La historia del ‘That Dress’ de Donatella Versace, el vestido que dejó sin palabras al MET
  1. Estilo
  2. Moda
HISTORIA DE LA MODA

La historia del ‘That Dress’ de Donatella Versace, el vestido que dejó sin palabras al MET

En el año 1993 un impresionante diseño negro de los hermanos Versace con múltiples cadenas y claras referencias bondage revolucionó a los asistentes de la Gala del MET

Foto: Santo, Donatella y Gianni Versace fotografíados en 1987. (Alfa Castaldi)
Santo, Donatella y Gianni Versace fotografíados en 1987. (Alfa Castaldi)

Todas las marcas de moda internacionales poseen signos de estilo perfectamente reconocibles que traspasan a la memoria colectiva y se acaban convirtiendo en iconos. Si pensamos en Versace probablemente aparecerán en nuestra mente referencias como el logotipo dorado con la cabeza de medusa, los estampados barrocos o el cuero. La firma italiana se encuentra estrechamente vinculada a la sensualidad de los años 90 y no solo por su relación con las mejores supermodelos internacionales.

Fue en 1993 cuando los hermanos Versace se unieron para crear un vestido que pasaría a la historia de la moda y cambiaría para siempre el rumbo de la firma italiana. Se celebran 100 años de historia de la revista Vogue en la Gala del MET, los asistentes se preparan para tal acontecimiento, pero ninguno era consciente de lo que sucedería minutos después sobre la alfombra.

Donatella Versace baja del coche, acompañada por su hermano Gianni, enfundada en un impresionante diseño que en cuestión de segundos se hace con la atención de todas las cámaras y focos. La celebridad luce un vestido negro con corsé en la parte superior y una falda asimétrica, conectados por un cinturón dorado que refuerza la cintura de avispa, pero esta solo es la base. El modelo se encuentra repleto de cintas negras con remates dorados que rodean su cuello y lo conectan con el resto del vestido.

Un vestido de inspiración bondage que se denominó “vestido de esclavitud”. Sin embargo, el nombre con el que verdaderamente se conoce el diseño es “That Dress”. El modelo fue bautizado así porque cuando el público asistente lo contempló todos comenzaron a susurrar: “ese vestido”, “ese vestido”. Según expertos del mundo de la moda "es un vestido tan icónico que fue el responsable de convertir a Donatella en una celebridad”.

El momento de su creación

Este impresionante diseño, que se acabó convirtiendo en uno de los más importantes de la trayectoria profesional de Gianni Versace, esconde una profunda historia sentimental detrás. Hacía tan solo unos meses que al diseñador le habían detectado un cáncer y su hermana se encontraba devastada; la relación de ambos siempre había sido muy estrecha.

Donatella no era capaz de asimilar que perdería a su hermano y, sobre todo, que tendría que asumir la responsabilidad de ponerse al frente de la firma y sustituir su trabajo. El saber que pronto llegaría su fin hizo que Gianni pensara más que nunca en el futuro de su marca y quiso provocar un gran cambio, experimentar, romper con lo establecido y arriesgarse al máximo.

Por ello, el mayor de los Versace se unió más que nunca a su hermana y comenzó a enseñarle todas sus técnicas y conocimientos. En uno de estos momentos de creación fue cuando surgió este diseño que pasaría a la historia de la moda. Al finalizarlo, Donatella pensó que debía ser una de sus supermodelos la que lo luciese durante el evento, pero Gianni insistió en que fuese ella la que lo llevara.

‘Miss S&M’ 1992

Sin embargo, este vestido tiene su origen en la colección de Versace otoño-invierno 1992 llamada ‘Miss S&M’. Presentada en el Hotel Ritz de París provocó una gran polémica en el mundo de la moda, escándalo y pasión serían las palabras perfectas para polarizar la situación que se vivió dentro de uno de los hoteles más lujosos de la capital francesa.

La Alta Costura asistió a un espectáculo que jamás imaginó ver. Vestidos ceñidos, transparenres, que mostraban el abdomen, escotes con tiras de piel negra, modelos llenas de correas, hebillas y claras referencias BDSM; desfilando con un altísimo poder sexual. Una oda al color negro, al satén, a la piel y el encaje que consiguió que Versace se consolidase como una de las grandes casas de moda.

Su repercusión posterior

El éxito generado por este vestido hizo que en el año 1994 en la première de ‘Cuatro bodas y un funeral’, Elizabeth Hurley acudiese junto a Hugh Grant enfundada en uno de estos modelos.

Así se abrió la veda de una historia posterior. Donatella ha querido reinterpretar este diseño una y otra vez para rendir tributo a su hermano. Por ejemplo, en la colección de otoño-invierno 2019/2020 Versace quiso reelaborar este diseño, que acompañará a la marca durante toda su historia.

placeholder Candice Swanepoel en la colección de Versace 2019-2020. (Cortesía Versace)
Candice Swanepoel en la colección de Versace 2019-2020. (Cortesía Versace)

El vestido gargantilla combinado con gruesos aros dorados sigue siendo una instantánea del estilo de la década.

Donatella Versace
El redactor recomienda