Logo El Confidencial

Smoothie bowl: aprende a prepararte el desayuno más sano, energético y... ¡bonito!

Está de moda y no le faltan razones: adelgaza, aporta energía y, además, lo puedes hacer a tu gusto de tal manera que triunfe en Instagram. Te convertirás en un 'instafoodie'

Foto: Hazte un smoothie bowl a tu medida. (Foto: Snaps Fotografía)
Hazte un smoothie bowl a tu medida. (Foto: Snaps Fotografía)

Primero llegaron los smoothies, esos batidos de frutas provenientes de Estados Unidos que revolucionaron el mundo 'healthy'. Era la forma ideal de combatir el uso y abuso de las bebidas azucaradas. Y ahora ha llegado la vuelta de tuerca: el smoothie bowl, un desayuno que en un tazón contiene todo lo que necesitas y todo lo que te gusta. La gracia de este tipo de plato es precisamente esa: puedes customizarlo a tu gusto. Tanto por el sabor como por la estética, porque lo cierto es que los smoothie bowls entran por los ojos. Tanto es así que ya tienen una legión de instagramers​ dando fe de ello y colgando sus creaciones. Es un subgénero de los instafoodies que cuenta con innumerables seguidores que, además de escoger los ingredientes teniendo en cuenta sus preferencias, también se fijan en la combinación de los colores. Y es que si algo tienen los smoothie bowls, es que son muy estéticos.

La variedad de ingredientes que se pueden emplear sirve para que cada uno pueda encontrar sus preferidos sin muchos problemas. Y, además, es un desayuno de lo más equilibrado, ya que aporta proteínas (lácteos), carbohidratos (cereales), grasas vegetales (frutos secos), fibra y vitaminas (fruta). ¿Lista para encontrar tu smoothie perfecto? Aquí van algunos consejos para prepararlo.

1. Escoge tus frutas y verduras preferidas

Ponlas en un bol de forma que ocupen ¼ del mismo, aproximadamente. Colócalas troceadas, preferiblemente congeladas antes. Escoge las que más te gusten. El plátano es un clásico de los smoothie bowls, pero puedes poner lo que te apetezca: peras, frutas del bosque, mango, piña, fresas, sandía, manzanas, melón, kiwi, papaya… Elige entre las frutas de temporada las que sean tus preferidas. También deberás añadir verduras como espinaca, col rizada, zanahoria, pepino, brócoli, apio... Los especialistas en este desayuno de moda aconsejan que la proporción de fruta sea un poco superior a la de verduras, pues estas pueden tener un sabor demasiado marcado.

2. Añade la base líquida

Llega el momento de aportar el contenido 'smoothie', el que le da nombre y que se asemeja a un batido. Y aquí las posibilidades también son infinitas. Puedes decantarte por un zumo de una o varias frutas e incluso mezclarlo con verduras. También por los lácteos: leche o yogur. Puedes echar mano del agua de coco o de cualquier bebida vegetal (soja, avena, coco). También tienes la posibilidad de añadirle un cacito de proteína en polvo, lo que te irá muy bien si haces ejercicio a primera hora de la mañana. E incluso puedes hacer tu propio cóctel, mezclando parte de estas opciones para conseguir el sabor que más te satisfaga.

3. Es el momento de ponerse dulce

La mayoría de smoothie bowls llevan algún tipo de endulzante. Ten cuidado, pues es en esta elección donde más calorías puedes ganar, lo que no resultará muy deseable si estás a dieta. En caso contrario, no te cortes, casi todos los endulzantes te aportarán energía y tienes todo el día para quemar calorías. Se suele recomendar emplear miel, stevia, sirope de arce o de agave. También se puede añadir dátil o pasas trituradas. Las más golosas pueden optar por mantequilla de almendras o de cacahuete. De todas formas, como casi todo en este desayuno, va a la elección de la consumidora y también se puede prescindir de endulzarlo.

4. Elige bien los toppings

Realmente estos son los que le dan el toque final y pueden decantar la balanza hacia lo 'healthy' o hacia lo calórico. Es un buen momento para emplear semillas, frutos secos o cereales. Avena, semillas de chía, linaza, almendras, nueces, semillas de calabaza o de chía son unas opciones riquísimas y la mar de saludables. También se puede añadir alguna fruta rallada o desecada. Se emplea mucho la ralladura de coco. Y, por último, se puede utilizar chocolate, para esos días en los que andes baja de ánimos y te quieras dar un capricho.

5. Un plus de sabor

Si aún quieres darle un giro gustativo más a tu creación, puedes optar por añadirle especias que te ayuden a alcanzar tu objetivo. Canela, jengibre o vainilla suelen ser los más utilizados. De todas formas, es mejor pecar de poco que de mucho, pues pueden connotar demasiado el sabor.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos de moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Belleza

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios