Conoce a los 'influencers' más relevantes del año. Capítulo I
  1. Estilo
  2. Moda
EL LISTADO DEFINITIVO

Conoce a los 'influencers' más relevantes del año. Capítulo I

Descubre quiénes son las reinas y reyes de las redes sociales, aquellos que ponen su don a disposición de los demás

placeholder Foto: Belén Hostalet. (Foto: Rocío Ramos)
Belén Hostalet. (Foto: Rocío Ramos)

2020 ha sido un año que nos ha obligado a todos a cambiar tanto nuestro estilo de vida como nuestros hábitos laborales, y los influencers han tenido que hacerlo de la forma más complicada posible: ante la atenta mirada de millones de seguidores. Acostumbrados a estar siempre en el punto de mira, muchos han tenido que reinventarse y convertirse en presentadores de sus propios shows, expertos fitness o incluso foodies profesionales. Hemos destacado a los influencers más (redundancia en 3,2,1…) influyentes del año y que seguro que triunfarán el 2021, entre los que encontramos a reinas de la carcajada, fashionistas, 'beauty experts' y activistas que quieren dejar claro que en las redes no todo son morritos y poses estudiadas.

Devermut

placeholder Devermut. (Imagen: Abel Bueno y Pablo Escudero)
Devermut. (Imagen: Abel Bueno y Pablo Escudero)

Hace ya dos años celebramos San Valentín con Marta y Sara (¿quién dijo que tres son multitud?), las influencers agitadoras del panorama social. Acaban de lanzar el libro 'Todo lo que somos tú y tú y yo', han abierto un coworking para mujeres, Olimpia Womanhouse, y se encargan de hacer que sus seguidores no se quiten jamás las gafas moradas.

¿Qué es para vosotras ser influencer y cómo ha cambiado el concepto desde que comenzó?

Al final es una manera cool de decir que tienes una cierta influencia sobre un grupo de personas, ¿no? Quizá por tu manera de vestir, quizá por tu manera de pensar. A nosotras no nos encanta el apodo, la verdad. Nunca nos hemos sentido del todo cómodas con la etiqueta, por la connotación peyorativa que conlleva. Asumimos que, de alguna manera, podemos ejercer cierta influencia en las personas que nos siguen, pero no nos gusta imaginar que hay quien considera que lo podríamos hacer de una forma vacía, sin pretexto. Todo el mundo es 'influencer' de alguna manera, en la esfera digital u offline, con tu grupo de amigas, con tu familia, con la gente que te rodea.

¿Qué creéis que aportáis al mundo online para haberos convertido en referentes?

Quizá haber encontrado un equilibrio entre mostrarnos tal cual somos, como personas aleatorias de esta sociedad, y tener un discurso político claro. No ser nadie, pero aun así, exponer unos objetivos que son comunes a muchas otras personas. En nuestro caso, a muchas otras mujeres.

¿Qué tiene que tener un influencer para que lo sigáis?

Depende. Nosotras somos muy intensas, por lo que muchas veces disfrutamos de perfiles que se dedican más a la esfera del entretenimiento. Seguimos a gente muy diversa. Hay quien nos encanta por su mensaje, por su trabajo, o simplemente por su sentido de la estética.

¿Cómo veis el panorama instagramer actual? ¿Sobresaturado o equilibrado?

Deberíamos admitir que nosotras vivimos muy en nuestra burbuja. No estamos tan seguras de si hay un equilibrio o no, porque no estamos tan tan atentas. Suponemos que ser instagramer se ha democratizado, y eso está bien. Más perfiles, más opciones.

Lo que la gente cree que es ser influencer y lo que de verdad es serlo.

En nuestro caso particular supone dedicar muchas horas a leer, estudiar, y luego compartir lo que consideramos puede tener interés para la comunidad que nos sigue. Estar expuestas no es fácil, y no siempre sale rentable. Seguramente, solo si tienes un propósito tenga sentido pasar por ello.

Nuestro perfil es diferente al resto porque…

... no vemos eso de ser influencer como un fin en sí mismo, sino como un medio para llegar a un fin. Quizá ni somos tan diferentes a otros perfiles, pero no podemos ser de otra manera.

Luc Loren

DJ, showman y host de televisión digital, este influencer se ha convertido en un agitador social que obliga a sus seguidores a reflexionar incluso acerca de esas cuestiones incómodas que él consigue se tornen imprescindibles e incluso entretenidas.

¿Qué es para ti ser influencer y cómo ha cambiado el concepto desde que comenzó?

Para mí eres influencer cuando tu opinión le importa a un sector de la sociedad, por muy pequeño que sea. Tener seguidores no significa ser influencer. Tener seguidores no te convierte en una máquina de vender productos. Pero si tu opinión, valores y forma de pensar calan, entonces significa que estás influyendo. El concepto para mí no ha cambiado, solo la forma en la que lo llamamos. Blogger, youtuber, instagramer, influencer… Al final son criaturas que viven y se expresan en este maravilloso ecosistema llamado internet. La definición más pura y técnica sería: prescriptor de marcas.

¿Qué crees que aportas tú al mundo online para haberte convertido en un referente?

Creo que a veces no somos conscientes del poder que tenemos. Ser un altavoz en una sociedad donde estamos sobreinformados es algo que te da muchas ventajas. Yo he intentado usarlo como arma social para intentar aportar un pequeñito grano de arena y conseguir una sociedad más tolerante y respetuosa. Cuando me ven por la calle me dicen que por favor no pare de hacer 'charla de queridas', una sección que pretende visibilizar minorías o realidades incomprendidas, y es algo de lo que me siento muy orgulloso y me da muchísima energía para seguir. Probablemente, muchas charlas las ve gente que se siente sola y que necesita escuchar que lo que le pasa es normal.

¿Qué tiene que tener un influencer para que tú lo sigas?

Tiene que tener un mensaje. Puede ser más o menos profundo, pero me tiene que contar algo. Hay muchos perfiles que están vacíos por dentro, carecen de valores y no son conscientes ni siquiera del mundo que les rodea. Me parece peligrosísimo, porque al final están mal influyendo sobre los demás.

¿Cómo ves el panorama instagramer actual? ¿Sobresaturado o equilibrado?

Es innegable que es una profesión en auge. Vengo de una época en la que eran muy pocos los que lo profesionalizaban, ni siquiera me incluiría porque yo trabajaba en una agencia de publicidad siendo influencer. Era más difícil porque había menos campañas. Ahora cada vez son más las marcas que destinan una parte de su presupuesto anual de publicidad en nosotros, y es algo que agradezco cada día porque es motivador para la industria. Hay más perfiles, más competitivos y que derrochan mucha creatividad. Pero como en todas las profesiones, hay intrusismo y gente sobrevalorada. Si decimos que el sector influencer está sobresaturado, deberíamos decirlo de muchos otros. Lo que tienen que empezar a cambiar algunos influencers es esa mentalidad de 'esto es solo de unos pocos'. A ver, cariño, que nadie te ha tocado con una gracia divina y ha elegido que seas influencer. El tiempo demuestra que eso no es así.

Lo que la gente cree que es ser influencer y lo que de verdad es serlo.

La gente cree que la visa influencer sirve para pasar gratis a todas partes. Les diré que esa visa no existe, se llama 'visa mental'. La gente no es consciente de lo duro que es gestionar a nivel emocional estar expuesto 24/7.

“Mi perfil es diferente al resto porque…”

... intento descubrir siempre la cara B de la moneda.

Vikika Costa

La fit-girl se convirtió en una de las preferidas por las redes para entrenar en casa durante el confinamiento. Fruto del éxito de sus entrenos, ha lanzado junto a su marido, Javier Mendoza, Entrena Virtual, un gimnasio online low cost en el que la mismísima Cristina Pedroche, en ocasiones, da clases de estiramiento o entrena junto a Vikika, que este año también ha lanzado Vikika Gold, una línea de nutricosmética y suplementación femenina.

¿Qué es para ti ser influencer y cómo ha cambiado el concepto desde que comenzó?

Siempre digo que no me siento influencer y es así. Entiendo que el concepto, más que cambiar en sí mismo, se ha normalizado dentro de la sociedad. Supongo que hay gente que quiere trabajar como influencer, y lo cierto es que es un trabajo. Pero las que comenzamos jamás lo hicimos porque quisiéramos trabajar en esto. La influencia y la capacidad de llegar a mucha gente en pocos minutos es una responsabilidad, por lo menos para mí. Me hace feliz poder enfocar esta influencia a mejorar la vida de las personas.

¿Qué crees que aportas tú al mundo online para haberte convertido en un icono?

Creo que desde mis comienzos hasta hoy de alguna forma he influido mucho en cómo las mujeres han cambiado su perspectiva de un cuerpo sexy. De que hacer pesas no te pone como un hombre. Y de que la alimentación y el entrenamiento de fuerza no solo te ayudan por fuera, sino que te hacen fuerte y segura por dentro.

¿Qué tiene que tener un influencer para que tú lo sigas?

Realidad palpable, originalidad, valores...

¿Cómo ves el panorama instagramer actual? ¿Sobresaturado o equilibrado?

Creo que cada uno ve lo que quiere ver. Yo sigo mi camino y tengo poco tiempo para ver o analizar el panorama. Si bien es cierto que sí hay muchas/os influencers es porque hay personas que les gusta seguirles, ¿quién soy yo para juzgar lo que es saturado o equilibrado?

Lo que la gente cree que es ser influencer y lo que de verdad es serlo.

Bueno, quizá la gente no tenga la culpa de creer que un influencer es alguien que trabaja poco, que se hace fotos bonitas y que cualquiera puede hacerlo. Así a bote pronto, sin conocimiento, puede entenderse así. Supongo que es como cuando ves un programa en la tele o una peli en el cine. Lo que a ti te llega es un 20% del trabajo que se hace para que esa imagen o vídeo haya llegado hasta ti.

Mi perfil es diferente al resto porque…

... soy yo, REAL, y que yo sepa, no tengo ningún clon (risas).

Paula Ordovás

La influencer ha lanzado este año el libro 'Come bonito, entrena fuerte', la plataforma de entrenamiento virtual Better Naked Club y ha logrado que su marca, Mypeeptoeshop, haya experimentado un crecimiento del 83% este año. Esta amante del fitness y de la moda se ha convertido en toda una jetsetter que no falta a las fiestas de la alta alcurnia española.

¿Qué es para ti ser influencer y cómo ha cambiado el concepto desde que comenzó?

Cualquier persona puede serlo. Se trata de influir en las decisiones de vida de alguien, y por eso no me gusta decir que soy influencer. Soy empresaria, porque tengo tres empresas, y tras cada una de mis publicaciones hay mucho trabajo. No es que me haya limitado a abrir un perfil, porque todo el mundo puede hacerlo, al igual que recomendar cosas e influir a un porcentaje de seguidores. Llevo más de diez años en esto. Es mi profesión y mi estilo de vida. Yo me enfoco como empresaria digital.

¿Qué crees que aportas tú al mundo online para haberte convertido en un icono?

Creo que lo que aporto es real y encaja al 100 % dentro de mi vida. No entreno porque esté de moda, sino que es algo que está inculcado en mi día a día y es muy variado. Voy a un abanico variado de edades y de targets, porque intereso a los que les gusta la moda o quienes son fans del fitness. Me pongo tacones tras hacer una carrera, comparto una receta, fotos de mis viajes, la decoracion con la que pongo la mesa... Por eso, tengo un perfil que va desde los 16 hasta los 55 años.

¿Qué tiene que tener un influencer para que tú lo sigas?

Una estética cuidada y bonita. Por ejemplo, la del perfil de Nina Urgell.

¿Cómo ves el panorama instagramer actual? ¿Sobresaturado o equilibrado?

Está sobresaturado. Desde fuera se ve todo fácil y divertido, y lo es, porque yo disfruto con mi curro, pero muchas veces la gente no es consciente del trabajo que hay detrás. Hay quien quiere ser influencer para que le inviten a fiestas y le manden cosas, y eso es una capa superficial de esto. Detrás hay una organización y un equipo. No hay horarios, hay que trabajar siempre y reinventarte cada día para aportar algo original dentro de esta desinformación que genera el exceso de información... Creo que no se valora lo suficiente.

Lo que la gente cree que es ser influencer y lo que de verdad es serlo.

La gente cree que es hacer fotos e ir a eventos, pero es que, además de esto, tengo yo una marca de ropa, una empresa de relaciones y eventos, mi plataforma de entrenamientos, mis canales y todo lo que involucra... Hay mucho trabajo que va más allá de una foto bonita. Recuerdo hace cinco años, en un viaje con Chanel, las periodistas nos dijeron que hasta que no vivieron ese viaje con nosotras, no se dieron cuenta del trabajo que hay detrás.

Mi perfil es diferente al resto porque…

... soy multitasking.

Trendy Taste

Natalia Cabezas lleva años enamorando a su comunidad con su simpatía y naturalidad. No solo sirve de inspiración fashionista a sus seguidores, sino que es la fundadora de Lofti, una empresa de muebles que fabrica en España con pinturas y barnices ecológicos.

¿Qué es para ti ser influencer y cómo ha cambiado el concepto desde que comenzó?

Toda aquella persona que tiene una comunidad, una audiencia, y la capacidad de influir sobre la misma. El concepto básico no ha cambiado, lo que sí ha cambiado ha sido el mercado.

¿Qué crees que aportas tú al mundo online para haberte convertido en un icono?

Creo que mi aportación siempre ha estado centrada en la moda, y es básicamente la capacidad o el gusto por contarle a las personas que me siguen cómo adaptar las tendencias y poder hacerlo de forma asequible para la calle y el día a día.

¿Qué tiene que tener un influencer para que tú lo sigas?

Tiene que aportarme ideas e inspiración a nivel fotográfico, de vídeo o a través del propio contenido.

¿Cómo ves el panorama instagramer actual? ¿Sobresaturado o equilibrado?

Sería fácil decir que está sobresaturado, porque es verdad que hay mucha gente que vive de ello, pero no es cierto, porque si así lo fuera, no habría tanta gente que nos sigue. El que decide cuántos actores puede haber en este sistema es el público, y si hay público para todos, no hay sobresaturación. Ahora simplemente hay tantos como la demanda del público exige.

Lo que la gente cree que es ser influencer y lo que de verdad es serlo.

Hay un abismo. La gente se piensa que nos dedicamos a salir por ahí, hacernos fotos y conseguir regalos. Entiendo que es en gran parte lo que transmitimos o con lo que muchos se quedan, pero no ven el trabajo que hay detrás. La mayoría tenemos un equipo, personas de apoyo, agentes, representantes, horas de edición, generación de contenido... No culpo a la gente de esto, porque a todos nos pasa cuando desconocemos algún campo. Por ejemplo, nadie es consciente del trabajo que lleva un plato en un restaurante si no se ha puesto a cocinarlo. Hay un resquemor generalizado, porque nadie se mete con los fotógrafos o con los videógrafos, mientras que nosotros tenemos la complicación de estar delante y detrás de la cámara.

Mi perfil es diferente al resto porque…

Es difícil que identifique eso, pero me baso en lo que dicen de mí. Siempre destacan mi naturalidad y me dicen que me entienden como alguien cercana que no ha cambiado desde que me siguen.

Belén Hostalet

Esta estilosa influencer muestra increíbles fotografías de sus viajes en Belén in Raw, sus lookazos en su perfil y es la fundadora de Manola, que ofrece moda deportiva de lujo, ecológica y servicios esenciales de ropa activa creando las mejores experiencias para usarlas.

¿Qué es para ti ser influencer y cómo ha cambiado el concepto desde que comenzó?

Influencer es una palabra muy grande, que abarca un poder y una responsabilidad enorme, y, aunque se usa muy fácilmente para generalizar, a mí no me gusta usarla. Una influencer, en su significado más purista, es aquella que influencia sobre el poder de decisión y acción de los demás. Desde mi punto de vista no es lo que yo hago, ni lo que quiero transmitir. Me gusta compartir y enseñar las cosas que me gustan, que me hacen feliz día a día, que me motivan (moda, deporte, pintura, alimentación etc), realmente sin ánimo de que nadie haga lo mismo que yo. En mis redes enseño mi vida, bueno, lo que quiero enseñar de ella (seamos sinceros), mi forma de entenderla, disfrutarla. Y en cuanto a moda, enseño cómo la veo yo y cómo la disfruto yo. Me encanta ver cómo mucha gente se inspira en mi forma de ver las cosas, o más que inspirarse, se siente identificada conmigo. Intento ser lo más natural posible e intento ser fiel tanto a mí misma como a las marcas con las que colaboro. Nuestro trabajo empezó de la nada, no sabíamos por dónde iba a tirar, todo era mucho más natural hace años, bajo mi punto de vista todo era más bonito porque era REAL. Ahora mismo me sabe mal ver ciertas cosas, productos a diestro y siniestro sin filtro, lo cual respeto profundamente porque cada uno adapta las redes como quiere, pero me gusta irme a dormir sabiendo que mis redes siguen siendo mías, y comparto mis viajes, mis días de deporte, mis marcas favoritas, mi pintura y disfruto de 'conversar' con mi audiencia y de mantener relaciones a largo plazo con proyectos, marcas y fundadores que confían en mí para transmitir su mensaje, sus ideas.

¿Qué crees que aportas tú al mundo online para haberte convertido en un referente?

Creo que precisamente el hecho de seguir siendo yo misma, natural, enseñando las cosas que me hacen feliz y manteniendo ese 'feel' en cada foto. Creo que cada captura refleja el cariño con el que cada foto está hecha, o incluso muchas veces puede transmitir la felicidad de cada momento, en los viajes con mi pareja, mi madre, mi amor por Colombia, Hawái, el mundo en general... Y, cómo no, mi forma informal de entender la moda, mi amor por un vestido simple de lino es grandioso y más que sabido llegados a este punto.

¿Qué tiene que tener un influencer para que tú lo sigas?

He de sentirme identificada, he de sentir el cariño con el que crea su estética y su estilo, al igual que lo hago yo. Es fácil cautivarme si además combinas moda y viajes.

¿Cómo ves el panorama instagramer actual? ¿Sobresaturado o equilibrado?

Entre fotos, reels, vídeos, abro las redes y hay demasiada información de golpe, y eso me produce cierta ansiedad, aunque tengo que decir que me gusta cada vez más dar con nuevos perfiles, pequeños perfiles, que de verdad hacen cosas con mucho amor y estilo, y eso me hace sentirme inspirada también.

Lo que la gente cree que es ser influencer y lo que de verdad es serlo.

Bueno, lo que la gente cree es lo que se les debe haber pasado por la mente a cada lector nada más leer la pregunta, pero implica mucho trabajo y mucha dedicación. Sí es cierto que gozamos de una cantidad de ventajas increíbles, viajes, ropa, restaurantes... Pero hay mucho más detrás. Cada trabajo es distinto y me sabe mal cuando nos comparan con un trabajo de oficina, es el típico comentario, pero, como habrán escuchado mil veces, somos fotógrafos, estilistas, contables, relaciones públicas y un sinfín de papeles recogidos en una misma persona. Además es un trabajo muy solitario también, haces amistades por el camino, pero pasas mucho tiempo sola viajando, en eventos, en hoteles, sin poder disfrutar de los tuyos, y pasando muy poco tiempo en casa, y yo al menos siempre he sido muy casera.

Mi perfil es diferente al resto porque...

... no quiero decir diferente, ni usar ningún adjetivo, simplemente hago mi trabajo con mucho cariño.

Roy Galán

Es prácticamente imposible que alguno de tus contactos no haya compartido algún texto del escritor, que ha enamorado con sus palabras incluso a los corazones más gélidos y que es capaz de analizar 'La isla de las tentaciones' como si de un texto de Heidegger se tratara. Autor de 'Irrepetible', 'La ternura', 'Haz que parezca amor', 'Nadie dentro de ti' y 'Fuerte', demuestra que el feminismo, como las lágrimas, no es exclusivo de las mujeres.

¿Qué es para ti ser influencer y cómo ha cambiado el concepto desde que comenzó?

La verdad es que podríamos decir que yo no cumplo con alguno de los requisitos para ser lo que podríamos llamar un influencer hegemónico porque no hago publicidad y tampoco comparto nada de mi vida. Sí podríamos hablar de la influencia en el pensamiento o en el discurso ya que yo me dedico a escribir, pero más que influencer me gustaría pensar que soy un disrupter: lo que quiero generar un cambio en la mirada. Es lo mínimo que puedo hacer con la fortuna de espacio y altavoz que tengo. También con el poder. No hay mayor poder hoy en día que la gente te quiera escuchar. Pienso que la evolución de las redes sociales han ido de la mano de las lógicas capitalistas de las que no podemos escapar. Lo que comenzó siendo un espacio libre cada vez más se ha ido llenando de ese crudo llamado mercado y que nos convierte en consumidores en todos los espacios de nuestras vidas. Supongo que solo es un reflejo de lo que pasa también en el exterior no virtual, pero está claro que si ahora hay gente que quiere ser influencer como profesión es porque ser tú, en algún momento, se convirtió en un trabajo. Hay gente que gustó sin buscar gustar y ahora hay gente buscando gustar para que le regalen cosas gratis. Esa es la diferencia.

¿Qué crees que aportas tú al mundo online para haberte convertido en un icono?

Me da vergüenza contestar a esto porque entra en mí todo el síndrome del impostor al leer la palabra 'icono'. Superando esta vergüenza diría que lo que aporto es emoción. Soy consciente de que las palabras son vehículos para la emoción y que si consiguen tocar las teclas adecuadas son capaces de cambiar nuestro mundo. Solo cuando eres capaz de sentir algo puedes comprenderlo realmente. Yo siempre intento que la gente comprenda con el cuerpo y no solo intelectualmente.

¿Qué tiene que tener un influencer para que tú lo sigas?

Yo en mi vida no soy alguien exigente, así que tampoco lo soy con la gente que sigo. Me parece bien que suban lo que deseen siempre y cuando respeten los derechos humanos. No juzgo. Me gusta ver verdad. La verdad me enamora.

¿Cómo ves el panorama instagramer actual? ¿Sobresaturado o equilibrado?

Totalmente sobresaturado. No solo Instagram: todo. Tenemos tal cantidad de oferta, de estímulos y de información que de verdad creo que nuestras cabezas no están preparadas para hacernos cargo de todo eso. Habrá que ver en un futuro cómo será la gente que solo ha vivido esta cosa tan maravillosa y tan terrorífica que supone poder acceder siempre que quieras a cualquier cosa. Me intriga saber cómo influirá eso en el comportamiento y en las relaciones de los seres humanos.

Lo que la gente cree que es ser influencer y lo que de verdad es serlo.

Yo creo que la gente cree que no te puedes quejar porque te va 'bien'. La gente relaciona que te vaya bien con tener seguidores en redes sociales. Y no tiene nada que ver. De hecho, tener a tanta gente pendiente de ti, que tanta gente a la que tú no conoces sepa quién eres es un mazazo de los duros a tu identidad. Los seres humanos nos construimos (necesitamos) la mirada ajena, pero esta mirada está sesgada porque solo conocen del otro lo que comparte y lo demás se lo inventan. Ahí entran muchas suposiciones y prejuicios. A mí, por ejemplo, ser mediático me ha colocado en un limbo. La gente que me conocía antes de escribir en redes sociales ha cambiado su imagen de mí porque se ha visto contaminada por la imagen colectiva, así que digamos que mis conocidos me han desconocido. Supongo que lo que de verdad es ser influencer es una soledad camuflada de aparente compañía.

Mi perfil es diferente al resto porque…

... es el mío.

Oliver Vegas

Este reputado fotógrafo ha hecho de las redes sociales un escaparate perfecto para que nos enamoremos de sus impresionantes fotografías.

¿Qué es para ti ser influencer y cómo ha cambiado el concepto desde que comenzó?

Al principio cuando surgió todo esto, no tenía mucha idea de qué significaba, ya que para mí simplemente era una forma de compartir experiencias y abrirme camino a que personas de otras partes del mundo conocieran mi trabajo. Pero ahora, creo que todos influimos de alguna manera, y es que las redes sociales y la facilidad de compartir cualquier cosa ha conseguido que cada persona influya en las reacciones de otras, ya sea por medio de una fotografía, un vídeo, un emoji, simplemente con que algo que compartes se haga viral, ya has conseguido esa reacción en cadena.

¿Qué crees que aportas tú al mundo online para haberte convertido en un referente?

Para mí es un halago que tantísimas personas me tengan como referencia. El ser natural y mostrar una cara que no distorsiona la realidad, que se comporta de una manera cercana, eso la gente lo valora, y eso va más allá de tener miles de seguidores.

¿Qué tiene que tener un influencer para que tú lo sigas?

Tiene que ser una persona carismática, de la que pueda aprender, que tenga unos valores, que aporte algo que los demás no tengan.

¿Cómo ves el panorama instagramer actual? ¿Sobresaturado o equilibrado?

Hace ya unos años que ha crecido de una manera vertiginosa, existe un descontrol de personas que comienzan a parecerse las unas a las otras, quiero decir, que ya existen copias de las copias, personas que han dejado de ser originales en las redes, utilizando los mismos lugares para hacerse las fotos, el mismo vestuario, la misma forma de vida, los movimientos… Lo que la gente cree que es ser influencer y lo que de verdad es serlo. El problema está en el perfil básico que tenemos todos en mente a la hora de pensar en un influencer, enseguida se nos viene a la cabeza la personas que tienen un estilo de vida, llamémoslo, con suerte. Para mí ser influencer tiene una responsabilidad, por lo menos en mi sector, considero que prima por delante de todo el ser cercano y cuidar aquello que muestras a los demás, intentar no distorsionar la realidad haciendo creer a la gente que tu vida está llena de lujos, de risas o de que todo es perfecto. Deberíamos de ser todos mas conscientes de lo que somos y de dónde venimos, la gran mayoría de personas no tienen la mismas facilidades para conseguir algo, a mí me ha costado conseguir muchas cosas y todavía lucho por algunas, y no es malo mostrar a los demás esa lucha.

Mi perfil es diferente al resto porque...

A esto no sabría qué responder, porque no considero que sea diferente.

Victoria Martín

Más conocida como Living Postureo, deja sin habla semanalmente a Ana Morgade en 'Yu, no te pierdas nada', ha dado un giro a los consultorios sentimentales desde el espacio Reina Victoria, dentro del programa 'Este es el Mood', y hace imposible que escuches el podcast que comparte con Carolina Iglesias, 'Estirando el chicle', sin que la risa te nuble la vista, el juicio o todas las opciones anteriores.

¿Qué es para ti ser influencer y cómo ha cambiado el concepto desde que comenzó?

La verdad que yo no me considero muy influencer, me encantaría serlo porque tendría mucho más dinero y no pagaría en restaurantes. Yo me veo más como la deep web del mundo influencer, la babosa que observa cómo se mueve la máquina y lo comenta, intento hacer crítica y humor de todo ello porque me apasiona este pequeño ecosistema. Su forma de hacer publicidad, las relaciones entre ellos y su manera de ver y enfrentarse al mundo desde un plano tan diferente al mío, y a la gente que conozco, que me parece apasionante. Muchos influencers se enfadan conmigo porque creen que hablo desde la envidia. Tienen razón.

¿Qué crees que aportas tú al mundo online para haberte convertido en un referente?

Considero referentes a gente como Lady Gaga, Katherine Ryan, Sarah Silverman, Natasha Leggero, Paris Hilton o Malala. En realidad, creo que últimamente calificamos como iconos o referentes a personas que simplemente tienen un gusto exquisito para combinar los tonos tierra. Pero eso no es ser un icono, porque eso es precioso y nos encanta verlo en nuestro feed, pero no cambia el mundo.

¿Qué tiene que tener un influencer para que tú lo sigas?

Me gustaría seguir a muchas que me han bloqueado. En general, lo que más me interesa para seguir a alguien es que su estilo de vida tenga fantasía, pero existan pensando que así vive la gente en general. Que su vida es 'lo normal'. Decir que la primera vez que te relajas en todo el lunes es en Tacha Beauty dándote un masaje en los tobillos es algo político. Lo que es importante aclarar es que yo no me creo ni peor ni mejor persona ni más o menos frívola que ellxs, solo tengo menos dinero. Luego también hay gente que hace contenido para Instagram que es brutal e importante como Henar Álvarez, Carolina Iglesias, LalaChus, La Holloway, Nerea Pérez de las Heras, Gakian y un montón más.

¿Cómo ves el panorama instagramer actual? ¿Sobresaturado o equilibrado?

Yo lo veo lleno de magia e ilusión, porque ahora los influencers se aventuran a comentar cualquier tema (política, feminismo, etc…) y mezclan la situación social y económica actual con algún problema personal: “Por culpa del coronavirus no he podido retocarme las balayage en un mes”. Creer que una pandemia mundial se ha creado para fastidiarte a ti el pelo es increíble. Cada vez más, la gente considera que todas sus opiniones son superimportantes y dignas de ser escuchadas. La mayoría de veces que opinamos sobre algo deberíamos habernos dado un puntito (yo también me incluyo). No valoramos el poder que nos da callarnos la puñetera boca. Pero, bueno, me encanta que hablen de todo y comentarlo porque es la salsa de mi vida. No te voy a mentir.

Lo que la gente cree que es ser influencer y lo que de verdad es serlo.

Yo creo que se tiende a pensar que todas las cuentas con unos pocos seguidores pueden vivir de ser influencers y nada más lejos de la realidad. Tienes que hacer un contenido que pueda cuadrar con las marcas, y Living es difícil de encajar y a mí que me encaje, aunque alguna vez sí he hecho publicidad con cosas que nos han resultado interesantes o que se adaptaban al contenido. Tampoco es mi fuente de trabajo, que, oye, me encantaría porque creo que me puede resultar menos agotador que ser guionista y pasarme el día escribiendo chistes y tonterías. También creo que se tiende a pensar que, si tienes unos poquitos seguidores, ya te regalan todo y a mí no me mandan NADA. Bueno, miento, una vez me envió, una conocida marca de alimentación industrial, un montón de bollos preciosos a mi casa y me los comí de una sentada. No hay nada como comer bollería en el suelo de tu baño mientras lloras y escuchas a Nek.

Mi perfil es diferente al resto porque…

.... soy más bruta que un arado. Se dice así, ¿no? Al final es una cuenta de humor y, bueno, hago lo que puedo. Aunque, ya que estamos, más que que sigan Living Postureo prefiero que vean nuestra serie ‘Válidas’, que hice con Carolina Iglesias e Ignacio Pérez Pardo, y está en YouTube. O nuestro podcast ‘Estirando el chicle’. Esto ya lo dejo aquí como promoción, porque me viene muy bien y no tengo vergüenza ninguna.

Jonan Wiergo

Conocido por algunos por haber sido concursante de 'Pekín Exprés', este jovencísimo influencer destaca por su activismo y por la familiaridad con la que habla.

¿Qué es para ti ser influencer y cómo ha cambiado el concepto desde que comenzó?

Para ser influencer primero debes ser consciente de la cantidad de personas que te están viendo día a día. Y saber muy bien qué tipo de valor quieres aportar a toda esa comunidad. Todo ha cambiado mucho desde que comencé. Antes era puro entretenimiento sin rentabilizarlo económicamente y ahora hay mucha gente que ha llegado hasta aquí solo por el hecho de querer, querer y querer.

¿Qué crees que aportas tú al mundo online para haberte convertido en un icono?

Sinceramente, familiaridad. Hablo con mis seguidores de la misma manera que hablo con mis amigos cuando me tomo una cerveza.

¿Qué tiene que tener un influencer para que tú lo sigas?

Buenrollismo y parte de activismo en cualquier sector. Que las personas utilicen esta plataforma para conseguir que otras personas se sientan identificados me parece muy importante. Ohmamiblue por lo que forman, Devermut por su información, Goicoechea por su explosividad como mujer, Amarna Miller por su capacidad de debatir, Samantha Hudson por el normalizar y reivindicar... Hay muchas personas que me gustan en redes y que creo que hacen muy buena labor como personas influyentes.

¿Cómo ves el panorama instagramer actual? ¿Sobresaturado o equilibrado?

Creo que todavía queda hueco para muchas personas y eso ayudaría a que cada vez se normalice más este trabajo. Viene una nueva generación fuerte de TikTok y otras plataformas. Aunque creo que algunos, no sé si por la edad o por ese tipo de plataformas, necesitan una buena persona o un buen equipo que sepa guiarlos para mantenerse en una buena linea de trabajo y proyectos. Alguien que les haga tener los pies en la tierra.

Lo que la gente cree que es ser influencer y lo que de verdad es serlo.

Creo que mis seguidores saben muy bien cómo me gusta currarme todo para llegar a sacar cada proyecto. Sé que lo valoran. Estar en el punto de mira positivamente conlleva muchas horas de pensar y pensar y pensar para dar proyección a todo eso que te gustaría llegar.

Mi perfil es diferente al resto porque…

... creo que la naturalidad es un punto superfuerte. He conocido gente con la que me he llevado sorpresas a la hora de tratarlos en persona. En stories me vendes una personalidad que no es la de la realidad. Lo comprendo y respeto, pero me gustaría que todos fueran como se muestran.

Laura López

Si al ver sus redes sociales no te entra hambre, solo existen dos explicaciones: o te acabas de tomar diez McMenús, o no te gusta la comida. Sus recetas y sus impecables fotografías hacen del perfil de Laura Ponts una delicia.

¿Qué es para ti ser influencer y cómo ha cambiado el concepto desde que comenzó?

Para mí ser influencer es primero de todo tener pasión por un tema en concreto. Mostrar esta pasión a tus miles de seguidores. En mi caso concreto, la fotografía gastronómica, la estética y las recetas. Tener credibilidad, aportar valores, ser diferente, destacar, crear y sobre todo aportar ideas a tu público de una manera constante, honesta y divertida. Desde que empecé, todo ha cambiado mucho. Antes éramos cuatro, ahora hay miles de personas que hacemos casi lo mismo, ahora todo el mundo quiere ser influencer, aunque no todos lo consiguen. Creo que hay gente con muy poca credibilidad o simplemente quieren que los inviten o ganar dinero, pero no es tan fácil. Hay que trabajar mucho y durante años para poder 'ser alguien' en el sector o llegar a gustar en nuestras redes

¿Qué crees que aportas tú al mundo online para haberte convertido en un icono?

En mi caso aporto ideas, estética, recetas fáciles e interesantes. Hacer que lo simple sea bonito y divertido a la vez. Entretener y amar la cocina como forma de vida. Que no es una moda porque en mi caso lo llevo en la sangre.

¿Qué tiene que tener un influencer para que tú lo sigas?

Ser original, ser divertido, con carácter e ideas muy claras. Interactuar, contestar, aportar felicidad y, sobre todo, ser muy humilde.

¿Cómo ves el panorama instagramer actual? ¿Sobresaturado o equilibrado?

Sobresaturado. Hay perfiles que no aportan nada, y otros que no puedes vivir sin ellos por las grandes ideas que nos aportan.

Lo que la gente cree que es ser influencer y lo que de verdad es serlo.

Yo creo que todos los influencers son diferentes. Hay gente que se lo ha ganado con su propio pulso y otra que gracias a segundas personas han conseguido muy rápido el éxito, por ejemplo, siendo 'mujeres o maridos de'. Mucha gente cree que es muy fácil y divertido, que ganamos mucho dinero y que nuestas vidas son fáciles, pero hay mucho trabajo detrás de cada imagen, mucha constancia, no todo sale a la primera, muchas horas invertidas que no se ven ni se aprecian. Y también dejar de hacer muchas cosas que antes hacíamos porque teníamos mucho más tiempo. Pero hay miles de cosas positivas y una de ellas es ver a tus seguidores fieles y felices.

Influencers Cool Postureo
El redactor recomienda