La manicura infantil ha llegado para quedarse y así va a cambiar tu forma de pintarte las uñas
  1. Estilo
  2. Belleza
Juegos de esmalte

La manicura infantil ha llegado para quedarse y así va a cambiar tu forma de pintarte las uñas

Igual que llenar los dedos de anillos de inspiración infantil y noventera, la manicura se viste de colores pastel y diseños naíf con esmaltes atrevidos para convertir las uñas en un auténtico muestrario de stickers

Foto: Manicura de inspiración infantil. (Instagram @biddietokyo)
Manicura de inspiración infantil. (Instagram @biddietokyo)

A las puertas de la temporada más colorida que hubiéramos podido imaginar, la moda se reinventa, este año con más color que nunca, para intentar dejar en el pasado fechas grises y años de restricciones. Así es precisamente una de las tendencias en manicuras de este 2021: con tanto volumen, colores y formas que beben directamente de los dibujos esquemáticos e infantiles, realizada utilizando siempre esmaltes de tonos bebé y/o pastel. La manicura infantil es ya un hecho que se ha ido abriendo paso por los salones de medio mundo, de Tokio a Los Ángeles, sin olvidar la parada obligada en las redes sociales. No hay un diseño igual que otro y, por supuesto, cada uña de una misma mano debe ser decorada de una forma distinta.

Anillos gruesos de plástico y collares con nombres al más puro estilo escuela infantil pusieron en el disparador de tendencias la moda childlish, refugiándose en formas redondeadas, volúmenes y el uso indiscriminado del color, saltándose las normas básicas de la combinación cromática. Chiara Ferragni lleva años demostrando que el rosa Barbie puede colarse en los outfits diarios, pero no es la única influencer que se ha dejado seducir por los colores más intensos. La moda parece estar sustituyendo eso de 'combinar los distintos tonos de beis', que diría la gran Victoria Martín, para apostar por la explosión de color. Prueba de la invasión color pop más retro de la historia, tenemos las manicuras de inspiración infantil, quizá la primera toma de contacto con la estética ‘jardín de infancia’.

Aunque pudiera parecer que una tendencia que tiene como finalidad llenar de smileys, corazones con volumen o estampados azul bebé nuestras uñas es algo demasiado atrevido, reservado solo a quienes acumulan miles de seguidores en redes sociales o que no vivieron los noventa de una forma tan plena como para temer las modas que regresan, la realidad es que la manicura infantil tiene un pase para todos los públicos porque, básicamente, no hay en ella normas ni limitaciones.

De entrada, además de recuperar estampados geométricos propios de ‘Salvados por la campana’, este tipo de manicura se nutre de otras tendencias del nail art de rabiosa actualidad como las jelly nails, los esmaltes neón avalados por Fedez o las manicuras de stickers -uno de los grandes éxitos del confinamiento-.

Parte de su rapidísimo éxito reside en la exclusividad y es que no encontrarás en ninguna parte dos diseños iguales. Aunque se utilicen diminutos emoticonos adheridos a la uña, nadie los colocará de la misma forma, y si se opta por un estampado, este se realizará a mano alzada, logrando el tan ansiado acabado artesanal.

La paleta de colores entre la que se mueve la manicura infantil recurre siempre a esmaltes blancos, en tonos pastel y sin olvidar los neones. La fusión de lacas de uñas de muchos colores, pero siempre siguiendo la misma tonalidad, invita a divertirse y combinar los esmaltes como si se tratara de los lápices de colores del colegio. Eso sí, el brillo nunca puede faltar y para ello los top coat de acabado gel son el remate final para sellar la creación y acercarse al acabado de las jelly nails o uñas de gelatina.

El volumen juega un papel muy importante en los diseños infantiles al pasar de las capas de esmalte al volumen 3D. De nuevo, no todas las uñas deben estar gorditas ni es un requerimiento indispensable para lucir la manicura del momento, pero el efecto es siempre mucho más llamativo. Entramos aquí en la pregunta de las técnicas y es que, aunque cualquiera con cuatro esmaltes de color pastel en su casa puede hacerse una manicura infantil, el volumen y el plus de brillo que vemos en las redes sociales se consiguen solo en un salón de belleza, que utilizará resinas o esmaltes tipo gel, de secado con lámpara, para lograr ese volumen 3D.

El plan B, por supuesto, es sacar a pasear los pinceles y demás herramientas de nail art que tengamos en casa para crear diseños, capa sobre capa y previo secado o, por supuesto, los stickers para manicuras o las press-on nails. Lo importante es no perder nunca de vista la idea de que se busca recrear una manicura que un niño podría haber hecho: corazones, flores, estrellas, smileys, animales, frutas, nubes… Cuanto más sencillo sea el diseño, más se aproximará a la manicura childlish.

Pero no solo de diseños empolvados vive la tendencia infantil. Además de haberse convertido en una atractiva manicura también para los hombres, encontramos en las redes sociales diseños con colores más estridentes y que combinan texturas, acabados brillantes y mates, volumen e incluso dibujos de Keith Haring u ojos en lúnulas. El resultado sí es, en estas ocasiones, una uña mucho más llamativa y ecléctica, que tiene más como inspiración la moda noventera.

Una curiosidad de la manicura infantil es que, aunque se adapta a todas las longitudes, los diseños realizados en uñas cortas, prácticamente sin borde libre y a ras de piel, son los más populares. En pleno reinado de las uñas acrílicas, tendencias como esta o las uñas jelly, que arrasan en Corea o Japón, defienden más los diseños de uña más cortos y con una forma cuadrada de borde redondeados… ¿Estaremos ante el cambio de un paradigma manicurista?

Laca de uñas Esmalte de uñas
El redactor recomienda