistas o casi todos, aparte de cantar, han intentado en algún momento meterse en algún tipo de negocio. Yo, a los 40 años, me planteé la idea de montar una tienda de ropa porque pensaba que no iba a estar cantando toda la vida. Yo tenía casa en Ibiza y allí abrí la tienda. Pero cuando los artistas montan un negocio, fracasan, porque no somos gente de negocios. Somos artistas y solo conocemos lo nuestro. El negocio de la música sí lo entendemos. Un ejemplo: Rafaella Carrá abrió un pequeño restaurante italiano a la vuelta de mi casa. Se hundió muy rápido. No duró ni un año. Así que, sí reconozco que sí hubo un momento en el que pensé que el día de mañana podría quedarme sin voz y que dejaría de cantar y que quizás debía montar un negocio. Estuve como dos años sin cantar, pero me salió fatal todo. Cuando volví a los escenarios me di cuenta de lo bonita que era esta profesión y entonces medité en que cómo demonios había pensado alguna vez en dejarlo. Fue como una lección. Dios quiso que yo fuera cantante, y punto. Y así hasta ahora.

P: Fuiste madre con 18 años y continúas con el mismo marido, con Laszlo Kristof, a los 70 años. ¿Cuál es el secreto para que el amor dure tanto?

R: Reconozco que casi todos mis amigos se han divorciado o separado. En mi caso, yo me negué a casarme por la iglesia después de la experiencia que viví con mis padres. Me casé por lo civil. Hoy, creo que soy la única de mi familia que no se ha separado. Soy la única que no se casó por la iglesia pero la única que sigue casada. Tengo un marido que no es nada exigente, es muy respetuoso, es sencillo. Con un hombre así es todo muy fácil. Reconozco que he tenido mucha suerte porque he encontrado una mina de oro con él. Cayó en mis manos un hombre muy bueno. Es una persona muy llevadera. Es buen marido, buen padre y buen todo. No se queja nunca. La que siempre se queja o grita soy yo. Yo soy el nervio de la casa.

placeholder Jeanette con su marido. (IG)
Jeanette con su marido. (IG)

P: Entonces, detrás de esa imagen que siempre has proyectado de dulzura y candidez, ¿se esconde una Jeanette con mucho carácter?

R: (Ríe) Sí, sí. Soy todo lo contrario a esa imagen. Todo el mundo tiene esta idea de que yo soy melosa y romántica, que soy como el algodón, pero soy una persona con un carácter brutal, muy extrovertida, muy abierta, con mucho temperamento y explosiva total.

P: Esa dulzura en tu voz, tan susurrante, era muy novedosa y peculiar en la época. Ahora hay muchas cantantes que ondean la bandera de la modernidad haciendo con su voz lo mismo que hacías tú hace 50 años...

R: Mi amigo Lorenzo Santamaría me dijo una vez: "¿Te das cuenta de que todas las chicas de ahora cantan como tú?" (Ríe). Muchas de ellas, incluso, cantan canciones mías hoy. Mucha gente me dice que para los indis soy una musa. Yo venía con raíces americanas y mi idea musical era muy distinta de lo que se hacía en España con Los Brincos, Los Bravos, Fórmula Quinta… Lo que hacía Pic-nic, aquí no existía. Manuel Alejandro me dijo una vez que nunca había conocida una voz tan pequeñita que dijera tanto.

P: Tu imagen también impactaba. Las niñas querían ser como tú de mayores, las madres querían tu estilo y los padres querían casarse contigo. Eso solo lo consigue un mito erótico.

R: Nunca me he considerado un mito erótico. Sí que me llamaban hippy. Me ponía esos vestidos, flores en el pelo lacio, etc. Pero no creo que fuera un mito erótico. No fui una Jane Birkin, aunque sí reconozco que hay muchas similitudes con ella: el nombre, porque Jeanette viene de Jane, porque ambas somos inglesas, porque yo acabé en España y ella en París, ambas teníamos voces parecidas. Por eso muchas veces me han llamado la Jane Birkin española. Pero creo que nunca fui tan erótica como ella.

placeholder Jeanette en una imagen actual. (IG)
Jeanette en una imagen actual. (IG)

P: Te llegó el éxito en una época muy diferente a la de ahora. Eras joven, guapa, exitosa y no existía el movimiento Metoo. Podría pensarse que eras carne de cañón para el acoso sexual. ¿Lo sufriste en algún momento?

R: Nunca. Nada de nada. Reconozco que en el mundo de las actrices se daban más este tipo de situaciones. Creo que a las cantantes menos. Yo he estado en una casa discográfica donde todos los que trabajaban eran señores casados y nunca pasó nada incómodo. Pero sí que se escuchaba que en el mundo de las actrices se daba. En mi caso, nunca jamás he tenido ningún problema. Siempre he sido muy respetada. Ni me han llegado a coger la mano.

P: Hablando de esa época, no podemos obviar la censura. ¿Llegaste a tener problemas con el mensaje de 'Soy rebelde'?

R: Sí, claro. Esa canción es la que más problemas me dio con la censura. Cuando tenías que hacer un concierto, tenías que presentar antes el repertorio y la letra de cada canción. Si no gustaba o no estaba bien visto, lo censuraban. Con 'Soy rebelde' sucedió que se prohibió a los menores de 16 años cantarla. Pero eso era imposible de controlar. En aquella época cantábamos en discotecas y salas de fiestas. Yo no podía controlar la entrada de la gente al local. Ya las casas discográficas miraban con lupa las letras antes de grabar un disco. Muchos artistas de la época tuvieron que cambiar las letras de sus canciones para pasar la censura.

P: Hablando de esta canción, existe una historia bastante trágica vinculada a 'Soy rebelde'. Dicen que el compositor y productor musical argentino Waldo de los Ríos, te quiso conocer cuando la escuchó, que gracias a eso entablasteis una magnífica relación y que dos semanas después de haberte visto en una de vuestras salidas, se suicidó en su casa de Madrid. ¿Qué hay de cierto en toda esta historia?

R: Lo voy a aclarar. Waldo hizo los arreglos de casi todas mis primeras canciones. Éramos muy amigos. Él, en aquella época, estaba casado con Isabel Pisano. Ella era guapísima. Vivían en un chalet en Conde de Orgaz y yo era muy amiga de ambos. Te voy a ser sincera. Yo creo que lo que ocurrió es que Waldo estaba locamente enamorado de Isabel, pero ella quería ser actriz y se fue a vivir a Roma. Creo que los problemas de depresión de Waldo vinieron por ahí. Yo iba a Francia todas las semanas porque allí era número uno 'Porque te vas'. Una de las veces que fui allí, coincidí por casualidad en París con él y fuimos a cenar. Nos hicieron fotos. A los pocos días, estando yo en Hamburgo, me dijeron que Waldo se había suicidado. Me quedé alucinada... No me lo creía. Hubo una investigación sobre su suicidio y encontraron en su casa las fotos que nos habían hecho en París. Ese fue el vínculo entre su muerte y yo. Una coincidencia.

placeholder Waldo de los Ríos.(RTVE)
Waldo de los Ríos.(RTVE)

P: Cada vez que cuentas una historia sobre tu vida, estás en un lugar diferente del mundo. ¿Cómo has recibido alguien tan viajada como tú y de nacionalidad inglesa, la llegada del Brexit?

R: ¡Soy antiBrexit! Yo tengo la residencia española desde que soy pequeña. Nunca he tenido problema al mostrar mi pasaporte inglés para entrar y salir. Con el Brexit todo son problemas. He tenido que renovar pasaporte y para viajar tengo que mostrarlo y necesito mostrar también el NIE (Número de Identificación Extranjero), que es una hoja, un folio de papel. Es un rollo. Con el Brexit, cuando entro en Barajas ahora, forman dos filas. Los del pasaporte de la UE, por un lado, los otros a la otra fila. Con el Brexit me hacen sentir extranjera en un país que siento como mío.

P: En cuanto a la nacionalidad de tu madre, ella es tinerfeña. Imagino que tenéis un vínculo familiar especial con las islas. ¿Cómo habéis vivido todo el tema del volcán de la Palma?

R: Mi familia por parte de madre son todos de Tenerife. Mis abuelos importaban plátanos a Inglaterra, por eso yo nací en Inglaterra. Pero nosotros tenemos el apellido Massieu, que es canario. Mi familia tenía un palacete en Santa Cruz de Tenerife que se llama Casa Massieu que hoy ya pertenece al patrimonio de la isla. Ya no pertenece a mi familia. La situación de la Palma me da mucha pena. Al menos nadie ha muerto, pero mucha gente lo ha perdido todo... Es una desgracia.

P: Para finalizar, ¿qué le dirías a toda la gente joven que se está planteando en este momento comenzar una carrera en el mundo de la música? Si tuvieras que decirles algo bueno y algo malo que se van a encontrar por el camino, ¿qué les dirías?

R: Malo, nada. Es una profesión preciosa. Pero hay que ganarse el respeto y hay que trabajar mucho. Tienes que usar mucho la cabeza y tener cuidado. Mirar mucho con quién vas a trabajar. Creo que ahora es más difícil triunfar que en mi época. Antes se vendían discos y solo existía un canal de televisión. Ahora hay muchos medios de comunicación, redes sociales. Todo es mucho más complicado hoy. Creo que yo tuve suerte. Las producciones que se hacían en mi época eran unas producciones de una calidad insuperable. Lo que sí que hay que tener en esta profesión es mucha constancia. Yo llevo toda una vida en esto y sigo en activo. Acabo de llegar de México y ahora me voy a Sevilla a cantar. Mientras tenga salud y mi cuerpo aguante, seguiré.

Noticias de Famosos
El redactor recomienda