Logo El Confidencial
Preparar, aplicar, iluminar

Cómo llevar bien el maquillaje glitter para brillar como una diosa, no como Campanilla

¿La época más brillante? ¿La fiesta definitiva? ¿Invitada a la boda del año? ¿Probar otro look? Un maquillaje glitter se adapta a todo, pero llevar purpurina sin caer en el exceso es todo un arte

Foto: Sombras glitter, manual de uso. (Imaxtree)
Sombras glitter, manual de uso. (Imaxtree)

Superado el momento piel jugosa, aceites hidratantes o iluminador como varita mágica, hoy nos atrevemos a decirle: “Eh, ¿cómo va eso?” a la purpurina. O bueno, llámalo glitter si no eres de la vieja escuela. El brillo, que no los brillos por todo el rostro, siempre ha sido un gran aliado de la belleza. La luz aporta naturalidad, un aspecto de tono homogéneo y resta años, así que nos gusta, pero atreverse a probar una sombra con purpurina o un delineador glitter puede que esté en tu límite de los riesgos cosméticos... Hasta hoy.

Las sombras satinadas aportan luz a la mirada ayudando por un lado a generar la sensación de que el ojo está más abierto y descansado, y por el otro incluso puede ayudar a levantarlo. Magia.

Pero para conseguir que una sombra glitter se funda perfectamente con el resto de nuestro maquillaje y no nos dé el aspecto de acabar de salir de una tienda de disfraces de Disneyland París, la preparación y las herramientas son la clave.

1. Los primers son amigos

Elegir una prebase especialmente indicada para la fijación de una sombra con purpurina o directamente de pigmentos ayuda a que esta no se caiga, dure más y su color se vea intensificado. Uno de los mayores -y más habituales errores- es el de aplicar directamente la sombra de ojos satinada sobre el párpado. A los pocos minutos de haberla aplicado, o incluso mientras lo hagas, se caerá sobre la zona de la ojera. ¡Fiesta! Ese lugar en el que nos encanta tener brillos y que todo el mundo nos mire.

[LEER MÁS: Prebases, cómo aplicar el paso 'beauty' imprescindible para un maquillaje 10]

No tienes por qué elegir una prebase que tenga color. Prima su adherencia pero no descuides que mantenga el párpado hidratado porque las sombras glitter o directamente la purpurina tienden a resecar la piel. Otro punto a favor de los primers es que facilitan el momento de desmaquillarse, ayudando a que todas las pequeñas partículas brillantes se vayan en una pasada.

Primers para sombras glitter.
Primers para sombras glitter.

Prebase sombras Eyeshadow Primer Potion Freebase de Urban Decay (21€). Las prebases más populares y premiadas del mercado también tienen una versión especialmente recomendada para las sombras glitter. Se trata de esta prebase sin color y con especial adherencia de los pigmentos brillantes que potencia el color de las sombras. Ilumina y no aporta color.

Shadow Insurance Glitter Glue de Too Faced (22,55€). Está especialmente desarrollado para que la purpurina no se caiga del párpado. Funciona exactamente igual que una prebase de sombras tradicional y ayuda a que el maquillaje dure horas y horas en perfecto estado.

Under(cover)Base párpados a la nuez de coco de Marc Jacobs (29,55€). No solo fija sino que potencia cualquier sombra que se aplique encima, cuidando que el párpado no pierda la hidratación y se reseque gracias a la nuez de coco.

Glitter Primer de Nyx (8,90€). Su fijación es máxima. Una pequeña cantidad de producto cunde para todo el párpado y consigue que la sombra no se caiga en todo el día. También sirve como primer para los labios, por lo que animarse a probar los glitter lips está obligado.

2. Fórmulas salvavidas

Seamos sinceras, cuando nos decantamos por el maquillaje glitter, no suele ser porque nos hayamos levantado con espíritu de burbuja de Freixenet. La culpa más bien la puede tener una alfombra roja, un desfile de moda o directamente Instagram o Pinterest.

Teniendo en cuenta el maquillaje que hayamos idolatrado, toca elegir el brillante cosmético con el que realizarlo. Si te has decantado por un delineado glitter, tienes dos opciones, un eyeliner tipo rotulador o uno tipo pincel. Aquí depende tu maestría con el trazo de cat eye. Si has optado por un eyeliner tradicional, recuerda que con una pasada no conseguirás el resultado ultrapigmentado que has soñado, así que repite la jugada varias veces y ve siendo más precisa conforme apliques las capas para conseguir un resultado más limpio. Importante, no dejes que pase mucho tiempo entre capa y capa o con la siguiente pasada te llevarás las anteriores.

[LEER MÁS: El eyeliner neón es una realidad y así es como se lleva (bien) el delineado eléctrico]

Si eres toda una maestra del delineado, los cosméticos en pincel como el Delineador Líquido de metálico a purpurina de Guerlain (40,50€) serán tu mejor aliado porque depositan la cantidad exacta de color en el lugar en el que precises.

Sombras de ojos y delineadores de acabado glitter.
Sombras de ojos y delineadores de acabado glitter.

Una de las mejores formas de comenzar a relacionarse con el concepto ‘glitter’ sin caer en los maquillajes carnavaleros son los delineadores de fantasía. Traza una línea lo más fina posible y mantente siempre cerca de la línea de las pestañas. Al llegar al momento del rabillo, puedes ayudarte de un lápiz de ojo más claro a modo de tutor o pintar primero pequeños puntos que luego unir con el delineador. Los Eyeliner Glitter Vice Specials Effects de Urban Decay (20,90€) son una buena forma de comenzar a relacionarse con los delineadores glitter.

Sombra de ojos cromo en el color Beach Bae de Tarte (22,95€). El secreto de su intensidad es su fómula. Se trata de sombras nacaradas que a simple vista parecen purputina prensada pero que al contacto con la piel, se funden, logrando un acabado metálico homogéneo. El mejor resultado se logra si se aplican con los propios dedos.

Chroma Crystal Top Coat de Natasha Denona (28,95€). Estas sombras multifunción pueden aplicarse directamente sobre el párpado o a modo de top coat para aportar brillo a cualquier sombra de ojos previa.

Dazzleshadow Liquid en el color Not Affraid to Sparkle de MAC (24€). Para regular la intensidad del brillo, tan solo hay que aplicar capa tras capa hasta conseguir el acabado compacto o sutil que se desee. Con una sola capa, el párpado queda jugoso, wet, pudiéndose colar perfectamente en un maquillaje de diario o para una noche especial.

Sparkle Eye Shadow en el color Ballet Pink de Bobbi Brown (35€). Y llegamos al momento más luminoso de la velada. Gracias a las perlas planas que lo componen, refleja la luz e ilumina sin dejar un acabado artificial. Además de ser superligera, aguanta varias horas sin caerse ni moverse.

Taylor Hill y Bella Hadid para Versace.  (Getty)
Taylor Hill y Bella Hadid para Versace. (Getty)

3. La vida en luces y sombras

A la hora de elegir las sombras de ojo gllitter, existen varias opciones. Las sombras prensadas, tanto en polvo como en formato crema, los pigmentos sueltos, las sombras líquidas o las sombras tradicionales.

Las sombras de ojos líquidas o los pigmentos permiten una mayor intensidad en una sola pasada, pero se deben trabajar de una forma rápida y precisa ya que pueden secarse muy rápido o caerse en el camino.

Para comenzar una relación sentimental con el glitter, lo mejor es hacerlo con las sombras en crema. Su intensidad no es la más alta pero se pueden rectificar con facilidad, y si se quiere un color más vibrante, solo hay que aplicar una capa más con las propia yema de los dedos. Las sombras tradicionales también permiten el retoque y se pueden aplicar con los dedos o con un pincel, así que la última palabra la tienes tú.

Sombras glitter 'gold'. (Imaxtree)
Sombras glitter 'gold'. (Imaxtree)

4. Zonas enamoradas del glitter

Además de aplicar purpurina a modo de delineado o de sombra de ojos, también se pueden aplicar pigmentos brillantes, incluso purpurina tradicional en el rostro, aunque puede que no se trate de maquillajes para el día a día.

Encima del pómulo, casi a modo de escarcha, el plus de luminosidad que se le suma a la piel es casi adictivo. Puedes incluso jugar con partículas más grandes para crear un look fantasía o incluso incrustaciones brillantes como Blanca Suárez.

Continuando con esta zona del rostro, ya que estás, puedes seguir el trazo de la C y llegar hasta el arco de la ceja o las sienes, pero cuidado con la cantidad del maquillaje. Si optas por convertirte en la bruja blanca, que el resto del maquillaje sea muy natural. Por supuesto, el lagrimal es una de esas zonas agradecidas en lo que al glitter se refiere ya que una sombra brillante puede llenar de luz la mirada con un pequeño toque.

Pero si estás buscando un look llamativo y brillante a la par que sensual, la purpurina también se puede colar en otra zona de tu cuerpo y, no, no nos referimos a iluminar las clavículas o las piernas a lo Kim Kardashian. Los labios son desde hace algunos años un nuevo lienzo glitter. Algunas prebases de sombras sirven también para los labios, haciendo que solo sea necesario aplicar purpurina o pigmento con los dedos y con pequeños toquecitos. También existen labiales cargados de glitter para simplificarnos la vida.

Ha llegado el momento de brillar… ¿Te animarás?

Belleza

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios