Logo El Confidencial
Stop granos

Este es el gel limpiador que cambió mi piel

Los que conocen Kiehl’s sabrán de lo que voy a hablar, pero mi piel mixta es otra desde que empecé con esta rutina de limpieza

Foto: La limpieza es la clave para mejorar el estado de tu piel. (Imaxtree)
La limpieza es la clave para mejorar el estado de tu piel. (Imaxtree)

Es el tercer producto más vendido de Kiehl’s a nivel mundial, por lo que puede que ya lo conozcáis, pero para mí fue, y sigue siendo, mi producto salvavidas, ya que consiguió cambiar mi piel a mejor como ningún gel con anterioridad.

Estoy hablando del gel limpiador de caléndula (29,50 €), un limpiador para pieles mixtas que limpia en profundidad, pero no reseca para nada la piel. Infusionado con caléndula y glicerina, esta fórmula elimina las impurezas y la suciedad de la piel de una manera suave y muy amable.

Retira las impurezas y la grasa de la piel, mientras que la limpia a fondo sin resecar ni agrietar, algo que sucede comúnmente con los geles para pieles mixtas, grasas o con tendencia acneica.

Habiendo conseguido mantener a raya los granitos más incómodos, notaba mi cara sin luz, mate, apagada y algo cetrina. Desencantada con la situación, hablaba con una amiga, que me recomendó este limpiador porque a una conocida suya le había ido muy bien. Yo de Kiehl’s ya había probado otros productos corporales y estaba encantada, así que pensé darle una oportunidad y me compré una minitalla para probar, y bendito el momento.

Para empezar, cunde una barbaridad porque un poco de producto da de sobra para todo el rostro, ya que al contacto con el agua y favorecido por el masaje, se crea una espuma densa que se consigue repartir perfectamente por toda la cara y el cuello. Admito que no suelo lavarme la cara con las manos, sino que uso un cepillo facial para mantener a raya las bacterias que favorecen el acné, pero creo que con este gel no influye en su eficacia el usarlo o no, porque de verdad es un producto estupendo. Aunque sí deberíais saber que, generalmente, nos secamos mal la cara y nunca deberías arrastrar la toalla por el rostro, sino que deberías secar tu piel mediante presión, es decir, a toques con la toalla sobre cara y escote.

Este Calendula Deep Cleansing Foaming Face Wash (29,50 €), como ya os he dicho, está formulado con caléndula y glicerina. En el caso de la caléndula es un extracto de la flor que tiene un gran poder antiinflamatorio y antiséptico, fundamental para la limpieza de las pieles grasas y, por otro lado, la glicerina retiene la hidratación de la piel permitiendo esta apariencia lisa y suave del rostro, que aporta elasticidad y no daña la epidermis.

Mi piel está más limpia, obviamente, pero sobre todo más uniforme, luminosa, con los poros menos obstruidos, y lo que me terminó de enamorar es que noto los granitos más secos y menos rojos ¡pero el resto de la piel no! Y eso es algo que agradezco profundamente… Después de mi buena experiencia con el gel limpiador, que acumula casi 5 estrellas en su web (y en sus webs internacionales), probé también a completar mi rutina con el tónico de caléndula (38,50 €) de esta misma firma y, de verdad, no he tenido la piel mejor en mi vida.

Si bien su precio es algo elevado, os prometo que la inversión merece la pena: vuestra piel lo notará y, como ya os he dicho, cunde muchísimo. Me compré el último frasco de gel de 230 ml hace más de tres meses y no he llegado a la mitad del producto, mientras que el tónico (siempre gasto antes este) debí comprarlo, aproximadamente, un mes antes que el gel y está (más o menos) sobre la mitad del formato de 250 ml. Ahora me queda hidratarme con la nueva crema que han lanzado recientemente la Caléndula Serum-Infused Water Cream (88 €).

En serio, una pasada de productos pero, como siempre os digo, si no os fiais de mí solo tenéis que acudir a internet y ver que no soy la única enamorada de ellos.

Belleza

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios