La plancha de pelo que alisa en menos tiempo y daña menos el cabello existe
  1. Estilo
  2. Belleza
Invertir en investigación

La plancha de pelo que alisa en menos tiempo y daña menos el cabello existe

Dos de las características que valoramos antes de comprar una plancha para el pelo es que deje un acabado perfecto y no estropee nuestro cabello, pero ¿y si encima no lo dañara?

placeholder Foto: La nueva plancha con placas flexibles moldea el cabello en menos tiempo y sin dañarlo. (Imaxtree)
La nueva plancha con placas flexibles moldea el cabello en menos tiempo y sin dañarlo. (Imaxtree)

Como poseedora de una ensortijada melena al más puro estilo Julia Roberts en ‘Pretty Woman’ y con una cantidad de masa capilar que le suma varios gramos a mi anatomía, cuando una plancha del pelo llega al mercado, mi acto reflejo es testarla para someterla al juicio de mi melena.

Cuando alguien te dice que lleva desarrollando 7 años una plancha testada en el cabello de 800 personas y con 600 horas de pruebas, las cifras abruman, pero como no soy una chica de números, lo que realmente llamó mi atención fue que se trataba de una plancha con placas flexibles que 'aprisionaban' el pelo de tal forma que en una pasada este se alisaba y no hacía falta subir la temperatura de la herramienta hasta cifras elevadas. Y, claro, el deber capilar me llamó.

[LEER MÁS: Todo lo que tu pelo realmente necesita para sobrevivir a un 'bad hair day']

placeholder Modelo en backstage con el cabello moldeado. (Imaxtree)
Modelo en backstage con el cabello moldeado. (Imaxtree)

El revolucionario invento se lo debemos al genio loco James Dyson, creador de maravillas de la aspiración del hogar y del secador-objeto-de-deseo que apenas hace ruido. Tras años y millones de euros de investigación, el británico ha desarrollado y patentado la plancha Dyson Corrale, una suerte de moldeador que lo mismo te alisa en una pasada que te crea una onda o un bucle sin apenas dañar el cabello al estar formado por las llamadas placas flexibles. Estas revolucionarias placas se adaptan a la forma del cabello para aplicar la tensión necesaria para moldearlo sin tener que recurrir a altas temperaturas. Es decir, reduce el daño del pelo.

placeholder Dyson Corrale. (Cortesía)
Dyson Corrale. (Cortesía)

Para alisar el pelo se necesita combinar calor, tensión y control. Esos fueron los resultados que arrojaron los estudios en los laboratorios del cabello de Dyson. De estas tres variables, el calor era el culpable del daño del cabello. “Las planchas de pelo con placas sólidas -las de toda la vida- aplican tensión y calor solo en la parte más gruesa del mechón de pelo, dejando hilos de cabello sueltos por los lados sin calentar. Esto hace que tengamos que realizar múltiples pasadas en la misma sección del mechón del pelo para conseguir un aspecto uniforme. El problema es que aportamos un exceso de calor, que puede causar rotura y perdida de brillo”, detalla James Dyson.

Es ahí donde entran en la partida las placas flexibles. Resultado de la aleación compleja de manganeso y cobre junto a seis metales, estas placas están torneadas con un grosor de 65 micras, exactamente lo que mide el ancho de un pelo. Gracias a esta compleja aleación, las placas proporcionan flexibilidad, dureza y consiguen una conducción del calor sobre el cabello óptima. Esto se traduce en que, en una pasada, la tensión se reparte de igual forma sobre todo el mechón, lo que permite que el calor se reparta uniformemente y no sea necesario realizar otra pasada.

Como usuaria demasiado habitual de las planchas, mi cabello sufre tirones en cada pasada y estos se deben precisamente a que la plancha no consigue capturar y domar todo el cabello aunque se trate de un mechón fino, algo que milagrosamente no ocurre gracias a las placas flexibles. El mechón que planchas recibe exactamente la misma presión y el mismo calor, por lo que sale con un acabado uniforme y sin encrespamiento, en parte gracias a los bordes de turmalina con propiedades ionizantes que recuden la electricidad estática.

placeholder Cabello en backstage antes de ser moldeado. (Imaxtree)
Cabello en backstage antes de ser moldeado. (Imaxtree)

Al necesitar menos pasadas, el pelo se expone a menos calor, pero además Corrale cuenta con la posibilidad de ajustar la temperatura a la que quieres poner las placas al disponer de tres opciones: 165º, 185º y 210º. Para asegurar la temperatura de la plancha, se incorpora un control inteligente del calor con el que la plancha regula 100 veces por segundo que la temperatura de las placas es la indicada, tecnología que comparte con el secador Dyson Supersonic y con el moldeador Airwrap.

Por tanto, a las menos pasadas y la regulación de la temperatura se le debe la reducción de las pasadas y la exposición del cabello al calor. Al alisar el cabello notas que terminas antes, pero además, tal y como explican sus creadores, al exponer el cabello a un menor calor, se reduce hasta en un 50% el daño del pelo.

Para mejorar aún más la experiencia de usuario, la plancha puede funcionar de forma inalámbrica con una autonomía de 30 minutos. Cuenta con una batería de ion-litio de 4 células que proporciona el rendimiento térmico de una plancha con cable. Puedes utilizarla como una plancha tradicional y peinarte mientras está enchufada o puedes utilizarla sin él, para moverte con más facilidad. Tarda 70 minutos en cargarse y viene con una base de carga sobre la que apoyarla y acceder a ella con mayor comodidad.

Con todo esto podríamos decir que Dyson Corrale (499€) se acaba de colar directamente en esa lista de gadgets indispensables en el cuidado del cabello. Termina antes, no encrespa, no tiene cables y encima hace que el cabello sufra menos… ¿Ha inventado la ciencia la herramienta capilar definitiva?

Cabello
El redactor recomienda