Logo El Confidencial
anfitriones de los casillas

Le hacemos la guía definitiva de Oporto a Sara Carbonero

Un hotel para quedarse hasta que encuentren casa, las tiendas más 'cool', el barrio chic, el restaurante playero de moda... Por si el portero firma por el club portuense y se vienen a vivir aquí

Foto: Le hacemos la guía definitiva de Oporto a Sara Carbonero

Las últimas informaciones respecto al futuro de Iker Casillas apuntan a que el portero del Real Madrid jugará la próxima temporada en el Oporto. De ser así, ¿que ocurrirá con Sara Carbonero? Es cierto que la ciudad portuguesa se encuentra a menos de una hora en avión de Madrid y que, de considerarlo, el de Móstoles podría dormir en casa todos los días, por lo que la periodista y Martín no tendrían que mudarse a tierras lusas. No obstante, por si finalmente la familia al completo decide hacer las maletas, Vanitatis le ha preparado a la consorte una guía completa con la que conocer una ciudad sobradamente bohemia y cool.

Río, vino, barcos, playas, beach clubs, vanguardia y mucho vintage. A Oporto no le falta de nada. Nosotros, que somos anfitriones parientes cercanos de Phileas Fogg, le hemos preparado una guía por la ciudad legendaria del país al fin y al cabo vecino, puerta con puerta. Nos postulamos como cicerones de la bella reportera que se emparejó con el cancerbero.

Buenas noticias: a Oporto le gusta el diseño

Lo mejor de la ciudad portuaria es que ama el diseño y la espectacularidad, a lo grande (solo hay ver la soberbia Casa de la Música), así que, por este lado, la periodista se habrá colocado un tanto en el marcador si su barco viene a recalar aquí. No hay más que darse un paseo por las calles para caer en la cuenta de cuán nueva y vieja es a la vez la ciudad. El colmo del vintageMuy a juego con el boho-chic del que hace gala esta wag ('novia o mujer de futbolista' en inglés). Les proponemos dar un paseo en barco por el Duero (también de noche, con una cena de lo más romántica) y admirar el fabuloso Cais da Ribeira, y también cruzar sus puentes en este París portugués y patear sus pintorescas calles, mientras juegan a encontrar las diferencias con Madrid en un antes del atardecer o del anochecer (un guiño a Julie Delpy y Ethan Hawke).

Cais da Ribeira, el muelle de Oporto
Cais da Ribeira, el muelle de Oporto

Un hotel mientras encuentran casa: el lujoso Yeatman

Seguramente, Carbonero ya había visto este magnífico hotel en sus mejores sueños, sobre el Duero y sobre la ciudad, con unas vistas inenarrables, en Vila Nova de Gaia (Rua do Choupero, 88), que es y no es Oporto, y junto a las bodegas de leyenda, haciendo un continuo homenaje a la buena vida. No podía haber una bienvenida para Casillas y familia mejor, con un copa del más codiciado oporto y todo lo demás. En The Yeatman, Sara podrá entregarse al spa y la vinoterapia, o zambullirse en una piscina-balcón mientras el pequeño Martín ve mundo. Cuando salgan de aquí, solo querrán vivir en una mansión, que las hay e imponentes, con vistas al río.

Nosotros, por nuestra parte, ya nos los estamos imaginando desayunando aquí, en esta mesa, dentro de esta imagen.

Un restaurante muy cool y ¡en la playa!: L’Kodac 

Un garito de diseño a la orillita del mar, en Praia do Aterro, con una decoración de revista, ambiente cosmopolita y la mejor ubicación. El lugar perfecto para codearse con otras wags. Además, L'Kodac no es solo un pub para vivir las noches y los días atlánticos a la intemperie, sino un restaurante en toda regla donde los Casillas se pondrán las botas con delicias portuguesas y no solo: un bacalao pero también un risotto o el aclamado sushi, y como guinda a su nueva vida, un bolo de chocolate con morangos (fresas) marinados, por ejemplo.

Una tienda con encanto para comprar de todo: A Vida Portuguesa

A la Carbonero más bohemia, la del sombrero floppy y los flecos, le encantará esta tienda que tiene tanto de cajón de sastre y chamarilería, y con un irresistible toque portugués. Está en la antigua Casa de Correos (Rua da Galeria de Paris, 20) y vende todo lo que requiere ‘a vida portuguesa’ y con saudade. Es una cacharrería a la última donde encontrar lo que no se buscaba, tesoros sorprendentes venidos de otro tiempo para enamorar en este. Una buena lección de historia para Martín, a quien le gustará también adentrarse en la casi circense y cercana Galería de París, un bar-restaurante de cuyas paredes cuelga de todo, entre otras cosas improbables, muchos juguetes. 

Para amueblar el hogar dulce hogar: Casa Almada

Piezas de diseño, tesoros vintage, lámparas sorprendentes y muebles que harán sentirse a Sara y compañía como en casa donde quiera que se queden a vivir. Es lo que tiene este comercio tan vanguardista de la rua do Almada, 544.

Para llenar el armario de ropa ‘diferente’: Patch Porto y Taken

Admitido que a Carbonero le va el boho-chic, la ponemos sobre la pista de Patch Porto (Rua do Rosario, 193), donde podrá hacerse con ropa muy en su onda para engordar su armario portugués. De paso, se puede dar un garbeo por este espacio diáfano donde se celebran eventos varios. ¿Se encontrará por aquí con otras esposas y novias de futbolistas?

En el 1 de la rua Santa Catarina, una calle a recordar, también la espera con las brazos abiertos un local insólito, Taken, de los que hay que ver para creer. En la rua Miguel Bombarda, donde se cuece la modernidad, encontrará diseño portugués. 

¿Ropita y cachivaches para la habitación de Martín?

En Piupiuchick, una marca de ropa que nació en 2012 de las manos y las mentes de un equipo de ocho personas que derrochan creatividad. Solo hay que ver los cortes, telas y patrones de lo que hacen. Está en la rua de Diu, 222.

Un té muy zen en la calle de moda: Rota do Chá

Un rincón relajadito al que la pareja querrá escaparse con su niño que aún no ha cumplido los dos. Tiene atmósfera zen para olvidarse del mundanal (y futbolístico) ruido. Es una casa de té con mucho de cuento, oriental -ahí está su estatua de Buda-, y más de un centenar de variedades de la infusión, y donde también dan comidas. Para colmo, está en la calle más bohemia y vanguardista de Porto, la ya nombrada rua Miguel Bombarda (en el 457), plagada de galerías de arte contemporáneo que deleitarán a la inquieta Sara. En el edificio Artes em Partes, cuyo nombre habla por sí solo.

Un lugar de relumbrón que hay que pisar: el Café Majestic

En el caso de que la también empresaria y pareja terminen por ser portuenses de adopción, tendrán que pasar cumplir con el ritual de cruzar el umbral del glamouroso Café Majestic (volvemos a la rua Santa Catarina), porque es la joya de la belle époque. Hará las delicias de la periodista, tan puro años 20 como es. Aquí se dieron cita pintores, escritores, políticos e intelectuales de la época. Ahora también futbolistas. El brunch, aviso a estos y otros navegantes, es de lujo. Cuando llegue la hora de las nostalgias y la saudade, lo mejor, querida Sara, es curarlas con vistas al río y fado, mucho fado.

 

Ocio

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios