Tras el ayuno alimentario llega el cutáneo: ¿el 'skin fasting' te va?
  1. Estilo
  2. Belleza
TENDENCIAS DE BELLEZA

Tras el ayuno alimentario llega el cutáneo: ¿el 'skin fasting' te va?

La última moda para el cuidado de la piel es dejar de aplicarle cosméticos a diario para que descanse. Pero ¿es buena esta nueva tendencia llamada 'skin fasting' o ayuno cutáneo?

placeholder Foto: Devuélvele la luminosidad a tu piel. (Imaxtree)
Devuélvele la luminosidad a tu piel. (Imaxtree)

Para muchas mujeres, sobre todo las asiáticas, su rutina de cuidado facial supone usar casi veinte productos cosméticos a diario. En Occidente, en cambio, parece que no pensamos lo mismo y, tras el boom de la k-beauty que hubo aquí hace unos años, en 2019 llegó la filosofía escandinava, perfecta para los que buscan disminuir el tiempo que pasan frente al espejo del baño. A finales del año pasado surgió el ‘skinimalismo’, una tendencia que consiste en simplificar tanto los productos como el maquillaje que nos aplicamos en la piel, y ahora parece que está en auge el ‘skin fasting’ o ayuno cutáneo, que, al igual que el ayuno intermitente tan de moda en nutrición, aboga por desintoxicar la piel a base de no suministrarle ningún producto durante un tiempo.

Foto: Hidratantes y exfoliantes para las zonas más secas del cuerpo. (Unsplash)

¿Qué es el ‘skin fasting’ o ayuno cutáneo?

El ayuno cutáneo consiste en dejar que la piel descanse de todos sus productos o rutinas para así darle tiempo para que respire, mejore su funcionamiento y se restablezca por sí sola, sin la ayuda de productos para su cuidado. Y aunque el concepto parece bastante sencillo, la metodología puede variar de persona a persona, habiendo diferentes grados tanto de eliminación de cosméticos como de tiempo durante el cual se va a seguir esta práctica, tal y como ocurre con el ayuno relacionado con los alimentos.

placeholder Una de las propiedades de la vitamina C es la de devolver la luminosidad a la piel. (Imaxtree)
Una de las propiedades de la vitamina C es la de devolver la luminosidad a la piel. (Imaxtree)

El objetivo es conseguir que la piel reconstruya su barrera cutánea y la mantenga en condiciones óptimas para fomentar una mejor salud y resistencia. Además, esta práctica también puede ser una manera de detectar qué productos le van bien a cada uno o cuáles son los que causan irritación, brotes de acné u otros problemas. “Este método, en teoría, obliga a la piel a regenerarse y protegerse de manera autónoma, mejorando supuestamente su calidad. En cambio, no hay evidencias científicas de que así sea; más bien al contrario”, asegura Leo Cerrud, doctor especializado en medicina estética.

“La piel es un órgano con vida, por lo que aplicar ingredientes activos cada día es imprescindible. Lo importante es usar los productos necesarios en función de objetivos, clima, estación del año, identidad hormonal, etc. Personalmente solo contemplo este ayuno cuando hay algún problema (sequedad, eczemas, irritación…) debido al mal uso de ciertos ingredientes activos”, añade Paz Torralba, directora de The Beauty Concept.

Efectos secundarios del ‘skin fasting’ o ayuno cutáneo

Hay que tener en cuenta que los cosméticos no son un extra que se pueda suspender arbitrariamente. “Estos ayudan al proceso natural de regeneración, renovación, seborregulación, hidratación y protección. Si se suprime esta 'ayuda', lo único que vamos a conseguir es estresar la dermis y abandonarla a su suerte; lo que va a producir aumento del sebo, obstrucción de los poros, deshidratación, manchas y, en general, una disminución de su calidad de piel”, advierte el doctor. Torralba, por su parte, añade: “Nunca se deben eliminar todos los productos de la rutina facial; la limpieza en ningún caso, ya que es la base para mantener una piel sana y joven”. Por no hablar de que esta necesita estar protegida para que las agresiones diarias no le afecten y eso es parte de la función que hacen las cremas de tratamiento o los protectores solares, por ejemplo. Y por último también hay que saber que “muchas rutinas cosméticas llevan un tiempo para establecerse y hacer efecto acumulativo, por lo que suspender su uso sería tener que empezar otra vez de cero”, reflexiona Cerrud.

Foto: Retirar las impurezas de la piel debe ser una prioridad. (Freestocks para Unsplash)

Sin embargo, sí que hay una excepción para llevar a cabo el ‘sking fasting’, que es cuando existe una condición llamada ‘overdose cosmética’, que sucede cuando alguna persona se ha pasado probando diferentes cosméticos y ha usado (y mezclado) demasiados activos e ingredientes durante mucho tiempo. “Lo lógico en estos casos sería mantener la rutina de limpieza, descansar unos días de esos productos que no nos están haciendo bien y cambiar a otros ingredientes activos para conseguir resultados”, recomienda Torralba. Cerrud, por su parte, sugiere: “Suprimir algunos pasos, pero nunca deshacerse de la rutina básica, limpieza, exfoliación y protección solar por la mañana; por la noche, limpieza acompañada de cremas enriquecidas”.

Tendencias de belleza Medicina estética
El redactor recomienda