Fallece Philippe Venet, el compañero de vida de Hubert de Givenchy
  1. Estilo
  2. Moda
LUTO EN LA MODA

Fallece Philippe Venet, el compañero de vida de Hubert de Givenchy

Desconocido para el gran público pero muy valorado por sus compañeros, el diseñador ha muerto a los 92, tres años después que el amor de su vida

placeholder Foto: Hubert y Philippe. (Museo del Traje)
Hubert y Philippe. (Museo del Traje)

Hubert de Givenchy decía que lo suyo con Audrey Hepburn parecía un matrimonio, pero lo cierto es que la pareja del diseñador era Philippe Venet, un hombre educado y discreto que la historia colocó a la sombra de uno de los nombres más aclamados de la moda de su tiempo.

Foto: Givenchy ha fallecido a los 91 años.

Venet se empezó a formar con 14 años en su pueblo natal, Lyon, con Pierre Court, uno de los sastres más conocidos de la ciudad. Allí aprendió su corte magistral que luego aplicaría a todos sus vestidos. Eso sí, fue a finales de los años 40, cuando llegó a París para trabajar en el atelier de Elsa Schiaparelli, cuando su vida realmente cambió. En el estudio de la italiana conoció al que sería su pareja para el resto de sus días, Hubert de Givenchy, quien lideraba la línea de prêt-à-porter de la diseñadora surrealista.

Cuando Givenchy decidió abandonar la casa para lanzar su propia carrera, Venet le sustituyó en Schiaparelli, pero por poco tiempo. Al final se unió al proyecto de Givenchy en 1952. Allí estaría, apoyando a su pareja, hasta 1962, año en el que decidiría dar el salto definitivo a la primera línea, fundando la casa que llevaría su nombre en el 62 de la Rue François.

placeholder Venet y Givenchy. (Museo del Traje)
Venet y Givenchy. (Museo del Traje)

Su idea era, como confesó en la televisión francesa, vestir a una mujer chic de 30 años. Y lo consiguió, aunque su éxito estuvo, sobre todo, en los Estados Unidos, donde acabó pasando grandes temporadas en las que exhibía sus creaciones en desfiles tanto en Nueva York como en Los Ángeles. En 1985 fue reconocido en Francia con el premio Dedal de Oro, como el mejor diseñador del año. Su nombre era ya respetado y se apreciaba mucho su paleta vibrante de colores y sus impecables abrigos. El 'New York Times', de hecho, lo calificaba como uno de los diseñadores más animados de la moda parisina. Incluso, llegados los 90, se atrevió a lanzar su propia línea masculina. Pero aquello duró poco. En 1994 anunció el cierre de la maison: Givenchy dejaba su firma homónima (que había vendido al grupo LVMH) y Venet le iba a acompañar en su retiro dorado en sus impresionantes residencias en Francia.

Desde entonces, la fuerza del nombre Givenchy hizo que Venet se quedara en un mero acompañante (del que siempre estaba pendiente Hubert). La propia presencia que tenía el diseñador de 'Desayuno con diamantes', que medía 1,98, hacía todavía más pequeño si cabe a Venet, que destacaba justo por lo contrario. En los últimos años, ya viudo y también con problemas de salud, Venet rechazó los homenajes que se le quisieron dar, pensando, según aseguran, que su legado no estaba a la altura, por ejemplo, del propio Givenchy. Pero merece la pena descubrir el legado que nos ha dejado uno de los diseñadores más callados, pero también más respetados del siglo XX en Francia.

El diseñador Christian Lacroix ha sido uno de los primeros en hacer referencia al fallecimiento de Venet en las redes sociales "Era verdaderamente un caballero, un talento subestimado y un corazón más que elegante". Rápidamente, otros nombres, como Guillaume Henry (actual director creativo de Patou), Herve Pierre (estilista de Melania Trump) o Naty Abascal se sumaban al homenaje virtual reconociendo el inmenso talento de Venet.

Givenchy Naty Abascal
El redactor recomienda