Logo El Confidencial

Sigue el ejemplo de Karlie Kloss y cásate entre semana, ¡son todo ventajas!

Lo que en principio podría parecer una locura no lo es en absoluto. He aquí los pros de casarse entre semana (y dejar la resaca para el finde)

Foto: Foto de la boda de Karlie Kloss y Joshua Kushner. (Redes)
Foto de la boda de Karlie Kloss y Joshua Kushner. (Redes)
Autor
Tiempo de lectura3 min

Karlie Kloss y Joshua Kushner se casaron por sorpresa. Aunque ella había anunciado a través de Instagram que estaba comprometida, no quiso dar más datos al respecto. Así pues, el viernes 19 de octubre nos despertábamos con la noticia de que Karlie ya era una mujer casada. Entonces, ¿había tardado toda una semana en anunciarnos que su enlace había tenido lugar si asumimos que las bodas se celebran en viernes o en sábado? Ni mucho menos.

La top model y su ya marido habían decidido celebrar un día tan especial para ellos en jueves. Sí, para ser más exactos, el jueves 18 de octubre, un día antes de que ambos compartieran la feliz noticia en sus redes sociales.

Ver esta publicación en Instagram

i married my best friend ❤️

Una publicación compartida de Joshua Kushner (@joshuakushner) el

La ceremonia se llevó a cabo en la más estricta intimidad en Nueva York y tan solo 80 invitados fueron testigos de su intercambio de votos y felicidad. Pero la verdadera pregunta es: ¿por qué alguien se casaría entre semana?

A priori, y tal y como está montada la vida a día de hoy, es toda una locura. Tienes que pedirte el día en el trabajo (tus invitados también), al día siguiente deberías estar en la oficina (y sin oler a alcohol) si no quieres cogerte otro día más de vacaciones, muchos amigos y familiares que no vivan donde tiene lugar la celebración podrían cancelar su presencia en la misma…

Sin embargo, todo varía en función del prisma con el que se mire y lo que a principio podrían parecer contras podrían ser pros (¡y qué pros!).

Cásate donde tú quieras (pero de verdad)

El principal motivo por el que alguien querría casarse entre semana es porque nadie más lo hace. Por lo tanto, iglesias, juzgados, restaurantes, cortijos, hoteles, servicios fotográficos… ¡Todo está disponible!

Socialmente se ha establecido que las bodas se celebren en viernes o sábado, así que salirse de la norma hace que se abra un mundo lleno de posibilidades. Muchas son las parejas que terminan organizando su boda en función de la disponibilidad de los servicios que quieren contratar. ¿Por qué no casarse realmente cuando uno quiere y no cuando puede?

Quizá la mayor ventaja de casarse de lunes a jueves sea que los precios son mucho más económicos. Es la ley de la oferta y la demanda, sin trampa ni cartón. ¿A qué irte de vacaciones te sale mucho más barato en octubre? Pues eso.

Muchos invitados no podrán acudir

Una de las cosas buenas que tiene casarse entre semana es que te librarás de los invitados que solo van a tu boda por cumplir. No hay mejor excusa que la de 'no puedo pedir días en el trabajo' para librarte de ese enlace que no te apetece nada. En el caso de los novios, ellos mismos también han decidido casarse en día laborable porque así la lista de invitados se acortará por sí sola. ¡Bien pensado!

Te crearás tu propio puente laboral

Cogerse una semana en mitad del cierre contable del mes de tu empresa puede ser el mejor regalo de boda. Y si a eso le sumas los quince días de vacaciones que te corresponden por casarte… Echa cuentas.

Y quizá la más importante de todas: vuestra boda siempre será recordada. En serio, puede que no sea la más moderna, ni la más bonita, ni la más glamurosa, pero vuestros invitados hablarán de ella para siempre como 'aquel enlace al que fui entre semana'.

Ocio

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios