Si tienes las uñas cortas, así es como debes pintarlas: manicura salvavidas
  1. Estilo
  2. Belleza
Adiós uñas XXL

Si tienes las uñas cortas, así es como debes pintarlas: manicura salvavidas

Durante los años del reinado de las uñas XXL, las manicuras para uñas cortas parecían condenadas al ostracismo instagramer. Sin embargo, las tendencias sí se acuerdan de ellas y hay diseños especialmente indicados para las uñas más pequeñas

Foto: Tener las uñas cortas requiere elegir la manicura con cuidado para que pueda ser visible y estilice la uña. (Imaxtree)
Tener las uñas cortas requiere elegir la manicura con cuidado para que pueda ser visible y estilice la uña. (Imaxtree)

Te las mordiste, siempre han sido pequeñas, son quebradizas y por eso no te las dejas largas o, directamente, te gustan así. Las uñas cortas también existen, aunque estrellas del cine y la música no las lleven. En un mundo en el que la manicura acrílica permite tener una longitud de uña tan larga como se desee, llevar una uña corta, recta o redondeada no significa tener que dejar de lado las tendencias en manicura.

placeholder Si tus uñas son pequeñas o están muy cortas, las manicuras con aplicaciones pueden ser un riesgo si no las realiza un profesional. (Imaxtree)
Si tus uñas son pequeñas o están muy cortas, las manicuras con aplicaciones pueden ser un riesgo si no las realiza un profesional. (Imaxtree)

Tan solo es necesario tener unas ideas claras:

  • El esmalte de un solo color es un gran aliado. Sea cual sea el color, la uña se verá más homogénea, pulida y, en definitiva, perfecta, con un color bloque.
  • Si se quiere estilizar la uña, los colores más claros traslúcidos siempre son aliados, mientras los opacos aumentan esa sensación de uña pequeña. Así que depende de tus gustos elegir una u otra laca de uñas.
  • Si te gustan los nail arts elaborados, es importante que estos se adapten no solo a la largura, sino también a la forma de la uña. Si tienes una uña muy cuadrada, los diseños redondeados se achatarán y un helado se convertirá en un cupcake.
  • La lúnula, el inicio de la uña con forma de luna creciente, puede ser una zona muy agradecida siempre y cuando optes por trazos finos.
  • La manicura en stickers es una gran aliada. Una pasada de base, una pegatina pequeña y mona en la lúnula o el extremo de la uña y listo.

Prácticamente desde que las uñas de gel y Rihanna se conocieron, la moda no ha hecho más que alabarlas. Puede que ahora sea Rosalía su máxima representante, pero las extralongitudes de las láminas ungueales no han hecho más que crecer y multiplicarse, apoderándose de todas las tendencias de manicura y esmaltes. Hasta hoy, porque ha llegado el momento de hablar de las uñas cortas y reivindicar su atractivo.

Existen técnicas, patrones y colores que se llevan mejor con las longitudes pequeñas -evidentemente si quieres dibujar la Capilla Sixtina en tu uña corta, pierdes el tiempo- precisamente porque la uña en sí no le roba protagonismo al diseño de la manicura o al esmalte. Además, al necesitar menos producto y tener que recorrer una distancia menor, las uñas cortas permiten reproducir manicuras casi profesionales. Eso sí, nada de saltarse un paso (base, color y top coat).

Las cutículas aquí también juegan un papel fundamental. Si tienes las uñas cortas o te gusta llevarlas muy apuradas, una cutícula muy gruesa puede arruinarte la manicura al lograr que la uña se vea aún más pequeña. Con hidrátalas y empujarlas será suficiente.

Los colores block, intensos, limpios y homogéneos son el acierto más rotundo. Un claro ejemplo son los esmaltes en tonalidades pastel o los nude que se convierten en manicuras naïf y elegantes al simplificar al máximo el momento manicura. Si fallas llevando un solo color en tus uñas, el problema eres tú, no tú esmalte.

Además de los tonos pastel, menos arriesgados, los rojos y todos sus derivados -burdeos, cereza, ciruela- son tan acertados como los tonos más oscuros de la paleta. Marrón y negro con su correspondiente capa de top coat ultrabrillante son capaces de lograr que cualquiera se replantee la longitud de sus uñas.

El esmalte blanco es un gran aliado de las uñas cortas, algo que hemos aprendido gracias a instagramers como Grace Villarreal. El blanco neutral o roto simplifica puede ser la manicura salvavidas que encaje con cualquier look o evento.

Al llevar las uñas cortas o tener una lámina más pequeña se aprecian perfectamente el principio y el final y los colores blancos agradecen estar delimitados. Sin embargo tendencias como las milky nails no encajan de todo con las uñas cortas.

Los esmaltes glitter, cargados de partículas brillantes y con una base transparente, se concentran mejor en las uñas cortas, eso es un hecho, pero ahí no queda la cosa porque los diseños con glitter también quedan más discretos, minimalistas y elegantes en las manicuras pequeñas.

Las medias lunas o las manicuras francesas inversas también se pueden llevar con las uñas cortas, lo creas o no. La clave está en dibujar el diseño teniendo como referencia la forma de la uña, no el extremo libre ni la lúnula, es decir, tienes que imaginar que pintas sobre un lienzo en blanco y tú debes ser quien decida los tamaños y formas.

Y es que precisamente los diseños más lineales y geométricos son la gran sorpresa para aquellas que llevamos las uñas cortas. Aunque es necesario tener un mejor pulso y hay que medir con mucha precisión la cantidad de esmalte que se utiliza, los resultados son mucho más vistosos y accesibles. Olvídate de esas manicuras de resultados ultra producidos, si tienes las uñas cortas sabrás lo importante que es la sutileza y que huir de lo recargado, aunque poco arriesgado salva de cualquier error.

Una de las manicuras más sencillas y trendy del año es la de dibujar tan solo una fina línea a ras del nacimiento de la uña. El resultado es muy discreto pero bonito y no delimita el final de la uña, por lo que esta parece más larga.

Así que ya puedes gritar conmigo: ¡se acabó el reinado de las uñas larguísimas!

Esmalte de uñas Laca de uñas Tendencias de belleza MANICURA
El redactor recomienda